2012 XLI Ruta de Bentejuí

 

Libreto XLII Ruta de Bentejuí

 

XLI  RUTA  DE  BENTEJUÍ

28 – 29 de Abril.  2012

A los Alzados de Lanzarote y Fuerteventura

Por la soberanía energética del Archipiélago.

EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO  ANTE SU FUTURO

 

Los acontecimientos se agolpan de forma precipitada y temible.

Ni los más viejos de las islas recuerdan tal tropel de situaciones a cual más grave y determinante no solo para nuestro futuro, sino, y sobre todo, para las generaciones venideras.

La huella ecológica del Archipiélago, la situación económica de nuestro pueblo, la dependencia asfixiante del exterior, la carrera suicida en busca de energías fósiles…, y, como sempiterno telón de fondo, el trato que se nos aplica desde el gobierno de la Metrópoli.

Los canarios hemos dado pruebas de nuestra capacidad de sacrificio y esfuerzo ente las adversidades desde hace siglos.  La Historia, con mayúsculas, está ahí para dar fe.  Pero ahora se da una circunstancia inédita: por ahí fuera no están como para ayudarnos a resolver nuestro problema.  Como afirma el Profesor y escritor José Luis Sampedro el sistema nacido en la edad Media ya no da mucho más de sí, está agotado.  Ahí radica la esencia de esta crisis global.

Apoyándonos en referencias más próximas se puede afirmar que hemos llegado a un punto de no retorno, y las cifras, duras e incontestables están ahí para desmentir a los ilusos –o los perversos- que nos quieren vender otra realidad.  No podemos seguir aplicando la táctica del avestruz por más tiempo.  O no llegaremos a tiempo.  Es decir, no llegaremos.

Cuando oímos a nuestros especialistas, de aquí, de la tierra, clamar angustiados por la dramática situación de insostenibilidad medioambiental que presenta el Archipiélago, cuando oímos las cifras que nos da el Arquitecto Faustino García Márquez de superficie agrícola abandonada en los últimos 20 años, de porcentajes de dependencia alimentaria del exterior –75%– frente a la de cualquier territorio –25%-, cuando descubrimos que nuestra huella ecológica no es de 8-10 veces nuestro territorio, sino de 70 veces el Archipiélago,  no podemos seguir escondiendo la cabeza y siendo complacientes con gestores de lo público que nos conducirán al fondo del barranco.

Cuando leemos los documentados trabajos del Ingeniero Roque Calero Pérez, verificando científicamente la gravedad de la situación y demostrando la enorme potencialidad de soberanía energética con fuentes renovables que tenemos en el Archipiélago, no podemos seguir siendo complacientes con políticos que nos quieren seguir hundiendo en los fósiles antediluvianos del petróleo, atendiendo antes a los intereses de las grandes petroleras –y quizá otros inconfesables- que a los intereses del futuro del Archipiélago en términos de sostenibilidad y soberanía energética.

 

No les interesa el futuro de las Islas

Ni de las futuras generaciones de Canarios

             Pues a nosotros tampoco nos debe interesar este tipo de individuos.

El ejemplo a seguir lo tenemos aquí mismo, demostrado, verificado y reconocido internacionalmente en la Comarca del Sureste de Gran Canaria.  Pese a las persecuciones políticas, al ninguneo y las campañas de silenciamiento, pese a los intentos de asfixia financiera contra todas las iniciativas autosostenibles a las que se recortan subvenciones, pese al sospechoso empeño en colocarnos la bomba de la planta Regasificadora, -con todos los informes medioambientales en contra-, nuestra obligación en este momento, al margen de posicionamientos de apoyo puntuales de algunos políticos, que bienvenidos sean, es continuar la lucha en defensa de nuestra tierra, de la soberanía energética, por el equilibrio medioambiental, por la dignidad de nuestro pueblo porque en ello nos va nuestra subsistencia, y con ello colaboraremos de la mejor forma posible a construir un mundo más justo, más solidario, autosostenible y en condiciones de ser heredado por nuestros hijos.

Ese es el ejemplo que ha dado el pueblo majorero en Lanzarote y Fuerteventura y de ahí nuestro reconocimiento en esta 41 Ruta de Bentejuí, abanderando la lucha del Archipiélago por un modelo energético soberano, que mira hacia el futuro con dignidad, sin sometimientos a los nuevos caciques petroleros del S. XXI avanzando en nuestro desarrollo sin la exclusiva dependencia del exterior.

Ese es el auténtico y único modelo de avance y esa es nuestra obligación y nuestra responsabilidad.  No cabe otra.

 

                                                                 Solidaridad  Canaria

Archipiélago Canario,

29 de Abril de 2012

 

SEMBLANZA  de  Elio

            Elio Rodríguez Figueroa (en realidad, Melo de segundo apellido), al que la gente de izquierda llamábamos El General, fue un ser especial, es decir, un hombre superior.

De él, sólo podemos hablar políticamente en el Archipiélago, después de sus 65 años; tras toda una vida como típico huido del fasci-franquismo, acabó convertido en un alzado.

Porque Elio hubo de afrontar un destino difícil, ya que con 16 años, su padre y su hermano fueron asesinado, en crímenes políticos ordenados por el Capitán General Franco en los paseos falangistas previos a su alzamiento de terror y exterminación.  Aquellos sucesos, que pudieron haberle vuelto un salvaje o un cobarde, le obligaron a evadirse de su tierra natal… para combatir; se fue a aprender a ser más humano –sin ceder un palmo de terreno ideológico-, combatiendo en todos los frentes de batalla ante la vileza de quien se erigió un mausoleo católico –el Valle de los Caídos- haciéndose acompañar por los esqueletos de sus víctimas (secuestrados en secreto de las fosas de cuneta)…  Los cuerpos de su hermano Guetón y de su padre –diputado del partido de Franchi y Roca en Santa Cruz- nunca fueron encontrados.

