Todas las entradas de: bentejui

2017 XLVI Ruta de Bentejuí

 

CINCUENTA AÑOS EN RUTA                                  

          Aquel grupo inicial de montañeros con el teldense Bentejuí en mente, pero totalmente ajenos a que medio siglo después se seguiría rememorando puntualmente aquella salida, que desde la Fortaleza del  Roque Bentayga  se dirigió por atajos y veredas en dirección a la Laja del Nublo, buscando una vía hacia la Fortaleza Chica en Tirajana.

Hicieron noche en Los Llanos de la Pez, donde  se encontraron con el resto de compañeros con quienes subirían al día siguiente a La Degollada del Campanario (1850 m.) para, por el Cañadón del Jierro abajo, encaminarse a Rosiana y de ahí a la Fortaleza Chica. Entre los participantes estaban Saturnino Armas, Jesús Cantero, Humberto Hernández, Mariano Rodríguez  (D. E. P.)…

No sabían que serían unos treinta kilómetros, como tampoco, que con el paso del tiempo,  el carácter reivindicativo de lo nuestro, fraguó la constancia en el caminar de cientos de canarios de todas las islas y La Ruta de Bentejuí se iría consolidando hasta convertirse posiblemente, en la ininterrumpida actividad de montaña de carácter socio-cultural más antigua del Archipiélago Canario.

Para informar sobre este evento, el viernes 21 a las 20 horas, en el Club la Provincia se celebrará un encuentro con motivo de la 46ª edición de la Ruta de Bentejuí, que saldrá el sábado 29 desde el monumento Atis-Tirma, ante el Parque Doramas, para regresar el domingo sobre las 19 horas.

 

               TAGOROR BENTEJUÍ SEMIDAN

2016 XLV Ruta de Bentejuí

 

 

Libreto XLV Ruta de Bentejuí

XLV  RUTA  DE  BENTEJUÍ

30 de Abril – 1 de mayo  2016

 

DEDICAMOS ESTA RUTA 45º

          A esos baifos viejos, políticos o funcionarios de estómagos agradecidos como Soria*, que vienen guiando al colonialismo para hipotecar el futuro de nuestro pueblo.

(*: ¿el petrolero Soria?… ¡hundido!)

LAS  ISLAS  DEPENDIENTES

 

El hombre, desde que goza de capacidad de raciocinio (lo que está todavía por demostrar), ha tenido la manía de poner nombre a todo lo que le rodea.  Quizá sea un deseo ancestral, casi genético, de identificar el entorno e identificarse a sí mismo dentro de él o, quizá sea, también, una forma de apropiarse de algo o de alguien.  Es posible que pensara que si dominaba la esencia de algo o de alguien, lo que lo define e identifica, el nombre, dominaría también a ese algo o alguien que él mismo definía, identificaba, nombraba.  No es casual que algunas religiones monoteístas llamadas “del libro”, por provenir en todo o en parte del libro sagrado de los judíos, consideren blasfemia nombrar a su dios.  Hay que referirse a él como el innombrable o el que no puede ser nombrado; es decir, el que no puede ser apropiado por nadie, dándole un nombre.

Las Islas nunca tuvieron ese privilegio divino, y fueron bautizadas sucesivamente como Hespérides, de la Fortuna, Campos Elíseos, Canarias Ínsulas o Canaria.  Los indígenas le dieron a cada una su propio nombre, en Amazigh, hasta que los europeos volvieron a nombrarlas y apoderarse de ellas, y no solo de sus nombres.  Pero ¿cómo se denominarían hoy? Con toda probabilidad y justicia, como las Islas Dependientes.

Hoy somos más dependientes que hace cincuenta años, cuando se realizó la primera Ruta de Bentejuí, que celebra cada año la resistencia a quien personaliza, en Gran Canaria, la lucha por la libertad indígena, contra la dominación y la dependencia europea.

Dependencia económica

Canarias, inmediatamente después de la conquista europea, pasó a tener una economía dependiente del exterior.  El motor de la economía canaria ha sido, durante siglos, un monocultivo o, todo lo más, un bicultivo destinado a la exportación.  El azúcar primero, el vino después, y la cochinilla o el tomate y el plátano más recientemente.  Todos ellos tuvieron en común  que el producto se exportaba siempre al exterior, que eran los mercados externos los que establecían la demanda y los precios, los que mandaban, y los que, en cualquier momento y por cualquier circunstancia, podrían renunciar a ese producto, cambiarlo por otro y arruinar a las islas, como sucedió una y otra vez.

Y también tuvieron en común que no importaba el coste que, en las Islas, tenía ese monocultivo: no importaba que consumiera bosques enteros para convertir el jugo de caña de azúcar, o que arruinara los acuíferos con un desaforado consumo de agua, como el plátano, o que requiriera enormes movimientos de tierra para fabricar suelos cultivables y alterara totalmente el paisaje.  No importaba la mano de obra esclava o miserable; no solo no importaba, sino que se deseaba y provocaba: eso permitía que el producto a exportar fuera aún más barato a los consumidores europeos.

El último monocultivo en producción es el turismo.  De nuevo dependemos, y aún más intensamente, de los mercados exteriores, de grandes empresas externas, turoperadores de compañías aéreas, cadenas hoteleras e, incluso y directamente, de los propios visitantes, a través de portales de internet igualmente externos a las Islas.  La única peculiaridad, esta vez, es que en vez de exportar el producto, importamos a los consumidores para que consuman aquí un buen tiempo, unas playas y un paisaje difícilmente exportables.  Pero la diferencia se vuelve también contra la Islas: al importar a los consumidores, hay que importar los alimentos que consumen y el petróleo necesario para producir el agua y la energía eléctrica que gastan o el transporte que utilizan; hay que tratar el enorme volumen de residuos que generan y soportar el brutal incremento de contaminación que significan sus viajes y su estancia; hay que consumir más territorio para ofrecerles costosas infraestructuras y alojamientos.  A cambio, y pese a las multimillonarias cifras con que nos bombardean, Canarias presenta un índice de paro mayor que cualquier región española y un nivel de sueldos menor que cualquiera de ellas.  Se sigue ofreciendo lo que los mercados exteriores vienen exigiendo desde la conquista: sacrificio y mano de obra barata, ya que no esclava.

Y en cualquier momento, igual que siempre, si a los turistas o a las empresas se les antojase, si se aburrieran de un destino obsoleto y salvajemente densificado, si subiera su nivel de vida y se permitieran viajar más lejos y más caro, o li los países norteafricanos y del oriente medio, los destinos competidores  más cercanos, consiguieran solucionar los desastres generados por las guerras y el integrismo religioso provocados por las “potencias occidentales”, el monocultivo se vendría abajo, porque la decisión será externa, como antes, como siempre, y nos tendremos que comer los hoteles, o los unos a los otros.  Pero nuestros audaces empresarios y sus servidores políticos siguen tirando voladores cada vez que un millón más de visitantes incrementa el balance negativo de la dependencia, sin llegar a tener un efecto significativo alguno en el nivel de empleo y de salarios.  Lo que si aumenta es el peligro, la fragilidad, la dependencia y el nivel de explotación de la Islas, simplemente.

A pesar de los monocultivos de exportación, las Islas fueron autosuficientes, alimentariamente, hasta hace más de un siglo.  Eso no evitaba, ni mucho menos, las tremendas hambrunas que las sequías y el acaparamiento producían periódicamente en algunas o todas la Islas, provocando migraciones de unas a otras o fuera de ellas, hacia América Latina, que siempre hizo de válvula de escape para impedir el estallido de la caldera social canaria.

Pero los últimos monocultivos y, sobre todo, el cambio económico producido a mitad del siglo XX, con la dominación económica de construcción y el turismo, provocaron el abandono agrario y la migración masiva desde el interior de las Islas.  La ganadería y los cultivos de autoconsumo disminuyeron brutalmente y la importación de productos alimentarios se convirtió en masiva.  El consumo turístico no hizo sino incrementar directamente esta tendencia y así hoy se importa en Canarias el 90% de los productos alimenticios que se consumen, y este porcentaje ha crecido en los últimos años, tanto en números absolutos como en relación a la población, al tiempo que ha disminuido la superficie agraria cultivada y la producción de otros alimentos y carne.

Esta situación solo significa un sobrecosto de los productos, una menor calidad que los productos locales frescos y una pérdida de puestos de trabajo agrarios pero, sobre todo, constituye un enorme riesgo de importación de plagas, como ya se ha producido reiteradamente en los últimos decenios, que se suma a la creciente extensión de las mismas por efecto del calentamiento global y, finalmente, una tremenda vulnerabilidad, un irreparable riesgo vital si no entraran barcos en los puertos durante apenas unos días a causa de, digamos, una epidemia brutal y global causada por la expansión de gérmenes que también facilita el cambio climático.  ¿Cuántos días sobreviviríamos si, por cualquier causa no llega ese 90% de alimento que importamos?

Con la superficie productiva de que disponemos y la población que habita  visita el archipiélago, nunca podremos alcanzar la soberanía alimentaria total, pero al menos podríamos disminuir el alto grado de vulnerabilidad y riesgo en que nos coloca la dependencia del exterior, al tiempo que poner en cultivo nuestro suelo productivo, recuperar al alta biodiversidad cultivada que caracterizó a las Islas en el pasado y bajar las tasas de desempleo y pobreza alcanzadas.

Frente a esta peligrosa realidad, faltas políticas agrarias y sobran políticas especulativas.  El mercado alimentario está dominado por las cadenas comerciales foráneas, que importan buena parte de sus productos, y a las que se les permite que hagan dumping con sus precios, para introducirse en el mercado local, en perjuicio de los productores locales.  A cambio, Canarias carece de legislación agraria y de medidas para poner en uso el suelo agrícola vacante, como los bancos de tierras u otras; al punto que el departamento del gobierno canario ocupado de la agricultura es poco más que un simple distribuidor de subvenciones europeas.  En su lugar, acaban de poner sobre la mesa una Ley del Suelo cuya receta para el suelo rústico es el bloque y el hormigón, facilitando la implantación de un montón de usos impropios de ese suelo, que pueden no solo destrozar buena parte de nuestro patrimonio natural, cultural y paisajístico, sino hasta expulsar la actividad agraria en los ámbitos más productivos, como ya lo hizo en el pasado la especulación urbana con las vegas de Las Palmas, Telde, Valsequillo, Guía o Gáldar.