 

EL  POLÍTICO

Cuando pudo regresar, en la fase clandestina de la lucha frente a la dictadura –época del Partido Comunista de Canarias (años 70-80s)-, Elio acudía a asambleas secretas –siempre muy clandestino-, especialmente cuando se realizó el congresillo político celebrado en la sede de los sindicatos franquistas, en la calle llamada después significativamente “Primero de Mayo”.

Allí se alineó con lo más serio del marxismo frente a la dirección “eurocomunista” –que envió como comisario a Ignacio Gallego-, pero haciendo respetar el debate libre –algo que le honró mucho, porque fue un congreso muy tenso internamente, y rodeado de la amenaza ambiental más enervante (los grises)-: se discutía qué papel iba a jugar el Partido frente al fascismo que estaba travistiéndose en monarquía, fraude contra el que luchábamos casi en solitario, porque en el PSOE canario mandaba el “cabo de varas” del campo de concentración de Gando en el año de la derrota de los demócratas (1936)…

Las piruetas anti-soberanistas y anti-bandera canaria por parte de JC Mauricio fueron uno de los telones de fondo que utilizó el tramoyismo obediente que siempre le rodeó, para cerrar filas: el argumento era que lo vital debía ser “no cabrear” a los sables levantados –los militares golpistas-, lo que obligaba a sacrificar la labor de entendimiento con la izquierda popular-nacionalista e independentista, señalando a nuestras relaciones con sus activistas.  Por esas fechas Las Palmas de GC era un hervidero de conciencias voluntariosas…: este enrocamiento, se encontraría pronto y enfrente, con el grupo de opinión formado en torno a Bermejo, y así quedaba sellada la división de la sociedad civil más concienciada de Gran Canaria…

 

 

LA IDEA NACIONAL en Elio.

Elio comenzó la conexión con el movimiento nacionalista durante la formación de ese grupo de opinión política que rodeó a Manuel Bermejo en Las Palmas de GC, que fue concertado en La Laguna de Tenerife por la que sería después su compañera, Pastora Martín-Fernández, a quien se aprovechó como enlace, porque viajaba como empresaria por la 4 Islas orientales.  Bermejo –con quien tenían que ver todos los canarios que pasaban por Madrid- fue luego el hombre clave de la gobernación del Archipiélago durante la Transición: quedó situado en la alcaldía de Las Palmas de GC, la mayor ciudad del Archipiélago.

Es posible, pero no está probado, que él fuera un vector teledirigido por la inteligencia de Estado española, para aglomerar en torno suyo, que era una figura moderada, al espectro de la izquierda del PSOE y PCE –alcanzando hasta los Anarkas laguneros-, incluyendo a aquellos nacionalistas que pudieran contribuir a marginar y hacerle el vacío al independentismo latente en la sociedad canaria.  La inteligencia militar española anduvo por ahí con sus chapuzas a lo Mortadelo y Filemón, pero esencialmente amparando a los Gladio –una falange montada por la OTAN, la CIA y el M16-; Italia sufrió más que nadie a aquellos neo-nazis silenciosos, que llegaron a realizar ejercicios de combate en Maspalomas…

La operación tenía como objeto desnudar al rey enemigo: desarmar la voluntad popular, el sentir identitario del pueblo canario, su soberanía democrática.  La OTAN en particular conocía muy bien el sentir anti-Guerra Fría que ella suscitaba entre los canarios, …como nuestro pueblo le demostró en el referéndum, clamorosamente.

Fue propiamente Pastora por tanto –que pertenece a una familia materna de izquierda republicana de primer rango en Madrid durante la II República (Gustavo Durán), lo que hizo acercarse a la conciencia independentista al marxista-leninista de siempre que fue Elio; luego él avanzó a través de los dirigentes independentistas históricos, gracias a su capacidad de entablar contacto directo con los hombres determinantes en cada situación; y acabó por llegar ya, de modo natural, a la “necesidad de independencia”, porque esa era línea inesquivable que debía seguirse en el Archipiélago para alcanzar la revolución, según lo expresaba él mismo.

Pero fue una vez hundida la UPC y el movimiento popular-nacionalista, cuando Elio reaccionó como un revolucionario una vez más: llamando a la acción, y entrando en una especie de andadura de recuperación del tiempo perdido respecto al problema nacional; que se aceleró antes, durante y después del Congreso Mundial Amazigh de Tafira Baja –donde se diseñó la bandera del movimiento Amazigh, nervio visual de las recientes primaveras norteafricanas-; surgió casi por sí misma una base independentista en Gran Canaria, que Elio fue desarrollando paralelamente en Tenerife con el CNC, hasta que se integró allí sólidamente…

Los grancanarios quisimos mantenernos fuera, porque el supremacismo tinerfeñista despuntó, como tantas veces ha pasado por estrechez insularista, en nuestra historia política, y porque la organización e ideario del CNC eran inconscientes, personalistas y, lo peor de todo, estrambóticos, si no estrambolianos; …aunque Elio tenía bien controlado a A. Cubillo (que le respetaba mucho).  Eso tuvo como mayor expresión la Asamblea Nacional celebrada en Sataute (Alternativa 1), en la que se reunió a 50 dirigentes del Archipiélago, para la formación de una candidatura electoral unitaria de todos los independentistas.

Fue el último intento unificador; poco después se desfondó todo, debido a incapacidad financiera y falta de constancia organizativa.  Elio –que luchó en la primera fila hasta el final, ya bajo los efectos de la quimioterapia, por mantener viva la llama soberanista- acabó declarando que consideraba al propio Cubillo un traidor a la causa nacional, según fuentes fidedignas.