 

Dependencia energética

Pero quizá la dependencia más sangrante, por nociva, absurda y peligrosa, sea la dependencia energética.  Las islas, con una capacidad casi ilimitada de generar energías renovables a partir del sol, el viento, las olas o la geotermia, depende de forma también absoluta de los combustibles fósiles.  Y no sólo para generar energía eléctrica y alimentar una movilidad enloquecida, provocada por el absurdo sistema urbano implantado, sino para producir la mayor parte del agua que bebemos y parte de la que usamos para regar nuestros campos, después de haber esquilmado salvajemente durante decenios las reservas del subsuelo.

Frente a la creciente escasez de los recursos fósiles, el seguro incremento de sus precios en un futuro inmediato y el agotamiento del petróleo y el gas a medio plazo, la respuesta de los gobernantes canarios y españoles ha sido reforzar la dependencia de la energía fósiles, pretendiendo la multimillonaria implantación del gas natural e intentar la extracción de petróleo en aguas canarias, aun a riesgo de contaminar el agua que potabilizamos, de arruinar la riqueza biológica de nuestro mar y poner en peligro el atractivo turístico del archipiélago.  Y para aumentar aún más la dependencia, se ha dificultado la implantación de renovables, se ha arruinado a empresarios que vieron las condiciones y precios cambiados arbitrariamente al alza y hasta se ha prohibido el autoconsumo energético.

Con todo ello, se incremente la contribución de Canarias al calentamiento global del planeta y, aún más, la vulnerabilidad y el riesgo en que se encuentran las Islas.  Igual que con los alimentos, cualquier alteración sensible, convertida en desastre natural o en amenaza epidémica por efecto del cambio climático, nos encontrará en absoluta dependencia, para el suministro eléctrico y de agua potable y para el trasporte interior e interinsular, de unas reservas limitadas de combustibles fósiles cuyo agotamiento, por la posible restricción del transporte que llega a las Islas, tendría consecuencias catastróficas.

 

Dependencia política

Desde hace años, los canarios vienen comprobando como cada gobierno cipayo es aún peor que el anterior.  El actual, sin la menor vergüenza, reconoce orgullosamente que legisla para los empresarios porque dice que crean empleo, por más que no baje nuestra tasa de paro pese al brutal incremento de turistas, y exhibe orgullosamente las cifras de paro y el bajo nivel de salarios para atraer la inversión exterior y aumentar nuestro grado de dependencia.

Estos supuestos nacionalistas no son más que unos mendigos profesionales, expertos tan solo en pedir infraestructuras y subvenciones.  Al estado español le suplican que devuelva un mínima parte de lo que se lleva, en forma de cemento y alquitrán, de infraestructuras millonarias, de pistas de aterrizaje que no se necesita, trenes absolutamente innecesarios, nuevos puertos vacíos y autopistas multiplicadas, pero no de asistencia social ni educación ni sanidad, materias en las que también ostentamos records, pero siempre por abajo.  A Europa se le piden subvenciones, inventando la ultraperiferia, clamando por la insularidad y por una lejanía que cualquier día nos pone en el Polo Sur, siempre olvidando nuestra situación geográfica, nuestra realidad africana, aprovechada solo para convertir a las islas en portaaviones del moderno colonialismo, para intentar exportar lo que no tenemos, solo para servir de punto de escala y suministro, de pura estación de servicio en medio de Atlántico.

La autonomía no ha reducido en absoluto la subordinación europea y española, el expolio del territorio, del paisaje, del medio ambiente, del patrimonio, sino todo lo contrario.  Siguen deseando que vengan más turistas, más petróleo, más alimentos, para hacernos más dependientes y hacerse más ricos, aunque no produzcan ni riqueza ni empleo ni bienestar ni cultura.

Para ello, intentan que perdamos nuestra propia identidad, la identidad que siempre encontró el canario en el interior y en el litoral, en el paisaje.  Nos quieren convertir en meros consumidores compulsivos, borrachos de necesidades inventadas, carentes de la menor referencia propia.  Más allá del folklore cantado, los disfraces típicos y las romerías religiosas inventadas, no existe la cultura canaria, no debe existir la cultura canaria: la forma de hablar se pierde cada día desde las televisiones exteriores dominantes la las propias televisiones oficiales canarias, el vosotros se extiende como símbolo de ignorancia y dependencia, igual que se pierden los hábitos o el patrimonio, y permitimos que, desde la televisión oficial, un grupo de comediantes, desgraciadamente canarios, conviertan en motivo de risa la supuesta de forma de hablar y pensar del canario, retratado como un bruto ignorante.  Exactamente igual que hace 500 años, pero al menos antes no éramos nosotros mismo los que nos insultábamos.

Hoy, más que nunca merece Bentejuí un recuerdo y un homenaje, recorriendo de nuevo un camino que él pudo haber recorrido en busca de la libertad de su pueblo, amenazada de muerte.  Hoy quizás no sea la muerte física, que también nos acecha, catastrófica, pero desde luego nos rodea y cerca la muerte social.  Pedro de Vera sigue teniendo un Fernando Guanarteme, más Fernandos Guanartemes que nunca, para que mejor engañen y consigan un pueblo sometido, embobado, arruinado.

            Hoy, más que nunca, sigue siendo necesario Bentejuí.

 

Faustino G. Márquez

MATANZA DE CABRAS EN LAS CUMBRES

 

En las cumbres de Gran Canaria, por las zonas de Tirma, Andén Verde, Acusa Verde, Barranco de La Aldea, Guguy y Tifaracás, generando un rechazo popular muy notorio, andan exterminando las cabras guanilas o mulatas, que desde tiempos muy anteriores a la colonización europea han habitado esas escarpadas zonas.

Esos pequeños grupo, forman una reserva genética que se ha ido cruzando con cabras de los ganados de nuestros cabreros de antaño y actuales. Estos se han beneficiado de los encuentros que sus cabras han tenido con los machos cimarrones libres, aportándoles a sus crías las mejoras genéticas de unos animales fortalecidos por la selección natural que la libertad y una orografía dura les ha aportado.

Las supuestas razones ecológicas para la matanza de estos ejemplares, tendría que ser la resultante de la información y consulta pública de exhaustivos estudios de impacto medioambiental, en paralelo a otras investigaciones no menos ecológicas de reserva genética y de gran importancia complementaria en los estudios que sobre las cabras canarias, conocidas como de las más importantes del mundo, se están efectuando por parte del Instituto Canario de Investigación Agraria (ICIA), donde un prestigioso equipo veterinario, del que forma parte el palmero Dr. D. Juan Capote Álvarez, presidente de la International Goat Association (IGA) lleva años estudiándolas.

Sustraer posibilidades de estudiar esas cabras guanilas a esas investigaciones que han llegado con éxito  hasta Túnez para encontrar nexos genéticos de nuestra cabaña caprina, será un verdadero atentado de insalvables consecuencias como lo fue el irreparable exterminio antiecológico de las cabras de la Caldera de Taburiente y el turre negro de La Gomera.

Potenciemos la información y consultas públicas antes de tomar decisiones burocráticas irreparables. Algunos funcionarios públicos no saben que lo son, y por tanto no están capacitados para serlo (enchufes aparte).

 

SOLIDARIDAD CANARIA

¡SILBO  GOMERO SI!

 

El año pasado me pidieron desde la organización de la Ruta Bentejuí un escrito en torno al Silbo Gomero. Cuando me vuelven a pedir para este año otro escrito dedicado nuevamente al Silbo, primero me sorprendió; pero luego lo entendí y he decidido volcarme en él con la misma pasión; ¡No todos los días, un comité de sabios de la UNESCO declara a una manifestación cultural como Patrimonio de la Humanidad!. Y esa declaración no puede significar, de ningún modo, el punto final de ningún camino, más bien, es un nuevo paso fundamental en medio de un proceso de milenios que ha vivido este sistema de comunicación en los labios y el corazón de los habitantes de La Gomera.

Esa declaración obliga al Pueblo Gomero, junto a todo el Pueblo Canario y nos obliga a cada uno de nosotros a asumir una responsabilidad frente al mundo; ¿Qué estamos haciendo?… ¿qué vamos a hacer con este patrimonio que nos trasciende?…

¿Recuerdan aquel viejo refrán que dice que “es de bien nacidos ser agradecidos”?. A mí el cuerpo me pide eso; ser agradecido, precisamente, con quienes pusieron algunos de los pilares fundamentales del momento histórico que al Silbo Gomero le toca vivir.

El año pasado me centré en el personaje de Bonifancio Santos Cabrera, a quien el cantautor Feloche nos descubrió, por sorpresa, como el “primer maestro silbador” de la nueva era: ¡Un gomero enseñando a silbar a un muchacho francés en las afueras de París!.

Y en esta ocasión me comprenderán si dedico esta página a D. Isidro Ortiz Mendoza y D. Lino Rodríguez Martín. Ellos dos son la atarjea por la que fluyó un caudal de saber que llega desde los tiempos antiguos para inundar a cada uno de los niños y niñas de La Gomera durante más de dos décadas. ¡Esta es la nueva era!; si antiguamente únicamente aprendían a silbar los hijos de familias de silbadores, a través de sus padres, madres y abuelos en su casa, y en sus campos,  ahora aprenden a silbar todos y cada uno de los niños y niñas de la isla, desde la escuela y ¡contando sus aprendizajes, como parte de la nota de Lengua!.