Murió a fines de 2003 (29.XII.2003).

En memoria de él, nunca olvidemos lo que sigue, como Conclusión.

No puede haber duda que muchos ciudadanos significados de Las Palmas de GC –afiliándose a la fidelidad equivocada-, jugaron una “partida” subterránea de la política en la que los independentistas del Archipiélago fueron engañados desde el principio hasta el final, y en todos los aspectos intermedios, por la gran operación de Estado llamada Transición, aceptando caminar bajo la amenaza de los sables levantado.

Ese es el terrible drama a que se enfrentaran las sociedades capitalinas canarias: haber caído ante el miedo a Madrid, traicionando su obligación de ejercer como sociedad civil; no para otra cosa se les permite ejercer un rol dirigente y disfrutar una posición confortable en la sociedad.  Algún día nuestro pueblo, cuando comprenda este contrato tácito y el fraude cometido, viendo su situación marginada y pauperizada, con su patrimonio dilapidado, totalmente dependiente y desnudo ante el mundo –a pesar de que nuestros recursos podrían sustentar una economía de riqueza colectiva y desarrollo holgado-, pedirá cuentas por semejante felonía.

No se puede contar con los hijos de los conquistadores, cuya conciencia les mantiene con el ojo siempre insomne, porque huelen (bien) que soberanía significa revolución, lo que siempre toca los privilegios, en mayor o menor grado.  Porque debe hacerlo, y tarde o temprano lo hará.  No se puede contar con los colaboracionistas –el nacionalismo, que no quiere la soberanía-.

Pero para los instalados, cuanto más tarde nos pongamos en pie, mejor.  Esta es una de las tácticas del régimen colonial: apretar la tuerca de la explotación colonial, retardando las calenturas sociales, y aguantar, debilitando las solidaridades a través de los media hasta lograr que la conciencia nacional quede en manos de viejos, para que parezca una antigualla, cosas de los años ‘60s…  Ayer fue el turismo, hoy es el petróleo, mañana serían los polimetálicos…

Seamos alzados como Elio, honrando a Bentejuí.  Llamemos a la acción: el independentismo tiene que desarrollar su propio Proyecto Nacional, en torno al que los tibios acabarán adhiriéndose, en la medida en que venzan el miedo. ¿Para qué si no tenemos una bandera nacional?

Que nunca más sea al revés; nunca más nos dejemos invitar como comparsas, nunca más dejemos que vayan delante de nosotros, porque nos volverán a engañar: los astutos, los manipuladores, los disolventes…, que son los aliados necesarios de la Metrópoli.

 

Solidaridad Canaria

M.D.R.S

 

J.M. SORIA

EL F. GUANARTEME DEL PETROLEO

Todas las guerras de conquista colonial que en el mundo han sido, han precisado para su desarrollo y éxito de la colaboración de nativos traidores a su propio pueblo.  Las españolas no son una excepción.  Así fue en América, en Asia y así fue aquí en este Archipiélago del noroeste africano que hoy constituye la colonia de Canarias.  Valgan los ejemplos de Fernando Guanarteme en Tamarán o de los menceyes “de paz” en Achinet, especialmente Añaterve.  Nuestra sociedad precolonial tenía su estructura de clases y fueron precisamente algunos miembros de la clase dominante los que, buscando salvaguardar –o aumentar- sus privilegios, apoyaron al invasor traicionando a los suyos y arrastrando tras sí a las partes más débiles: las clases subalternas que, de esta forma, se someten al dominio español.

El esquema se repite cuando, tras la conquista militar, viene la etapa colonial y a la nueva oligarquía foránea se une una cierta “aristocracia” indígena que acepta de buen grado la transculturación y se enfrenta a sus compatriotas, incluso militarmente, cuando lo requiere el servicio de sus nuevos amos europeos.  Tal es el caso de las cuadrillas de “guancheros” –como los hermanos Tacoronte- usados por los españoles para cazar a sus compatriotas guanches alzados y a los esclavos cimarrones.  El sistema pasa luego del esclavismo a una estructura de clases, escasamente permeables, con una aristocracia segundona implantada con la conquista que detenta la mayor y mejor parte de las propiedad de la tierra y el agua, una escasa capa burguesa fundamentalmente comercial y una creciente masa de población explotada formada por nativos y por emigración española, portuguesa y morisca que posteriormente va a desembocar en el proletariado moderno.  Con las últimas independencias de las colonias americanas y al calor de las mismas, sectores de la burguesía criolla se plantean la descolonización y la consiguiente independencia del Archipiélago.  Esa aspiración la monarquía española la combate con la división del Archipiélago en dos “provincias”, la concesión del sistema de Puertos Francos y el nombramiento de ministros “canarios” como León y Castillo –decidido impulsor de la política colonial española en África- o el lerrouxista Guerra del Rio –que planteó la venta de la Gomera al gobierno belga como base para el aprovisionamiento del Congo- en el papel de nuevos F. Guanartemes que mantengan intacta la dominación colonial.  El colono nos somete con sus regalos de caramelos envenenados.