Recuerdo todos los problemas que se planteaban los técnicos del “aparato” de la Consejería de Educación cuando decían… “La gente se va a reír de nosotros… harán chistes de gomeros… ¿Cómo vamos a dejar entrar en las aulas a impartir una enseñanza no contemplada en los currículos, a unas personas sin título ninguno que acredite su saber… ¿Qué dirán los padres?… ¿Qué dirán los medios de comunicación?…¿Qué dirá la oposición?”…

Las preguntas, no dejaban de tener cierta lógica en aquellos años noventa… pero la voluntad de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de La Gomera era firme, y la del Viceconsejero de Educación D. Marino Alduán también. Estaban empeñados  en que los iniciales experimentos de  enseñanza del Silbo Gomero en algunas escuelas gomeras  se consolidaran en condiciones de dignidad para todas. No era fácil, pero había que intentarlo y ¡tenía que salir bien!.

Y es aquí donde aparecen las figuras de dos maestros excepcionales; en un primer momento D.Isidro Ortiz en solitario para toda La Gomera, y poco más tarde D. Lino Rodríguez compartiéndola.

Recuerdo mis primeras visitas para, supuestamente, “asesorar” a D. Isidro. En teoría él no tenía formación pedagógica específica y yo, como maestro, que había trabajado unos años precisamente en la enseñanza de la lecto-escritura debería ayudarle en el reto al que se enfrentaba cada día. Tuve infinidad de charlas con él, y acudí a verle dar sus clases a distintos lugares… y yo tomaba notas, y notas, y le preguntaba… no recuerdo haberle hecho nunca ni una sola sugerencia pedagógica… ¡Él no las necesitaba!… Esa capacidad suya para captar la atención de un grupo, para hacerse respetar y querer… para trasmitir un saber complejo… ¿era innata?…¿la adquirió en sus años de trabajo en Venezuela?…¿en el taxi?… en la aventura apasionante de la creación y dirección del grupo “Los Magos de Chipude”… ¿en años de subirse a los escenarios?… No lo sé. Pero esa capacidad estaba ahí… y ¿Qué podemos decir del método que se inventó para transcribir los sonidos que emite el Silbo Gomero, sirviéndose de determinadas letras del Alfabeto?… eso que en su día llamamos “Sil-fabeto?… una técnica “escolar” que permite al alumnado reflejar en su libreta un análisis fonológico del español que hablamos para adaptarlo a las posibilidades fonéticas propias del Silbo Gomero…

  1. Isidro, al tiempo que habla del Silbo Gomero, despliega en la escuela todo su saber acumulado y multidisciplinar, porque ha procesado todo lo vivido y porque ha leído mucho con enorme interés. D. Isidro tiene, además un punto de firmeza y dignidad que le permite dirigirse con naturalidad tanto al niño que tiene delante, como al mismo Consejero de Educación si procede. Siempre agradeceré esas ocasiones en que se ha dirigido a mí para preguntarme, desde el respeto, por cierta acción mía que no comprende o que incluso considera equivocada. Es entonces, cuando sabes que tienes delante un “maestro” de verdad. Y no es que lo diga yo, movido por el cariño y el roce de los años, ahí está su reconocimiento como Premio Canarias en Cultura Popular del año 2009.

A Lino Rodríguez lo conocí un poco más tarde. Es un hombre de mucho silbo y poca palabra y la que dice siempre viene concentrada, muchas veces en forma de refrán o frase lapidaria que pone el dedo en la llaga y que la mayoría de las veces te hace reír.

Isidro me dice que mi modo de silbar está más pegado al de Lino que al suyo. Que frente al silbo de cumbre, de las gentes de Chipude… ese silbo que debe afrontar distancias muy largas y a veces abrirse paso entre la arboleda, y que por lo tanto debe ser escueto y muy efectivo, el silbo de Lino es más de costa, quiere y puede explicarse más, como quien estuviera hablando…  Yo recuerdo que antes de llegar a La Gomera yo sabía emitir el silbo, pero colocando los dedos en la boca de un modo diferente al que utilizaban Isidro y Lino. “¡No me silbes de ese modo delante de los muchachos, que me los echas a perder”!, me decía Lino, y un día se puso conmigo y me pidió que pusiera el dedo sobre la lengua y… de repente me brotó el silbo de un modo nuevo, luego vendría empezar a hablar.

En aquellos años lo acompañé montones de veces por el archipiélago porque incluimos una muestra y taller de iniciación al Silbo Gomero en las muestras de Deportes Autóctonos que se hacían para escolares. Y ahí, me encontré nuevamente, con un maestro descomunal; ¡con qué elegancia se mueve ante los chiquillos!, sin casi dirigirles la palabra, basta una mirada,  un silbo, un gesto… El me contaba que tantos años como capataz de obra dirigiendo a grupos de hombres levantando paredes le enseñó mucho de cómo nos movemos las personas, qué resortes debes poner en juego si quieres que un colectivo alcance un objetivo, con qué dosis de firmeza, cariño y comprensión debes moverte entre tu peonada…

Lino, además, ¡es un rebelde del carajo!.. él tiene una desconfianza natural respecto a  los estudios fonológicos de los catedráticos… él está convencido de que, frente a lo que digan los aparatos,  hay más de dos vocales y mucho más que cuatro consonantes… y ¡Qué sorpresa y qué alegría!… escucharlo un día reciente pronunciando por primera vez la “erre”, ese sonido que le decían que el silbo no puede pronunciar, y cuanto más se lo dijeran, más empeño puso él en conseguirlo, continuando así con ese proceso histórico de exploración de las posibilidades potenciales del Silbo para reproducir las características fonológicas de la lengua que silba.

Recuerdo como si fuera hoy el día en que la comisión de expertos del Silbo Gomero decidió por unanimidad dejar de llamarlos “monitores “ de Silbo Gomero, para pasar a reconocerlos formalmente como los primeros “Maestros de Silbo Gomero”.

Recuerdo, también, con qué dignidad esperaron en ocasiones varios meses y hasta casi un año, para que la Consejería encontrara el modo de pagarles su trabajo, mientras ellos salían en su coche particular a recorrer las carreteras de la isla día tras día.

Cuando el diputado gomero Pedro Medina quiso llevar al Parlamento de Canarias la propuesta para la inclusión de la enseñanza del Silbo Gomero dentro del Currículo, ya el trabajo fundamental lo habían hecho Isidro y Lino; centenares de niños y niñas aprendiendo y gozando, los padres, madres y abuelos, orgullosos de sus chiquillos, el profesorado mirando alucinado cómo entraban y salían del las aulas esos dos nuevos “docentes” que les mandaba la Consejería, el Inspector entusiasmado… Lo cierto es que aquella propuesta fue aprobada por unanimidad de la Cámara.

Vinieron entonces aquellas largas sesiones de trabajo de la Comisión Técnica que redactó la propuesta de currículo para el Silbo. Allí estaban los dos “maestros silbadores”, compartiendo trabajo y aportaciones junto a catedráticos de Lingüística, Lengua Española, Didáctica de la lengua, Inspectores, especialistas en Diseño Curricular, la presidenta de la Federación de Padres y Madres de Alumnos.

Todos los especialistas, teorizando y dando forma escrita a lo que ellos dos estaban haciendo  cada día en las aulas gomeras. Gracias a ellos teníamos la certeza de cuántas sesiones semanales hacían falta, de cuánto tiempo, por dónde empezar, cuáles eran los contenidos que había que enseñar, con qué estrategias… Finalmente se modificó el currículo de Lengua para Canarias   para poder integrar las enseñanzas del Silbo Gomero en su lugar correspondiente para la isla de La Gomera.

Este fue, sin duda, uno de los argumentos sustanciales para que aquella comisión de técnicos de la UNESCO decidiera finalmente reconocer el Silbo Gomero como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Nuestro Silbo había mostrado a los pueblos poseedores de otras formas de lenguaje silbado en el mundo el camino a seguir;  a los turcos del Valle de Kuskoy, a los griegos de Antia, a los indios Mazatecos en Méjico.

Nuestro Silbo Gomero llega más lejos todavía; hace unos días me hablaban Lino e Isidro de los contactos constantes y recientes con el profesor Gérard Pucheu que está empeñado en que en el valle de Aas en Francia la gente vuelva a silbar treinta años después de que murieran los últimos silbadores de dicha localidad. ¿Qué está haciendo este señor, ante la imposibilidad de aprender de quienes ya no están, y lo limitado de las grabaciones existentes?… pues vino a La Gomera, aprendió de nuestros maestros y con los recursos lingüísticos que el Silbo Gomero creó a lo largo de los siglos intenta poner a silbar en francés a sus conciudadanos.

Así lo hace, y así lo explica. Él no dice que está recuperando el silbo tradicional del Valle de Aas. Afirma que está intentando recuperar la práctica del lenguaje silbado en una comunidad que lo dejó perder, aplicando al francés los recursos técnicos que pudo aprender del Silbo Gomero. Si esto hacen en Francia, esperemos que tomen nota quienes en Canarias, de un tiempo a esta parte, habiendo aprendido a silbar en fechas recientes en La Gomera, ejercen de maestros, nombra maestros, convocan congresos, pontifican en internet y dan cursos de una cosa que ya nunca denominan Silbo Gomero sino “lenguaje Silbado”, en general… o “Silbo Canario” en particular.

Para terminar, permítanme volver a jugar con aquellas palabras que sonaron altas y claras en Ansite hace 500 años… Hoy no diré… “¡déjanos morir con honra!… ¡Canarias existe, mírala en pie sobre estos roques!”… hoy silbaré “¡vivamos con honra”, sin pedir permiso a nadie, que el Silbo Gomero  existe, está más vivo que nunca en pie sobre todos los roques de Canarias y camina por el mundo!.

Rogelio  Botanz

A VUELTAS CON TINDAYA

Aprovecho una muy buena reflexión del “País Canario” sobre Tindaya para, más que sea desahogar algo el cabreo y la impotencia que siento al respecto.

Es increíble la prostitución del lenguaje que conlleva el colonialismo español en Canarias.  Desde llamar al Teide “el pico más alto de España” –lo es del Estado español actual, pero el de España es el Mulhacen- o hablar de la “Europa tropical” o “la frontera sur de Europa” y otras sandeces por el estilo, ahora, todos unos sesudos españolizados personajillos, de aquellos que Secundino llamaba “sabios de librea que van a las cortes a hacerle la venía al amo”, como Fernando Clavijo o el especialista en nuestro peculiar Lenguaje Canario y, a pesar de ello, dependentista irredento, Marcial Morales, se sacan de la manga un nuevo “concepto”, hito memorable de esta corrupción lingüística, que de la otra ni hablamos.