Esta estructura –salvo el breve interregno de esperanza que significó la segunda república española y posiciones políticas como la de Guillermo Ascanio, ahogadas en sangre- llegará casi intacta hasta las postrimerías del franquismo y el inicio de la monarquía borbónica que impuso el dictador que también contó con ministros del fascio “canario” como Blas Pérez o Camilo Menéndez.  Este final de época va a coincidir históricamente con el abandono por España y Portugal del grueso de sus colonias africanas y con el nuevo impulso de los movimientos independentistas canarios y el renacer del sentimiento diferenciado de canariedad.  El Estado Español, que ni siquiera bajo la férrea dictadura fascista logró su unidad nacional, se vio enfrentado a las reclamaciones de soberanía de sus naciones integrantes y, para frenarlas, se inventó el precario “Estado de las Autonomías” del que en principio quedaba excluida Canarias.  Los movimientos populares en Canarias con rechazos tan evidentes y extendidos como los mostrados ante el Mercado Común –hoy UE- que se salda con una forzada integración y la precaria salvaguarda del llamado “Protocolo 2” o la negativa a la militarización en el Referéndum OTAN y el avance de planteamientos soberanistas como los de UPC hacen que, por la puerta trasera y sin Referéndum de aceptación aparezca en esta colonia africana primero la “Preautonomía” y luego la pseudo-autonomía que “disfrutamos” con el apoyo de las burguesías criollas y las coloniales de reciente arribada y el nuevo nombramiento de ministros “canarios” que maquillen la dominación  y controlen al personal.  El primer nuevo F. Guanarteme de esta etapa fue Jerónimo Saavedra que, además y de propina, se encargó de acabar con diferenciaciones como las del Protocolo 2 de relación con Europa.  El caramelito envenenado era la total integración en las políticas comunes europeas, agraria incluida, y la lluvia de millones de euros que traerían consigo.  Otra vez sin novedad en la colonia.

El sistema autonómico modificó –con la complicidad culpable de los gobiernos “canarios”- toda la estructura económica de Canarias, pasando a un segundo plano la agricultura de exportación, desapareciendo casi la de consumo propio y pasando el turismo –y el consiguiente boom de la construcción- a ser la base fundamental de nuestra economía.  Esta vez los caramelos envenenados tienen nombre como REF, REA, RIC o los más europeos como ultraperiferia, FEDER o POSEICAN pero siguen siendo los viejos caramelos envenenados que consumen muy a gusto la lumperburguesía dependiente.  A los antiguos terratenientes criollos, muchos reconvertidos a hoteleros, y a la burguesía comercial tradicional se unen ahora los “señores del ladrillo” y los nuevos ricos de la especulación.  Los “pelotazos”, el cohecho, la corrupción en suma, se asienta con fuerza en un Archipiélago que sigue poniendo de relieve su condición dependiente y explotada en todos los índices sociales y económicos desde el paro a la pobreza o los costos laborales.

La crisis financiera –el crash del 2010- trajo como resultado una crisis económica global y nos lleva aceleradamente a una crisis social que afecta a todo el sistema capitalista.  A salvar el sistema financiero se dedicaba a finales del 2010 el 39% del PIB mundial, frente al raquítico 4% dedicado en igual fecha a la recuperación de la economía productiva.  En el Estado Español, colonias incluidas, se instalan las posiciones más reaccionarias, plegadas a los dictados emanados de los centros económicos europeos, subsidiarios de los gringos –que barren a la socialdemocracia y sus propuestas reformistas- e instauran una nueva época de desaparición del muy relativo “estado del bienestar” y destruyen las conquistas seculares de los trabajadores y de las capas populares.  Aquí, en la colonia, la situación es dramática para una buena parte de la población, con 300.000 parados y con más de 7.000 hogares sin ningún ingreso, la mitad de la población con ingresos menores a 500 € y el 40% por debajo de 380 frente –según la propia Agencia Tributaria- al 0,2% de nuestra población (unas 4.000 personas de 2 millones) que poseen el 80% de la riqueza del Archipiélago o las escasas 20 familias que controlan el 8% de TODO nuestro PIB.  Esto convierte la situación social de la colonia en potencialmente explosiva por lo que, aparte del miedo acumulado por una población que ha experimentado en carne propia la actuación de la derecha hispana y sus cómplices criollos, el gobierno español, como en similares etapas anteriores, se ha sacado de la manga un nuevo Guanarteme y un nuevo caramelo envenenado, el petróleo, pero esta vez más envenenado que otras veces.  El nuevo “Guanarteme petrolero” es un viejo conocido por sus negocietes  -personales y familiares- y trapisondas.  Es el pescador de salmones en fiordos escandinavos José Manuel Soria, fullero lambido, trapisondista y falsario embaucador que, con su troupe de mediáticos encantadores de serpientes financiados por REPSOL, nos prometen que el saqueo petrolero solo nos va a traer beneficios sin fin, que a su calor se crearán miles de puestos de trabajo, que acabará con el paro y habrán riquezas sin cuento y sin fin a repartir entre los canarios y todo ello sin contaminar, sin provocar ningún vertido, sin piche en las playas, con delfines y atunes saltando entre las torres de perforación de puro gozo y cantidades ingentes de soleados turistas que vendrán a contemplar los ríos de leche y miel de este País de Jauja que, gracias a REPSOL, al Gobierno español y a su ministro Soria, manarán de los pozos.  ¿Por qué será que me recuerda a Javier Krahe y su “hombre blanco habla con lengua de serpiente” que parece escrita ahora para el F. Guanarteme petrolero?

Miles son ya los artículos en Canarias que, desde ópticas conservacionistas medioambientales; de impulsión de energías limpias; de protección del turismo –motor actual de la economía canaria-; del Derecho Marítimo y la controversia de Estado Archipielágico con aguas exclusivas o de simple conjunto de islas frente al Continente Africano a miles de Km. de la metrópoli con solo tristes doce millas de aguas territoriales; de la distancia entre las concesiones a explotar y Fuerteventura –la misma que entre Añaza y Aguere-; de la más que probable contaminación de las aguas de las que se surten las desaladoras de las islas orientales; de la rapacidad pirática de las multinacionales petroleras en especial YPF-REPSOL… Todos son absolutamente reales y, más bien se quedan cortos en las estimaciones pero no son estas las razones de mayor enjundia para luchar denodadamente contra este nuevo saqueo colonial.  Me caben muy pocas dudas de que si el gobierno español, emperrado hoy en favorecer los exclusivos intereses de Repsol como medio de garantizar parte de su suministro petrolero, ofertara lo suficiente a las burguesías criollas isleñas muchas lanzas antiprospecciones actuales se volverían dúctiles cañas como expresa ya claramente el empresariado de Tenerife y Gran Canaria.  El Gobierno Autónomo –hoy coaligados CC-PSOE y otras CC-PP, que para el caso no varía- sin pretender nada más allá de un simple recurso retórico y demagógico ha puesto de relieve la realidad en los días precedentes y en este recién celebrado debate del Estado de la Colonia.  Para Rivero, España “nos trata como en otros tiempos, como si todavía fuéramos una colonia perdida en el Atlántico” mientras que el Sr. Barragán, recalcando la condición colonial, expresaba en el Debate que “no queremos ser españoles de segunda o tercera”  Todas estas jeremiacas lamentaciones son el método que el gobierno autonómico emplea ente el español para aumentar su réditos por el firme apoyo que suponen para la continuidad del sistema colonial al tiempo que les permite presentarse como salvadores patrios luciendo un nacionalismo canario del que carecen en la realidad práctica.  Definir nuestra situación como “colonial” sin plantear automáticamente la descolonización y subsiguiente independencia solo es ladrar a la luna.

Desde las posiciones de una izquierda canaria –opción evidentemente en construcción- tenemos que plantear una oposición frontal y total a este nuevo saqueo colonial pero no solamente –que también- desde posturas medioambientalistas de protección del territorio y sus recursos, sino conscientes de que tenemos que ir más allá.  Organizaciones de toda índole, políticas, sociales, económicas, culturales, municipales, insulares…, participaran en múltiples manifestaciones y acciones.  Debemos estar en todas ellas y más allá.  Juntos, sí, pero no revueltos.  Sabemos que una buena parte de la burguesía que hoy se opone a la rapiña petrolera se alinearía gustosamente al gobierno español si sus beneficios particulares fueran suficientes y sabemos, por la misma razón, que la posición del gobierno autonómico es dependiente, endeble y no fiable y es nuestro trabajo desbordarla.  La lucha, más allá de REPSOL, es por la soberanía y la construcción de un futuro socialista que acabe con la explotación tanto foránea como interna.

No olvidemos que frente a F. Guanarteme estuvo Bentejuí y frente a Añaterve, Bencomo.  Ahora nos toca elegir.

 

                                                                                  Francisco Javier González

Canarias a 23 de marzo de 2012

DE LO TÍPICO, TRADICIONAL

Y FOLKLÓRICO A LA ESTAFA

            Al Campo de la identidad canaria le crecen malas hierbas y encima las abonamos.  En ellas se enredan tantos, unas veces por confiados y otras muchas por ignorancia o inercia, ajenos al rigor y respeto que lo auténticamente tradicional merece y requiere para serlo realmente.

Cuando Teno, enamorado de lo genuino de nuestras tradiciones, se embarcó en la edición de su plausible trabajo “La Vestimenta Tradicional en Gran Canaria”, hacía años que defendía a ultranza y en el tajo nuestra forma de hablar, nuestra arqueología, nuestra naturaleza, el cuido a nuestra arquitectura tradicional, nuestra historia, la auténtica.  Fue pionero con el Grupo Benahoare, en la reivindicación de la recuperación  de nuestra loza, de la puesta en uso de los trazados y decoraciones de la cerámica tradicional y pintaderas.  Con Solidaridad Canaria, fue parte activa en la recuperación del Perro Bardino, participó en la concienciación por el respeto a nuestros yacimientos arqueológicos, colaboró en la recuperación y defensa de nuestra cabra y vaca del país, y un etc., que haría larga esta defensa del imprescindible respeto a lo verdaderamente genuino de la identidad canaria.

A José Antonio Pérez Cruz hay que reconocerle la rigurosidad que ha aportado a su trabajo de investigación y difusión, y en el cómo han de hacerse, especialmente los que se publican y conllevan el consiguiente riesgo de que los errores y las recreaciones personales, sedimenten como legítimo acervo de nuestro pueblo.

Los diseños de Néstor, encuadrados en un determinado contexto y momento, merecerían un estudio cuidadoso.  Pero las consecuencias de una equívoca expansión como símbolos de identidad, son ejemplo claramente patente de lo imperioso en evitar que un equívoco o capricho egocéntrico sin evaluación consecuente, puedan transformarse desaprensivamente, en devaluación contaminante de lo legítimo.

Este mal mayor, donde prolifera tanto maestrillo, ansioso de miccionar en nuestras señas identitarias a todos los niveles, buscando perpetuación de sus mediocres y contaminantes egos, requiere de todos exigencia de disciplina y rigor, que erradique confusas interpretaciones sobre nuestra historia, las “mesturas” en nuestro folklore que lo hacen irreconocible, tanto en sus versiones de toque y baile como de canto, en nuestros deportes ancestrales abocados a ser convertidos en artes marciales orientales o en los supuestos rescates de nuestra fauna doméstica, donde también abundan los inventores de perros, vacas, cabras, etc.

El trasfondo de todo esto, es un síndrome que sufrimos los canarios, que por la misma condición del padecer, sólo pocos lo reconocemos.  Se trata del Síndrome del Colonizado, que en connotaciones del de Estocolmo, nos han inoculado durante generaciones, acomplejándonos hasta el punto de afanarnos en incubar identidades ajenas, y como en el caso del cuco, nos auto-estafamos alimentando lo foráneo.

 

Solidaridad Canaria

                                                                                                J.S.P.