El ataque descarado a uno de los símbolos más importantes de nuestra cultura ancestral, la Montaña Sagrada de Tindaya, que en sí misma es un valor a realzar, difundir y defender, al saqueo de sus entrañas traquíticas y a su nueva dedicación al Becerro de Oro que para ellos –no para los canarios de a pie- constituye el turismo, al agujero que a Chillida no le dejaron hacer en su país natal, lo llaman “Monumento a la Tolerancia” y crean una “Fundación Canaria” para perpetrar el ataque.  No les faltaría razón si se refirieran a la probada y estulta tolerancia que mostramos los colonizados ante los saqueos y agresiones coloniales, pero no van por ese lado los tiros.  Es una vaga y etérea “tolerancia” sin saber ni de quién ni a qué.

En mi vieja Aguere había, niño yo, un conocido adorador de Baco al que llamábamos “Barrilete” que, a sí mismo, con acierto y en francés, se definía como “clochard”, que refiriéndose a las autoridades franquistas del momento decía “Es que son todos unos inverecundos”.  No voy a ser más duro que Barrilete con los calificativos, pero lo cierto es que “SON TODOS UNOS INVERECUNDOS REDOMADOS”.

Lástima que no podamos activar a los más de 300 podomorfos de Tindaya –la mayor concentración de África de estos ancestrales símbolos- para que de una enorme patada en su infame y acomodado trasero los enviáramos hasta la metrópoli a la que tan eficazmente sirven.

Como eso no va a ser posible con los podomorfos tenemos que buscar otros métodos de acabar con todos estos berringallos coloniales.

Fco. Javier González

 

RECORDANDO  A  MAESTRO PAQUITO SANTANA

 Don Francisco Santana Suárez nació en el barrio de San Gregorio en Telde, el 3 de octubre de 1921, de madre teldense y padre satauteño.  A la temprana edad de 8 años quedó huérfano de madre, quedando al cuido de sus hermanas, las cuales lo mandaban a diario a la escuela.  Él trasponía con la cartera de los libros y tiraba pal monte en busca de los pastores, que fueron sus auténticos maestros.  Con ellos aprendió a amar nuestra tierra, sanar con sus manos y con plantas de nuestro entorno a personas y animales.  A buscar agua donde nadie la veía, a encontrar las vetas de buen barro, a trabajar el cuero, el metal.  A predecir las lluvias, a  interpretar las estrellas, a sacar el árbol genealógico de cualquiera con sólo echarle un vistazo.  No aprendió a leer y escribir correctamente, pero era un hombre lleno de sabiduría.  La sabiduría de nuestra cultura impartida por los que más saben de nuestra tierra.

Defensor, a ultranza, de la “palabra dada”, que era más valiosa que una firma.  Hombre orgulloso que no vendió nunca su dignidad.

Desde jovencillo sintió gran atracción por todo lo referente al “Palo Canario” o “Garrote Canario” nombres que indistintamente le daba Maestro Paquito al implemento, inquietud que no perdió mientras vivió, ya que no se cansó de buscar referentes entre los pastores y gente del campo de todas las islas.  Siempre reconoció, con la humildad que lo caracterizaba, que aprendió de varias maestros, pero el principal fue José Calderín “Pispí”.

Empezó su camino enseñando el Juego del Garrote con sus hijos cuando estos le ayudaban con el ganado, aunque los enseñó a todos por separado, sin que los otros hermanos lo supieran.  Y según las palabras de Miguel, hijo de Maestro Paquito: Con posterioridad posibilitó que empezáramos a jugar entre nosotros, pero con la directriz de que no nos peleáramos entre los hermanos, porque en el campo hay un dicho que recuerda que “la sangre entre hermanos produce la muerte”.

A principio de los años 80, gracias al colectivo Taller de Cultura Canaria de Telde, que se dedicaba a rescatar nuestras costumbres y tradiciones, (formado entre otros por Santiago González Casimiro, Felipe Martín Ramos, Juan Ignacio Correa, José Halteh “Tarja”, Peraza, Pedro Pérez Peña) empieza el rescate de la tradición del Juego del Palo en Gran Canaria cuando, en un trabajo de campo Pedro Pérez Peña “el Huevero” encuentra a un pastor en San José de las Longueras que se llamaba Suso el “Paisa”, éste le había comentado que él no sabía si Paquito sabía algo de “eso del Palo”, pero que tenía claro que sabía utilizarlo porque a él le había “bajado” siete costillas cuando en una discusión Suso sacó un cuchillo y le rajó la camisa y araño la barriga a Maestro Paquito.  Tras varias visitas de Pedro “el Huevero” a Maestro Paquito, éste decide enseñar a un grupo de muchachos de Telde junto al Faro Viejo de El Goro.

Años más tarde, un grupo de personas que comparte la defensa de la identidad canaria, (Antonio Cardona, Santiago González, Felipe Martín Ramos, Cristo Dámaso, Juan Ignacio Correa, y Pedro Pérez, entre otros) forman la Asociación del Palo Canario que fue presentado en diciembre de 1982, y desde entonces hasta el fallecimiento de Maestro Paquito, el 7 de septiembre de 1985, hubo un resurgimiento importante de actividades para preservar de forma pura esta herencia cultural de los grancanarios

En 1984 recibe el reconocimiento al “Mejor deportista autóctono de la provincia de Las Palmas”, que le fue entregado el 13 de abril de 1985 en un Homenaje que se le hizo en el Teatro Pérez Galdós  ese mismo año

En 1985 fue “Finalista mejor deportista autóctono del Archipiélago”.

En la actualidad la Escuela de Maestro Paquito Santana, llevada por sus hijos y discípulos más destacados continua en el Lomo el Cementerio de Telde, custodiando y enseñando el Juego Tradicional del Garrote.

 

Secundino Velázquez

Rita Romero

DERECHO  DEL  MAR  2016

¿Malos tiempos para el Derecho Internacional?

 

Corren malos tiempos para el derecho internacional. Muy malos; y eso es malo para Canariias, tan sensible siempre a cuanto pasa en el mundo. En tiempos de ahondamiento de las desigualdades no podía ser de otro modo: los fuertes se vuelven implacables contra los débiles. Y la OTAN es el matón más rudo de cuantos campean por los barrios de la aldea global.

Ese matón siente especial inquina contra aquellos que le hicieron fós en el pasado, tal como hizo Canariias al decir NO en el referéndum de 1986. Aquel miércoles 12 de marzo, el psocialismo ratificó el fraude de UCD, cuyo presidente de apellido guerracivilista, burlando a Adolfo Suárez, incorporó España el 10.XII.1981 a la pandilla del matón con sólo el 18% de apoyo social y un 52% manifiestamente en contra: típicas cosas de la democracia (orgánica) española.

Los poderes imperiales siguen siendo dueños del ring; y los poderes ex-imperiales le bailan el agüita a los matones imperiales nuevos, y así va la sociedad internacional. Si durante la guerra fría los países del Tercer Mundo lograron desarrollar un cuerpo de Derechos universales para gestionar las relaciones internacionales, hoy las potencias deshonran de múltiples modos ese corpus utilizando el mismo cinismo que usan en las relaciones económicas y financieras con sus algoritmos automáticos: burlando las reglas de juego para acaparar riquezas, sin repartir nunca.

Y ahora se han inventado un paraíso comercial por encima del mercado, los estados y los pueblos;  los socios transatlánticos –matrices de la City y Wall Street-, tienen casi firmado el tratado TTIP y adjuntos, que es un paraíso comercial efectivo, reservado a las multinacionales globales, puesto jurídicamente por encima de los agentes del mercado y los estados …y muy por encima de los pueblos.

España ha decidido seguir en todo esto a los matones, practicando la misma política cínica de los anglosajones en el contexto internacional: ante las reclamaciones de soberanía, se remiten a lo que deseen los pueblos, cuyas elites ellos se encargan de tener perfectamente de su lado en todo: una manipulación cínica del derecho de autodeterminación. Es lo que practican en Gibraltar o las Malvinas (que se haga lo que digan sus habitantes). ¿No recuerda esto a lo que hace España en Canariias, a través de PP-PSOE-CC y una dependencia estructural de la metrópoli? Así aseguran que esto sea España. Formas (pervertidas) de ser (de burlarse)…

A lo largo de décadas, un grupo en torno a Antonio Rodríguez de León gestionó, ayuntamiento por ayuntamiento y cabildo por cabildo, los documentos precisos para que nuestro Archipiélago exigiese en la sociedad de naciones unas propias Aguas Nacionales y Zona Económica Exclusiva de 200 millas náuticas, dentro de un estatuto de Plena Autonomía Interna –figura jurídica real y reconocida en el derecho internacional-; lejos de ello, España ha exigido hace poco una ampliación a 350 millas, con toda la jeta, de sus aguas en el Archipiélago… Ante lo cual, los políticos de la casta colonial han sabido mirar cínicamente para otro lado, al comprender que contradecir esto y apoyar aquello sería cimentar derechos de soberanía; y eso, perdone usted pero no. Ser algo más libres, responsables de nosotros mismos, perdone usted pero no. Son renegados hasta la abyección.

Y ahora con la revuelta flojita excitada por Podemos –que ataca todo menos a la casa real (qué casualidad)-, todo lo que el pablismo reconoce aquí es ciertos elementos de colonialidad, que es la vieja frase del godo: ‘anoto con todo cariño sus quejas y le contesto pronto’; ¡ay!, cuánto canario de servicio en la izquierda soplándole las salidas al verdugo! Así es como Canariias no ha sufrido en estos 500 años más que perder fueros, derechos, competencias, desarrollo y empleo. So-be-ra-nía –esa saludable mayoría de edad, tan necesaria para ser y saberse digno-.

Recientemente, a partir de una serie de revelaciones de hondo calado, el prestigio del minotauro capitalista –la corporatocracia yankee- está quedando tan en evidencia en todos los frentes, que la necesidad de exagerar un enemigo común para que el matón imperialista pueda fanfarronear en respuesta al desafío, se volvió urgente: el terrorismo internacional, o sea el derivado del golpe de estado en Libia y demás Primaveras de colores…; criminalidad musulmana de la desesperación, que ellos han engordado y financiado para complicar las cosas al bloque más grande del planeta, su némesis patológica: Rusia-China. Ahí es donde ha venido a sacar pecho de nuevo el muerto viviente depredador que es la OTAN.

…Y todavía creen que son ¡envidiados! Que son excepcionales, que son el futuro; ¡¿Cuál?!

Apestan a azufre –quizás por la pólvora de la que son obsesivos productores y esparcidores tácticos-. Así seguirán envenenándolo todo –los océanos, el espacio, los recursos-, y atomizando a la gente, incitando hacia una guerra medioambiental, económica, de desprecio a las reglas del juego para la supervivencia o el bienestar.

Los vándalos nunca ganarán limpiamente. Malos tiempos, ¡muy malos! Toca resistir, qué otra cosa?; Rendirnos, eso nunca.

 

Miguel Díaz-Reixa

2015 XLIV Ruta de Bentejuí

 

Libreto XLIV Ruta de Bentejuí

XLIV  RUTA  DE  BENTEJUÍ

25 – 26 de Abril.  2015

PROSPECCIONES:

DEPENDENTISMO CONTRA NUESTRA SOBERANÍA ENERGÉTICA

 

 

 

 

 

Recordando a Bonifacio Santos Herrera

Dentro de los muchos nombres de nuestra gente silenciados por la situación colonial del Archipiélago Canario, tenemos el de “Manolo el gomero”, luchador por la independencia de su tierra, que se exiló para evitar la vejación de las cárceles españolas y cuya memoria hemos de rescatar.

Parte de su recuerdo se ha iniciado de forma entrañable en notas y letras con la música de Féloche, porque el que bien siembra buena cosecha recoge.

Desde aquí manifestamos nuestra satisfacción por su iniciativa y muy especialmente por la del CEO de Hermigua con la que profesores y alumnos rescataron del silencio de la distancia, el recuerdo del patriota emigrado a cuya memoria dedicamos esta XLIV Ruta de Bentejuí.

            Cuando me llamaron desde La Gomera para invitarme a colaborar en la adaptación al español de la canción “SILBO” de Féloche se abrió para mí una de las páginas más hermosas que he vivido en torno a la música.  He podido conocer personalmente a vecinos y familiares de Bonifacio Santos Herrera, a compañeros de militancia y presidio, a un hijo biológico y a su ahijado Féloche.  En cada uno de ellos he recogido siempre una profunda dosis de cariño y admiración por Bonifacio.

            A petición de los organizadores de la XLIV Ruta de Bentejuí 2015, permítanme compartir con Uds mi admiración por este hombre, como “maestro de silbo”.  Tengo la sensación de que nos encontramos ante quien quizá haya sido el primer “maestro silbador” de la nueva era.  Cuando digo la nueva era me refiero a este período en el que el Silbo Gomero, ya casi había desaparecido del ámbito natural en el que se desenvolvió durante siglos; la casa, el campo o el ganado… y dio el salto sustancial para ingresar en el ámbito educativo en un proceso feliz que lo llevo a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

            Durante una década tuve el privilegio de participar en este proceso de la mano, junto a otros, de dos de sus protagonistas fundamentales; los maestros silbadores D. Isidro Ortiz y D. Lino Rodríguez.  Ellos, serían los primeros gomeros que, de forma sistemática, ya no enseñarían únicamente en su casa a sus propios hijos para solucionar ciertos problemas de comunicación derivados de las distancias…  Ellos salieron de sus casas durante años y acudieron a las escuelas a enseñar a los hijos de toda La Gomera, con el convencimiento de que estaban compartiendo un bien cultural de gran valor, al margen de si algún día les resultaría más o menos útil en su vida cotidiana.

            Y cuando ya creíamos que la sabíamos todo sobre este proceso, casi por casualidad, emerge la figura de alguien que había hecho esta misma labor, unos años antes, nada menos que en Francia.  ¡Vale que el niño, aunque no fuera su hijo, era el hijo de su compañera!, pero… ¡qué utilidad real podría suponer en la vida diaria de aquel niño de 10 años, el lenguaje silbado que le estaba enseñando Bonifacio, a las afueras de París?…

            Precisamente en Francia, en aquellos años iban muriendo uno a uno la última generación de silbadores del valle de Aas, llevándose su patrimonio ¿de siglos quizá? A la tumba.  Parece ser que llegaron a convencerse de que semejante herencia era de muy poco valor como para dejársela a sus hijos, poniendo fin así a una de las pocas formas de lenguaje silbado existentes en el mundo, junto al Silbo Gomero.

            Los franceses dejaban morir su silbo, al tiempo que Bonifacio enseñaba Silbo Gomero a un niño francés… y el niño se hizo grande y creó una canción que está volviendo locos a los franceses, hablándoles de una isla-paraíso realmente existente, donde las gentes “hablan como los pájaros”… Y es así que, en la última Gala de los Premios de la Música en Francia, ante 4000 personas en directo y ante varios millones de franceses que la seguían por la TV se volvió a escuchar a dos personas comunicándose, silbando en francés y en español… y lo que se oía era un Silbo Gomero, más Patrimonio de la Humanidad que nunca.

            Bonifacio es el “maestro silbador” que nunca se tragó las mentiras del imperio y eligió dar continuidad en sus hijos a LA PALABRA recibida de sus mayores haciendo “que corra la voz” a los largo de los siglos.

            Para cerrar este escrito les propongo una “coreografía”; recordaremos las mismas palabras con que Féloche despide su canción:

 

“Hoy vuelvo a ser aquel niño y al viento silbaré

Las dos palabras que guardé y hoy te invocan…

            Y en este momento, todos aquellos silbadores que seguro que hay entre Uds lanzan dos silbos potentes:….”¡GOMEROOOOOO!”… “¡BONIFACIOOOOO!” y se hace el silencio…  y cerramos los ojos y si escuchamos atentamente, oirán seguro, entonces como desde el fondo del barranco y de los tiempos nos contesta Bonifacio con su silbo claro y rotundo diciendo:

¡ATIS  TIRMAAAAAAAAA!

 

Rogelio Botanz Parra

                                                                                                                         La Laguna

A 19 de abril de 2015

            Estas son algunas de las cosas que Féloche ha dicho sobre Bonifacio y que son públicas, de modo que no creo que debamos tener su consentimiento expreso para utilizarlas… están en internet.

            “Bonifacio Santos Herrera fue un padre para mí cuando era un muchachito de 7 a 14 años…  Nació en Las Rosas, en La Gomera.  Cuando llegó a Francia, se enamoró de mi mamá.  Vivíamos en Clichy (suburbio de París).  Es el que me enseñó el silbo, la lucha canaria y muchas otras cosas sobre la cultura isleña.

            Bonifacio me hablaba siempre de La Gomera; y La Gomera se convirtió para mí desde pequeño en mi paraíso.

            Un día, durante las vacaciones, viajé solo a visitar a la familia de Bonifacio; tenía entonces 11 años y no hablaba ni siquiera español.  Aquel viaje es uno de los recuerdos más bonitos de mi vida.  No había ni tele, ni “PlayStation”; entonces jugábamos a correr en el monte, a jalar por la barbita de la cabra o a silbar en el viento.

            A partir de ahí, hice la canción “Silbo” para rendir un homenaje a Bonifacio, la persona más bella que encontré en mi vida, y para expresar los magníficos recuerdos de aquellas vacaciones de verano de mis once años en Las Rosas.

            Bonifacio tuvo que huir de La Gomera para Francia porque era militante independentista y la policía lo estaba buscando.  Un día la policía francesa quiso devolverlo a la policía española en 1988, y se fue para los Estados Unidos…  Lo visité una vez… Murió en Nueva York,,, 2009”

 

  BONIFACIO SANTOS HERRERA

14 MAI 1946 – FIN DÉCEMBRE 2009

 

BONIFACIO,  EL GOMERO

            Yo le creía invencible, su muerte me sorprendió.  Su muerte nos ha espantado a todos.

Aún estoy de luto por Bonifacio.  Es como si hubiera regresado.

En primavera de 2012 Félix escribe la canción “El Silbo”.  Estoy conmovida, tan trastornada.

En agosto de 2012 comienzan los incendios en La Gomera.  Yo veo las noticias en televisión, en el internet: estoy aterrorizada.  Bonifacio me tenía al tanto de Garajonay

¿Era necesario que se quemara la Gomera para que se hable de ella? o ¿era la cólera de Bonifacio?

Quisiera hablarles de Bonifacio cuando él vivía en Francia.  Cuando conocí a Bonifacio, estaba en Francia desde algunos meses.  Trabajaba en un restaurante español en Clichy-la-Garenne que está a 500 metros de París.  Vivía en un cuarto que estaba encima del restaurante.  Yo estaba sorprendida que el ya conocía mucha gente.  Más que yo.  Cuando me enteré de su muerte, me volví a encontrar con toda la gente que él había conocido.  Todo el mundo se recordaba de él, todos estaban afectados y tristes de su desaparición.

¿Cómo conocí a Bonifacio?

Fue algo bien natural, pero sin duda no fue por casualidad.  Estaba con un amigo en la terraza de un café (Le Regalía, en la calle Jean Jaures).  Ordenamos bebidas y emparedados.  Cuando el emparedado llegó a la mesa, no podía creer lo que estaban viendo mis ojos.  Fue el mayor emparedado que yo había visto.  Adentro, había de todo: crudeza, pollo, queso, salsa.  Era una obra maestra.  Lo pruebo lentamente: es una delicia.  Al fin pago, pero antes que me vaya, pregunto al jefe del café “¿quién hizo ese emparedado?” Me dice: “Espere un momento, le busco la persona”.