TUAREG

Los malditos del desierto

            El Azawad que cubre alrededor de la mitad norte de Malí, es uno de los territorios del país de los Tuareg.  Este país se extiende de Libia a Malí, cubriendo una parte importante de Níger y Argelia, hasta Burkina Faso.  Reunidos bajo la bandera bereber, los combatientes del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad acaban de tomar el control de este gran territorio, como dos veces Francia, infligiendo una derrota ardua al ejército maliense.

Las fronteras que dividen la nación Amazigh de los Tuaregs son impalpables.  Estas características de pluma trazadas en el desierto por los Estados coloniales en el siglo XIX compartieron zonas completamente homogéneas, separando los territorios conectados por una tradición de trashumancia secular, dividiendo las familias y tribus.  Se expolia a los Tuaregs de las riquezas naturales (petróleo, gas, uranio, oro, etc.) que se encuentran en sus territorios.  Tras las rebeliones reprimidas con sangre de los años 80 y 90, principalmente en Malí y Níger.  Llevadas a cabo por las autoridades de estos dos Estados, los “rebeldes” tuvieron que alcanzar el territorio Tuareg de Libia, donde fueron acogidos por tribus y familias emparentadas.

En este gran sur libio presa del desempleo, estos refugiados a menudo tuvieron que aceptar la oferta que se les hacía de integrarse en el ejército libio, y fueron numerosos en el ejército regular del dictador.  Hasta que se emancipan a su vez de su influencia, continuando siendo al mismo tiempo “sospechosos” a los ojos de los opositores libios.  Un número de ellos cruzó entonces la frontera en sentido opuesto, inmediatamente después de la derrota del régimen.

En el Azawad, encontraron a sus hermanos rebelados contra el Estado maliense, y este refuerzo consiguiente hizo oscilar repentinamente la relación de fuerzas.  Las tropas regulares fueron rechazadas, luego cercadas, luego, derrotadas.  Su derrota fue ardua, con numerosas víctimas y el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) controla en adelante un territorio que se sabe que alberga también las bases de Al Qaïda que tiene a varios rehenes occidentales.

La primera consecuencia de esta victoria del MLNA fue dar el golpe de gracia a la clase política en el poder de Malí.  Un putsch militar expresó la rebelión de un ejército humillado que llama a la venganza sobre el Azawad, y que culpa a los “políticos corrompidos”, la debilidad en armamentos y en la disciplina de las tropas regulares malienses ante la rebelión Tuareg.  El desorden se volvió mayor, y las tropas rebeldes hicieron caer las ciudades que servían de refugio a las guarniciones malienses: Kidal, Gao, y posteriormente, Tombuctú.  Estas victorias son el logro del MLNA, y también de fuerzas que se le unieron contra el régimen de Bamako, en particular, un grupo islamista establecido en Azawad, del que se supone que es apoyado por Al Qaïda en el Magreb Islamita (AQMI).

El MLNA es un movimiento tuareg, que no tiene ninguna afinidad con el islamismo integrista.  Reivindica su identidad Amazigh con fuerza, rechaza los preceptos del charia, y alega un “derecho consuetudinario Amazigh” mucho más democrático y laico y tolerante, en particular, frente a la condición de las mujeres.  La cohabitación entre el MLNA y estos combatientes islamistas es puramente específica, pero contribuye a abastecer un planteamiento internacional del régimen maliense para obtener el compromiso de un apoyo militar exterior contra el MLNA.

La ausencia total de credibilidad de la junta golpista impide por el momento tal opción, y el MLNA aprovecha para aumentar sus posiciones in situ.  Pero se conoce el engranaje al cual Bamako quiere ir: obtener apoyos aéreos gracias a una cooperación  internacional, y, con bombardeos que inevitablemente harán numerosas víctimas civiles, reanudar el control de las ciudades-guarnición por encima del Río Níger.

La consecuencia de esta situación, si se da, lo que dista mucho de lograrse ya que el MLNA ha hecho demostración de una capacidad militar y estratégica evidente, se conoce por adelantado.  Lamentaremos millares de víctimas civiles, y decenas de millares de refugiados vendrían a proporcionar un nuevo drama humanitario en África.  La influencia islamista se reforzaría inevitablemente, y es una desestabilización a largo plazo que acomodaría tal elección estratégica.

Iniciar el diálogo con el MLNA es la otra opción estratégica.  Sería incomparablemente más ventajosa, evitando un desastre anunciado para los próximos años, y permitiendo una estabilización de la región ante el riesgo islamista.  El MLNA, y las poblaciones tuaregs, serán sin duda las mejores defensas contra la propagación del integrismo de todos los regímenes militares malienses bajo enlucido occidental.

Este otro plan sería de sobra ganador para las poblaciones malienses y para la comunidad internacional.  Pero, en el actual estado de cosas, esto último es controlado por una influencia francesa dominante que se niega a ver diferentemente el futuro de esta parte de África, más que a través de la forma de Jefes de Estado sin credibilidad, pero con los de París negocia jugosos contratos mineros, en particular de uranio.  Es urgente poner en entredicho esta diplomacia post colonial antes de que se cometa lo irreparable.

 

François  ALFONSI

  1. Alfonsi, es Diputado del Parlamento Europeo

“Touaregs: Les damnés du désert”

LA TAMAZGHA

    EN LUCHA

            En 2009 decíamos que los repartos en la vieja y continua expoliación del Continente Africano, que tienen una de sus manifestaciones más importantes en el corredor de fuego que se viene creando aceleradamente en la franja que va desde el Archipiélago Canario a Egipto y del Mediterráneo hasta la altura del Río Níger.

La gravedad de la situación en la Tamazgha, lo confirma.  Por eso hacemos un llamamiento en favor de la divulgación de las noticias sobre las criminales intervenciones internacionales y el acoso de los gobiernos del Norte de nuestro Continente, contra los amazighes.

RUTA  DE  BENTEJUÍ

            La Ruta de Bentejuí es una entidad patentada como tal, cuyo titular es Solidaridad Canaria, que, como depositaria de la misma, detenta su personalidad jurídica.

Al haberse convertido en un acto popular de nuestro pueblo, exponente con el que se recuerda nuestro pasado con el máximo rigor posible y se aboga por un Archipiélago Canario no dependiente, entendemos que La Ruta de Bentejuí ha de llegar a ser organizada por un grupo orgánico consistente y comprometido –abierto a toda colaboración conveniente-, que a lo largo de las próximas ediciones combata toda desvirtuación de los principios inviolables de nuestra identidad, como comité que garantice la honra de la figura de nuestros últimos Guanartemes Bentejuí y Guayarmina, y de su gesta de resistencia anti-española.

 

TAGOROR DE BENTEJUI SEMIDAN

REGLAMENTO DE FUNCIONAMIENTO

 

  1. COMETIDO Y  COMPETENCIAS
  2. El Tagoror de la Ruta se crea a partir de la redacción del Protocolo de la Ruta de Bentejuí donde se establecen sus cometidos y se fijan sus competencias. Se trata en definitiva, de un órgano creado para regular y dirigir el desarrollo de la Ruta de Bentejuí en la observancia de la filosofía que le da sentido y contenido a las 40 ediciones, que la consolidan como un referente en la lucha del pueblo del Archipiélago Canario en la recuperación de su señas de identidad, la construcción de su auténtico proceso histórico en su derecho inalienable a la independencia.
  3. Recuperar y defender la memoria de nuestro “Último Guanarteme”, Bentejuí Semidán, y la filosofía de su honorable y ejemplar gesta, que representa la voluntad defensiva del pueblo de Gran Canaria ante el invasor.
  4. El Tagoror tiene la capacidad de coordinar la organización de las actividades de la Ruta, el trazado y desarrollo del trayecto, del Campamento y de las actuaciones que en él se lleven a cabo, así como todos aquellos elementos que conduzcan al buen fin de la Ruta de Bentejuí.
  5. El Libreto anual de la Ruta continuará siendo un medio de comunicación de Solidaridad Canaria.
  6. El Tagoror estará encargado de aprobar la versión final, así como encomendar el diseño del cartel e imágenes publicitarias de cada edición. A tal fin, se presentarán bocetos, no más tarde del mes de febrero de cada año.
  7. En igual medida, se procederá con toda comunicación a emitir.
  8. COMPOSICIÓN

La composición del Tagoror es la siguiente:

Personas a título individual con reconocida vinculación al desarrollo histórico de la Ruta, o la defensa de nuestra identidad.

Reúnen estos méritos las siguientes:

Jesús Cantero Sarmiento, José Martín Feo, Juan Quintana, Julio Ramírez Álvarez, Rita Romero Santana, Juan González Hernández, Rosa Delia Ortega u otros que Solidaridad Canaria designará en su caso.

  • 1 Representante de Solidaridad Canaria
  • 1 Representante del Colectivo Almogarén
  • 1 Representante de la Asociación Azarug
  • 1 Representante de Escuelas de Juego del Palo
  • 1 Representante de Jurrias del Salto Canario del Garrote

 

  1. FUNCIONAMIENTO INTERNO. CONVOCATORIAS Y QUÓRUM
  2. Las sesiones serán dirigidas por un Moderador designado por Solidaridad Canaria, y en la primera de ellas será elegido el Secretario para el levantamiento de las Actas y su custodia entre mandatos.
  3. El Tagoror celebrará las sesiones necesarias para el buen funcionamiento y organización de la Ruta. A tal efecto las sesiones comenzarán con una reunión a convocar en el mes de Enero de cada año donde se fijarán la dinámica de trabajo y el calendario de sesiones hasta la fecha de la Ruta.  La convocatoria de esta primer Reunión la realizará Solidaridad Canaria, fijando día, hora de comienzo y finalización, lugar de la reunión y Orden del Día.
  4. Se establece que el quórum necesario para el desarrollo de las Reuniones será de la mitad más uno de sus componentes. Este mismo Quórum será el preciso para votar acuerdos.  Los acuerdos se adoptarán por mayoría simple de los asistentes.  La presencia del moderador será imprescindible para el desarrollo de las sesiones.

De lo tratado y acordado en cada sesión, se levantará el Acta oportuna por el Secretario, que deberá ser leída por este y ratificada por el Tagoror al término de la misma.

 

  1. CALENDARIO DE REUNIONES

Las sesiones siguiente a la del mes de enero, se acordarán en el seno del Tagoror, en cualquier caso se tendrán que convocar, al menos, quincenalmente hasta la celebración de la Ruta, siendo el propio Tagoror el que decida la fecha y duración de las mismas.

Una vez realizada la Ruta se convocará una reunión para valorar el desarrollo de ésta y sacar conclusiones para el futuro.

 

  1. PUESTA EN FUNCIONAMIENTO. VIGENCIA DEL REGLAMENTO

El presente REGLAMENTO entra en vigor con anterioridad al uno de enero de 2012, y se aplicará en adelante salvo cambios que se realicen en el PROTOCOLO de la Ruta de Bentejuí, que les serán vinculantes.

Cualquier modificación del presente Reglamento se tendrá que acordar por mayoría absoluta de los miembros del Tagoror, y ha de ser ratificada por Solidaridad Canaria.