Un hombre llega delante de mí.  Es Bonifacio.  Le agradezco mucho y le felicito.  Le miro, me intriga mucho.  Me doy cuenta que no habla francés.  No logro situarlo.  Pero: ¿de dónde viene?  Nunca he visto un hombre como tal: su pelo y sus ojos son claros, su piel es dorada.  Es bien plantado en sus piernas.  Es naturalmente musculoso, tiene una cara de seriedad pero a pesar de su mirada desconfiada, puedo ver un rayo de bondad infinita.  Le pregunto de donde viene.

Me da una única respuesta, como si fuera un tiro: “Islas Canarias”.  De una manera sorprendida e ingenua le respondo: “en mi mente pensaba que solo había hoteles de lujo en las Canarias” (es tonto de mi parte, yo sé…)  Nos presentamos, le saludo y me voy.

En esa época yo vivía sola con Félix desde los dos años.  Estaba divorciada.  Félix tenía seis o siete años.  Un poco más tarde de ese “famoso emparedado”, yo vi a Bonifacio por casualidad.  Era un sábado, estaba haciendo compras en el mercado.  Yo cargaba paquetes bastante pesados.  Cuando de repente siento que alguien me quita las dos mochilas de la espalda.  Me viro y me doy cuenta que es Bonifacio.  Amablemente, me acompaña hasta mi apartamento, llevando mis paquetes.  Esa delicadeza me encanta.  Antes que se fuera, logrea explicarme que cada sábado en la noche, músicos tocan música en su restaurante, y le gustaría que los visitara.

En la noche misma estaba en proceso de decidirme.  Nunca había dejado a Félix sólo, pero esta noche, lo dejaré una hora, cuando duerma.  Entonces llego al restaurante, la fiesta pasa en el sótano.  Me siento en una mesa.  Dos minutos más tarde, alguien me trae un “cuba libre” de parte de Bonifacio.  Estoy sorprendida.  La música sur-americana es buena, no me aburro.  Una hora más tarde me levanto, para irme.  Pregunto por Bonifacio para así agradecerle personalmente.  Llega e insiste para acompañarme a mi apartamento: no quiere que me vaya sola.  Llegamos frente a mi apartamento, me saluda y se va.  Me dejó pasmada: no trata de ir más lejos.  ¡Es un caballero de verdad! No hay ningún hombre que se comporte así en Francia, con tanta delicadeza.  Así era Bonifacio.  Ya lo amaba.

Un día, lo invité para cenar conmigo.  Me contó su historia:

  • Su profesión de artificiero
  • Su causa: “la independencia de Canarias”
  • Su presencia en Francia
  • Y toda su cultura Guanche

Recuerdo que esa noche duró toda la noche. Había tantas cosas que contar.  Tomó tiempo.  No hablaba español, él no hablaba francés pero nos entendimos.  Todavía no sé cómo…

Pues, venía más y más a casa.  Félix lo adoraba.  Bonifacio cocinaba todo el tiempo: su comida era deliciosa.  Lo presenté a mis amigos.  Lo apreciaban y lo respetaban porque era auténtico, inteligente y generoso.  Jugaba mucho con Félix.  Lo llevaba en su mano subiendo las escaleras.  Yo vivía en el cuarto piso.  Su fuerza era impresionante.  A Félix le gustaba disfrazarse, escribir y actuar en representaciones: Bonifacio adoptó la creatividad de Félix.  Era precioso verlos así.  Félix estaba orgulloso de Bonifacio, en compañía de sus amigos.  Igual que yo, Félix le enseñaba a hablar francés.  Bonifacio le enseñaba a silbar, comer el mojo picante, comer con las manos sin tenedor, jugar pelota o la lucha canaria.  Los niños jugaban a ser vaqueros e indios, los indios de Félix eran los Guanches.

Bonifacio era clandestino, necesitaba papeles.  Busqué para él, el mejor abobado, el que defendía a los asilados políticos, los vascos en particular.  El abogado era el señor Iogna-Prat.  Ese abogado le obtuvo el estatus de asilado político.

Desde mayo de 1981, Bonifacio tiene sus papeles en orden así que puede trabajar oficialmente.  Se va del restaurante y consigue un trabajo de soldador en el puerto de Gennevilliers.  Los jefes lo aprecian: es normal porque prácticamente hace el trabajo de cuatro personas.  Bonifacio se integra bien.  Alquila un cuarto en una gran casa en la cual ya viven tres parejas y un jovencito “Xavier” (Xavier es el amigo de Félix).  La gente de la “casa de los martirios” nos ha convertido en sus amigos.  Bonifacio comparte las dos casas, la suya y la mía.  ¡La vida es bella!

Todo el mundo lo quería y lo admiraba, era el amigo de todo el mundo en el barrio.  En el verano como en el invierno, usaba camisas con mangas cortas.  Era desconcertante pues nunca tenía frío ya que siempre estaba caliente.  Él decía que tenía el Teide en el pecho.  Me acuerdo de su manera de sacudirse la nariz cada mañana.  Ingería agua por la nariz y la escupía por la boca.

Yo tenía dos pájaros en la casa, dos mandarinos.  Una mañana la hembra estaba como medio muerta.  Lo veo de nuevo tomar en su gran mano ese pajarito al pico de coral.  Le masajeó la barriga con suavidad.  Sabía que el pájaro iba a morirse si no le quitaban los huevos.  “Tranquila Catherine, no va a morirse” me dijo.  Quince minutos más tarde, el pájaro estaba curado, de pie y piaba.  Él conocía la naturaleza.  Cuando estábamos en el campo, encontró todas las hierbas salvajes necesarias para cocinar.

Un día cuando decidí cambiar la moqueta, fue él que la puso.  Había un recorte complicado que hacer alrededor de la chimenea.  Sin ningún material, logró a cortar perfectamente la moqueta en ese sitio: como si el dibujo geométrico estuviese impreso en su mente.  Él era dotado e intuitivo.

Por supuesto, Bonifacio tenía un montón de defectos divertidos.

  • Solía olvidar su cigarrillo encendido en la nevera.
  • Solía perder sus llaves: una vez las encontré en el motor del coche.
  • Nunca llegaba a tiempo. Por otro lado, nunca usaba un reloj.

Hay muchas más historias que quisiera contarles a propósito de Bonifacio:

  • La casa de los Martirios en Clichy y las comidas pantagruélicas: las paellas, las gambas, las papas con la salsa mojo…
  • El gato Kity, sobreviviente de un invierno glacial. Bonifacio lo había recuperado detrás de la calandra de un coche, lleno de alquitrán.  Ese gato había sido agradecido con nosotros.  Nos lo llevamos con nosotros por todas partes.
  • La casa de Chavignol, la construcción de una mesa, bancos, camas. La viña que hizo revivir de nuevo.
  • El vuelo del mandarino en el campo de Correze
  • Los fuegos artificiales que preparó con arte: eran la alegría de los niños.
  • El obrero chino que se enfermó porque bebió demasiada leche creyendo que hubiera sido tan fuerte como Bonifacio.

Y un día se fue.  ¿Por qué se fue?

En 1988 no logró obtener sus papeles.  La policía francesa lo amenazó con una posible expulsión.  Él sabía que no iba a beneficiarse de una amnistía de las autoridades españolas.  Viviane Marescot (la hermana de Franz-Yves de la casa de los Martirios) le dio la oportunidad de trabajar en Nueva York en la marina de su esposo.  Entonces eligió esta opción, todo el mundo estaba feliz por él.  Nadie tuvo la idea que los caminos de los unos y los otros se separarían rápidamente, con el paso de los años, de los acontecimientos, de la vida de cada uno…

Yo fui a verlo tres veces, en la marina del Bronx:

  • En 1989, estaba sola
  • En 1997, estaba sola
  • En 1999, estaba con Félix

No logré a devolverlo a Francia.  Tuvo dos hijos en Nueva York.

(Por fin, en 2012, él habría tenido 4 hijos con Tamika, Puerto Rico)

¿Por qué Bonifacio murió?  Su muerte es aún un misterio.  Pero todos sabemos que alguien lo mató.

Yo escucho aún sus palabras: “Francia era un paraíso, aquí es el infierno.”

Estoy aquí con ustedes para decirles toda mi pena o lo apenada que estoy y parte de mi responsabilidad.

Perdón Bonifacio.  Te has ido sin hacer ruido, para no molestarme.

Yo realizo ahora lo que tú has representado en mi vida y en la vida de Félix durante 7 años.

Has sido nuestro ángel guardián.

Hoy estarán para siempre en nuestros corazones.

Tú eres “el gomero” ¡carajo!

 

Catherine  Le  Bars

Clichy-laGarenne,

Août 2012, Avril 2015

¿Podemos?  Independicémonos

Si se entra en Google Earth y se instala su aplicación para las Aguas Patrimoniales de todos los estados del mundo, se comprende bien cómo se posee realmente una nación: participando de las relaciones internacionales y ejerciendo sus derechos entre los demás.

Y ¿cómo se impide esa posesión a una nación si no tiene Estado, abortando el dominio sobre su territorio, sus recursos y sus propósitos nacionales frente a otros estados?  Una metrópoli calla a su colonia, cerrándole el acceso a la comunidad internacional, y al ejercicio de sus derechos nacionales.  Aislándola de las relaciones internacionales.  Impidiéndole que se desarrolle y capitalice para alcanzar ese status o protagonismo.

Todo estado ribereño de los mares del mundo tiene derecho, por los acuerdos del Derecho Marítimo, a sus 200 millas náuticas de Zona Económica Exclusiva (ZEE), ampliables a 350 mn.  Además, para prevenir la usurpación neo-colonial, tras el negro pasado de explotación ejercido por Europa, impide que una metrópoli pueda ejercer ese dominio en otro continente.  Pero resulta que eso es lo que hace España con la ZEE canaria, como se comprueba en la aplicación de Google Earth y las web de sus ministerios  Una exhibición de delito flagrante.  Usurpador.

Y ¿cómo se permite eso a un Estado miembro hoy del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, entidad garante del Derecho?  Porque casi todos los Estados miembros del Consejo de Seguridad hacen lo mismo.  Los lobos están al cuidado de las ovejas, en tiempos que la coalición USA-UE afronta el desafío asiático, y se reparte África y el Atlántico: las “prospecciones petrolíferas” no han sido más que una exhibición española para enseñar al mundo que esto es suyo,… y como se habrá visto, nadie protestó; los pocos que lo hicieron fue con el discursito verde de que ensuciara el turismo, que es el motor de nuestra dependencia, presentándolo como “el motor de nuestra economía”.  Pero ¡cada vez hay más plataformas petrolíferas pululando en nuestras aguas!

Para callar a su colonia, el resto es pan comido.  Colonizar es fácil: no dejar comer, sino a los amigos (de España).  A los vendidos a la metrópoli: los conquistadores y colonos –e hijos y nietos de…  Todo el que te diga esto es España, está comiendo del negocio (con ellos).

 

En los años 60 Canarias era casi autosuficiente, dando de comer a su alto poblamiento con su agricultura, ganadería y pesca canario-sahariana, en un régimen económico-fiscal y puerto-franquismo que eran evoluciones del secular Pacto de Estado, firmado entre Semidanes y Menceyes con España, suavizando la conquista sanguinaria –cruz y espada mano a mano-.

Con la transición y el Protocolo 2, nuestra organización social-política fue desarticulada con el sucursalismo: los partidos españolistas y el engendro amigo de Coalición Canaria, injertados mediante la televisión; detrás vino el mega-turismo y las macro-superficies, que desmontaron las áreas agropecuarias inmediatas a las ciudades y las mejores playas, haciendo negocios especulativos cimentado la corrupción más orgánica del Reino.  Así es como se dio de comer a los amigos.  También se impuso los medios de comunicación, que crean la opinión –y los púlpitos ya no llegaban a tanta gente-.  Todas las TV y demás media son españoles, no hay uno canario.

Hoy la dependencia alcanza el 80-90%, según sectores: ahora somos más colonia que nunca antes en el pasado.  Cada paso que dan en educación, comunicaciones, comercio, energía o seguridad, es una vuelta de tuerca, en una única dirección: crear dependencia, alejar la soberanía.  Aislarnos de la sociedad internacional, haciendo creer que estamos contentos de que hagan el negocio con nosotros; a costa nuestra, ¡que necesitaríamos del godo! Para vivir y representarnos.  Nos tratan así como a mujeres de hace unas décadas, que necesitaban la firma de su marido para abrir una cuenta corriente… Y es que tenemos que divorciarnos.

Porque este es un matrimonio de conveniencia: para los amigos (de ellos).  No para nosotr@s.  Con el 33% de desempleo y pobreza reconocidos –y según aumenta el turismo, no varía la tasa de paro-, el deber de los canarios es combatir a esos amigo (de ellos).  Nuestro deber es construir la Nación, ser ciudadan@s, para todos y sin tutorías.  Descolonizar, sustituir el ingente negocio que son las importaciones, para crear nuestro desarrollo con unas industrias que re-agropecuaricen nuestro campo y piscicultura.  Crear una Banca central que capitalice la Nación y cierre la sangría de riqueza, con un turismo que no nos subemplee y desangre: desarrollar energías y fuentes renovables, con el paraíso de estos recursos que somos, para crear un sector industrial-energético.  Fundar unos media isleños, que piensen de 350 millas náuticas para adentro mirando al mundo, no a la península y sus casposas telenovelas y debates.

Pero empecemos por denunciar a España ante el Tribunal de la Haya, UN y Google Earth, por esa exhibición usurpadora.  Alcémonos para levantar el Estado Soberano, pensando siempre desde nuestras 350 mn –un mar azul que brille– hacia dentro, hasta cada rincón de esta bendita tierra –siete estrellas verdes-, nuestra cuna.  Y de nadie más: los que hablamos canario –el amarillo en sus trigales y el blanco en sus rompientes-: nuestro habla es nuestra patria.  Estemos en las ocho islas, o por el mundo.

 

Solidaridad Canaria

Abril de 2015

     LA REVISTA “CASTALIA” (1917),

  Un capítulo en la vida de

     LUIS RODRÍGUEZ FIGUEROA

       Mártir de la democracia

 

Luis Rodríguez Figueroa nació el 19 de noviembre de 1875 en el seno de una familia dedicada a actividades comerciales en la localidad tinerfeña del Puerto de la Cruz.  Realizó estudios de abogacía en Granada, finalizando este periplo formativo hacia 1896.

Exponente de las generaciones que experimentaron la proyección modernistas de entre-siglos, pronto inició una prolífica producción literaria que destacó en diferentes publicaciones y colaboraciones periodísticas.  Desde finales del XIX, colaboró con artículos y poesías en periódicos como El Ideal, Iriarte o El Regionalista y, de forma particular, en La Palestra (1899).  También dejó temprana constancia poética con los poemarios Preludios (1898) y Venus Adorata (1902), al tiempo que se publicaba la novela El Cacique (1901).

En estos primeros años de centuria se descubre la cara cosmopolita propia de su lugar natal.  El peregrinaje del autor por las Islas y fuera de ellas se orientó al estudio de aplicaciones beneficiosas para la sociedad, como así registra la serie “Prosa viajera” (1909), que da relación de sus frecuentes viajes por Europa (Gran Bretaña, Italia, Francia, Alemania…).  El enriquecimiento de estas experiencias se tradujo en un mayor dominio de la expresión y en el perfeccionamiento del lenguaje, sin que ello supusiera una ruptura de las inclinaciones líricas de los inicios.

Será esta raíz de la que surjan los temas dedicados a la tierra, al sentir popular, a la exaltación del paisaje isleño y de las pervivencias pre-modernas.  Compuso odas de contenido ideológico, histórico y legendario, de las que destacan “El Hombre de la Tribu” (1901), “Guetón y Rosalva (1901) y “El Mencey Arautápala” (1919).  Estas composiciones constituyen la aportación lírica del portuense al anhelo contemporáneo de superar la fragmentación insular y de vertebrar un futuro autónomo y de cohesión sociocultural en el Archipiélago.

La etapa abierta por su elección a Cortes no tuvo solución de continuidad.  La coherencia ideológica fue pauta en su vida.  Ni siquiera eludió la sinceridad literaria en los prolegómenos de la contienda civil, cuando salía a la luz Banderas de la Democracia (1935).  Más allá de “la divisa por la que iba a morir” (Nuez, 1979: 85), esta obra supone una variación respecto de Nazir (1925), marcada por la revitalización de la dimensión política y sociocultural más combativa del escritor.  A escasa distancia temporal de su trágica desaparición, prevalece aquí la valentía de siempre, como al escribir El Cacique (1901), la “Crítica y comentarios de la dominación española en Canarias” (1908) o la “Primera Conferencia sobre renovación de la política insular” (1917).

Entre brumas de versiones oficiales y extraoficiales, el Golpe de 1936 facilitó el momento de confusión para hacerlo desparecer.  El catorce de julio, cuando otros responsables políticos estaban ya en vías de exilio, el diputado por Canarias de Izquierda Republicana embarcó con dirección a Cádiz, para continuar viaje por carretera hasta Madrid, donde iba a reincorporarse a las tareas parlamentarias.  A la llegada, la insurgencia había tomado el control de la ciudad y procedió a su apresamiento tan pronto fue identificado.  Todo apunta a que permaneció en distintas prisiones hasta el traslado a Tenerife, donde sería eliminado en el mes de octubre.   La familia fue expulsada de la casa familiar (saqueada y expropiada por el Régimen), mientras su hijo Guetón era igualmente encarcelado y asesinado.

A pesar de que las autoridades franquistas no alcanzaron a “concretar la personalidad masónica” más allá de lo expuesto (1897-1910), no haber presentado la preceptiva “declaración de retractación” y la incomparecencia a la citación judicial de 2 de junio de 1943 (prevista para las diez y media de la mañana) fue suficiente para que el Juzgado nº3 del Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y del Comunismo dictara una pena de doce años y un día de prisión menor al “procesado rebelde”, Luis Rodríguez Figueroa, por un “delito consumado de masonería (21 de enero de 1944).

El procesado quedaba además inhabilitado de forma absoluta y perpetua para “el ejercicio de cualquier cargo del Estado, corporaciones públicas u oficiales, entidades subvencionadas, empresas concesionarias, gerencias y consejos de administración de empresas privadas, así como cargos de confianza, mando y dirección de los mismo”.  Lo absurdo del asunto hizo que su hija Rosalva se dirigiera a la instancia para insistir en que su padre estaba desaparecido desde el catorce de julio de 1936, y que lógicamente “existe la imposibilidad de que su referido padre pueda comparecer para la aducción del descargo pertinente sobre el sumario número 206” (carta de 18 de junio de 1943)

Incompetencia o calculada y perversa intención de extender la guerra en el tiempo, el proceso hizo a la familia víctima de una prolongada represión pos mortem.  Las autoridades franquistas nunca reconocieron su muerte y la acción legal contra Luis Rodríguez Figueroa, declarado “en rebeldía”, quedó indefinida en el tiempo:

Luis Rodríguez Figueroa: “Autobiografía.  Yo, en mí y fuera de mí” (Arautápala, 1909):

            “Cada país tiene su grandeza y su monstruosidad relativa, y cada hombre lleva consigo algo de la idiosincrasia de su país.  Esto lo hemos aprendido en nosotros mismos, viendo como bajo este sol africano y entre estas gentes de aduar se nos duermen las energías como lagartos amodorrados por la canícula, y viendo también como se gastan en miserias de política trapera las inteligencias más despiertas, en lugar de confundir, noblemente, todos los esfuerzos para la reconquista de un ideal de progreso y de cultura” (Cfr. Rodríguez, 2010: 109-120).

 

PETROLEANDO UNAS CANARIAS DEPENDIENTES

            Dos cosas han quedado claras en todo este asunto del pesquero ruso: que estamos en riesgo y que estamos indefensos.