 

  1. OBSERVACIONES FINALES

PUNTOS BÁSICOS PARA LA ORGANIZACIÓN

  1. Elección de fecha para la celebración. Se tendrá en cuanta la proximidad del 29 de abril de cada año para la ubicación en el calendario de actividades de promoción y realización de la Ruta.  El recorrido de la Ruta, podrá ser el original desde la Fortaleza del Bentayga o desde La Cruz de Timagada, según lo considere el Tagoror, y las fechas lo permitan.
  2. El Tagoror designará los puntos y condiciones para la inscripción en toda la Nación Canaria.
  3. La convocatoria a los participantes, se efectuará por los medios que el Tagoror considere oportunos, y con la amplitud y antelación precisas. Se tendrá muy en cuenta, en escritos y llamamientos, un lenguaje acorde con nuestra identidad y filosofía de La Ruta, aportando sólo aquella información avalada históricamente.
  4. Como medida de defensa del medio y de la seguridad de los participantes en la Ruta y Acampada el número de éstos no ha de ser superior a 250 personas.
  5. Se ha de tener muy en cuenta la información y control precisos, que eviten la inscripción de personas sin las adecuadas condiciones físicas y mentales para efectuar el recorrido y la acampada.
  6. En el mes de febrero habrá que elegirse el equipo de guías que efectuará la inspección y señalamiento del recorrido. Para dicha designación, El Tagoror tendrá en cuenta la experiencia, conocimiento y méritos solidarios de quienes dirijan el equipo.
  7. La dirección y atención a los participantes en el trascurso de la Ruta, estará a cargo de un equipo de guías compuesto por, al menos, un “guio” responsable en la cabeza de la marcha y otro al final. Se procurará que al menos por cada 25 personas un guía se encargue de la atención a los participantes, y todos estén intercomunicados y puedan aportar información a los grupos de apoyo en carretera.
  8. La salida se iniciará en el Monumento Atis Tirma del Parque Doramas.
  9. En la medida de sus posibilidades, el Tagoror tratará de atender a los participantes venidos de otras Islas en sus horarios de entrada y salida de Gran Canaria.
  10. Las guaguas irán provistas de un Nº y cartelería anunciando la Ruta. Así mismo se dispondrá de material de megafonía con el que informar sobre la Celebración, Historia de Canarias, Flora, Fauna, Arqueología y Geología relacionada con el evento.

 

LA  ACAMPADA

  1. El Tagoror se encargará de la tramitación y obtención de los permisos necesarios.
  2. Se tendrá en cuenta las disposiciones oficiales de Medio Ambiente, especialmente las relacionadas con los peligros de incendio, limpieza y cuido del medio.
  3. Durante ésta, se organizarán charlas coloquio en relación a temas y personas relacionadas con la identidad canaria. Estas intervenciones se programarán de forma que ninguna otra actividad o intervención coincida con ellas, y tendrán un inicio y final programado.
  4. En la ubicación de casetas se tendrá muy en cuenta la ubicación de la jaima como centro de participación en las actividades que se organicen.
  5. Los grupos o personas que acampen fuera de las zonas designadas por la organización, serán responsables de sus actos y considerados ajenos a la Ruta. Igualmente ocurrirá con quienes desoigan el “Llamamiento a los participantes” que durante décadas se vine haciendo. (Anexo 1).
  6. Los temas de la charlas, al igual que la demostraciones didácticas, han de ser representadas por escrito al Tagoror con un mes de antelación a la celebración de la Ruta, cómo fecha límite.

 

ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LA RUTA

  1. Antes y después de la Ruta, podrán realizarse eventos relacionados con ella, en el momento histórico o con la figura de Bentejuí Semidán.
  2. Estas podrán ser intervenciones en prensa, radio, televisión o cualquier otra aprobada por el Tagoror.

Aportamos como sugerencia, la puesta en marcha de un proyecto que permita a quienes no puedan realizar la Ruta, la posibilidad de acercarse a las zonas cercanas por las que ésta se desarrolla, con explicaciones sobre nuestra Celebración, Historia de Canarias, Flora, Fauna, Arqueología y Geología relacionadas con el evento y un almuerzo con alimentos de la tierra.

 

ANEXO 1

LLAMAMIENTO  A  LOS  PARTICIPANTES

Durante siglos, los guanches y sus descendientes tuvieron que ocultar su origen para evitar la discriminación, la persecución, la Inquisición.  Durante decenios, a sus descendientes se nos ha prohibido expresar nuestra identidad más que a través de un folklore turístico, blando y adulterado.  Nuestra cultura, según ellos, no existía; nuestra raza, había muerto; nuestra identidad, se nos negaba.  Hoy sabemos, cada día mejor, que científicamente no es así, que existimos y que somos; pero esto no nos lo regaló nadie: costó, y continúa costando, años de lucha, trabajo, prisión y muerte.

Hemos ido descubriendo trozos de nuestra historia, de nosotros mismos, dando a luz una cultura que tiene una de sus expresiones colectivas más valiosas en actos como la Ruta de Bentejuí.

Crear una fiesta popular, abrir un camino, una ruta, conmemorar algo realmente nuestro, que nos defina y diferencie, expresar una cultura que emerge, ha sido, y seguirá siendo largo y costoso.

La Ruta de Bentejuí nos coloca frente a nuestra Naturaleza, a una Naturaleza que es dura, y nos lleva a una bajada que puede ser peligrosa.  Por eso no nos podemos permitir alegrías artificiales, producto del ron o de la mata, que pueden poner en peligro a quien se “alegra” y a sus compañeros, y que pueden poner en peligro también, con un accidente estúpido, con una ambiente de rebotallo barato, la continuidad de esta Ruta que muchos, durante muchos años, han logrado convertir en expresión cultural y conmemoración nacional, a puro pulso, a puro sudor.

Así que rogamos a los compañeros que no traigan a la Ruta bebidas alcohólicas ni lo que sea.  El que desoiga este llamamiento, mostrará su desprecio a la seguridad de todos, a la continuidad del acto, y con su actitud, nos obligará a no admitirlo con nosotros.