No se puede dar la impresión a nuestra gente de que el tema se ha resuelto con un “nos salvemos” porque las corrientes y los vientos le hagan llegar la mierda (nuestra mierda) a otros; habrá una y otra próxima vez si estos lejanos y cercanos genios siguen siendo los irresponsables de nuestro futuro.  El riesgo y la indefensión, ante tanta irresponsabilidad dependiente es lo que hay que combatir.

 

2014 XLIII Ruta de Bentejuí

Libreto 43 Ruta Bentejui 2014

XLIII  RUTA  DE  BENTEJUÍ

26 – 27 de Abril.  2014

 

En Memoria de los compañeros

Morongo  y  Guanapay

          Lo que comenzó a instancias de Jesús Cantero Sarmiento en 1967 con formato de actividad deportiva típica del Grupo Montañero de Gran Canaria, terminó hábilmente confiscada para ambientar la celebración del Gánigo de la paz en La Fortaleza Chica de Tirajana, mereciéndole al alcalde Vicente Sánchez Araña entre otras prebendas propias del franquismo, la de la Medalla de Isabel la Católica.

Por esos mismos hispánicos mangoneos, con misas reivindicativas del quimérico pacífico salto indígena al renacimiento con fusión de razas incluida, se produjo un parón en lo deportivo hasta que en 1973 bajo el incansable empeño de Jesús, el Gran Canaria la reincorporó a su programa.

Pero la Ruta que se conmemoraba con deportiva cautela política, congruente con la dictadura franquista, conllevaba un trasfondo genético que fue cuajando a medida que su esencia identitaria iba abriendo vereda.

La realidad, es que aquella ruta de montaña que buscaba el posible camino que nuestros antepasados emprendieron tras su salida nocturna de La Fortaleza del Bentayga, incitaba a conocer los parajes por donde los alzados lucharon la liberación de su tierra, y la necesidad de información fue calando. Con la búsqueda de respuestas históricas y arqueológicas la querencia de afirmación identitaria pedía más.

En 1977, los compañeros del Gran Canaria que venían trabajando en la consolidación de Solidaridad Canaria, recibieron la propuesta de Humberto Hernández Sosa, presidente entonces del grupo montañero, para que nos hiciéramos cargo de su continuación, con lo que La Ruta pasó de ser una actividad deportiva per se, a tener ya un carácter popular reivindicativo del derecho al conocimiento de nuestra historia y geografía dentro de un encuadre respetuoso con el rigor que merece.

La figura y gesta de Bentejuí y su gente en aquellos dolorosos momentos, es merecedora de deferencia épica, motivo de orgullo patrio y nunca de haber sido silenciada y tergiversada oficialmente durante más de veinte generaciones.  La memoria histórica canaria requiere, entre otras muchas prioridades, un desagravio donde se aclare quién verdaderamente fue el último Guanarteme y cuán honorable significado tuvo para su pueblo, su historia memorable y dignidad, el elegir el desriscamiento ante la vejación de ser capturado por un enemigo de condición mercenaria y carente de la más mínima ética.

Cuarenta y tres años son toda una vida y la ininterrumpida continuación de La Ruta es una muestra de ánimo que confirma que querer es poder.  Ha quedado demostrado que el empeño es muy capaz de vencer ataques y desidias de todo género, y así esa conjugación de interés por conocer histórica y físicamente lo nuestro, ha sido capaz de llevar a las cumbres a un puñado de miles, de los cuales muchos cientos han repetido en infinidad de ocasiones, dándole a La Ruta una solera indiscutible.

La Ruta de Bentejuí es del pueblo y ha de cumplir respetuosamente la función para la que se ha ido moldeando durante tanto tiempo por varias generaciones ya.  Debería continuar siendo una reivindicación seria, documentada, ajena a intentos esporádicos de ser usada de trampolín de grupúsculos que de no ser su exclusividad, la prefieren debilitada o reventada.  El que siga cumpliendo años y siendo expansión continuada de padres a hijos dependerá de todos, tanto cercanos como lejanos, y del ahínco con que se vaya apoyando y defendiendo su continuidad como incubadora de identidad reivindicativa.

 

Solidaridad  Canaria

 

Esta XLIII Ruta de Bentejuí la dedicamos a la entrañable

Memoria de los compañeros  MORONGO  y  GUANAPAY

Ruta de Bentejuí 2010

 

Comenzó este 2014 con el duro golpe de la marcha de Morongo el día primero del año, y mientras tratábamos de asimilar que las conversas pendientes sobre nuestras cosas y sus libertades, entreveradas en el humo de su virginio de castrado filtro, tendrían que cambiar dimensionalmente, y que ni así ripiaremos los huecos de tanto que quedó pendiente de hablar, de transferir, de tanto conocimiento ancestral acumulado en su trastienda de lo visto y lo vivido…  tanto proyecto en camino pendiente de pasar a terceros, tanta libertad por la que luchar…  Pues mientras andábamos entre esas maguas y corajes, Guanapay decidió marcharse también, aunque no nos cogió tan de sorpresa pues nos había dejado claro que quería irse ya, sin duda jarto de tanta miseria política, y seguramente añorando reunirse con su compañera de luchas y sentires.

 

 

Para Solidaridad Canaria Regina Ahumada y Faustino Santana Ramírez, han sido, son y lo seguirán siendo nuestros compañeros entrañables y ejemplos de dedicación y entereza ante las no pocas adversidades que hubieron de afrontar.   Regina reunía la dulzura maternal de la mujer chilena con los recios arrestos de la maestra y luchadora social sin fronteras, que asumió nuestra brega de descolonización con tanta entrega como con la que ganó nuestros afectos.  Guanapay, con los adentros bien amueblados pa lo que hubiera menester, armonizaba un pronto calentón ante la injusticia y un desbordable sentido de la coña y risa rauda para con los amigos y compañeros.

En páginas aparte aportamos algunos párrafos del artículo de Juan García Luján que titula “Guanapay y Regina, historia de amor en tiempos de lucha”, que merita ser leído.  (http://juanglujan.wordpress.com/2014/02/11)

Con respecto a Antonio Quevedo Navarro, el Morongo cabrero, el Sabio de la Tierra, bregador constante a favor de todo lo nuestro, hay mucho por hacer saber.  Cuando anduvo por Chiapas, le dejó un libro sobre Secundino Delgado y una Bandera Canaria al Subcomandante Marcos pa ir haciendo pella internacional.  En 1998, en la Guatemala de las esperanzas, aportó sus saberes y consejos como capataz agrícola y mandó a buscar a la inquebrantable Rosa Delia, para que pasara sus vacaciones haciendo el censo del campesinado en lo más recóndito y duro de la selva guatemalteca.

Huerto escolar de Arucas

Rosa, en el decir de Morongo, “la compañera, hermana, amiga”… jugó ese papel siempre discreto, de permanente dedicación y aguante a la vera de un Antonio veces difícil de conllevar, que requería de “cabestro” largo, pero que según ella por ser de “ley” regresaba siempre al soco del goro.

Rosa Delia es un ejemplo de silenciosa discreción, que requiere el conocerla para saber lo entrañable e indispensable que es.  Nos atrevemos a decir que mucho de lo que Morongo logró tuvo como puntal a esa Rosa tan ajena a las espinas del egoísmo y que gracias a Morongo nosotros contamos hoy con ella como amiga y compañera.

 

 

http://juanglujan.wordpress.com/2014/02/11

La historia de Faustino Jesús Santana Ramírez y de su compañera de vida Regina Ahumada daría para escribir el guion de varias películas.  Un amor que superó fronteras, procesos políticos, encarcelamientos y distancias.  Jesús Santana fue un hombre comprometido con su país, en los tiempos en los que el compromiso significaba peligro de muerte, tortura, encarcelamiento o exilio.  El pasó por casi todo eso…

Faustino recibió medio centenar de postales de muchos países.  Le llamó la atención una con el mapa de Chile “que país más grande”, y la carta de Regina fue la única a la que respondió.  Regina tenía su vida como profesora en Chile.  Pero el amor no sabe de vida sedentaria, así que decidieron casarse por poderes…  en París acababa de ocurrir el mayo Francés, gritos de la imaginación al poder mientras al sur de los Pirineos Franco dirigía la España una grande y libre con mano de hierro, mientras los demócratas canarios se organizaban en el Movimiento Canarias Libre tras la ejecución del Corredera.  Frente a los tiempos de silencio que se vivía en Canarias, Regina le habló a Jesús del movimiento de la Unidad Popular, de un pueblo que soñaba una revolución alegre al servicio de los pobres.  No le costó convencerlo, y el nuevo matrimonio viajó a Chile.  Regina era una militante de la Unidad Popular y compartió la alegría de la victoria de Allende con su amor canario.  En medio de los sueños políticos nacía una familia, llegaron tres hijos: Eloy, Pancho y Carlos.  Faustino se implicó también en Chile, y militó en el Movimiento Izquierda Revolucionaria de Chile. Pero llegó el septiembre sangriento de 1973, los tanques patrocinados por Estados Unidos aplastaron la revolución pacífica de Allende.  Regina pagó caro su militancia en la UP, fue apresada.  Los carabineros querían machacarla y la metieron en una cárcel de hombres.  Pero Regina ya había estado antes en la prisión realizando un trabajo social con los reclusos.  Los presos la reconocieron…  Los milicos no soportaron la integración de Regina en la cárcel y la dejaron en la calle por la noche, a la hora del toque de queda.  Pero al salir, unos pescadores del pueblo de Chañaral la escondieron en una barquilla y allí pasó la noche antes de regresar a casa de su familia, donde la abuela cuidaba de sus hijos.  También detuvieron a Faustino… a un campo de concentración.

“Guanapay” (enero 2014) Ejemplo de dignidad y honestidad.

En 1974, con Franco todavía vivo, la familia Santana Ahumada regresa a Canarias.  Faustino Santana no sabía estarse quieto, no era capaz de vivir en una burbuja, ajeno a los problemas sociales y la falta de libertades en su país.  Por eso entró en el Movimiento para la Autodeterminación e Independencia de Canarias (MPAIAC).  Con 52 años podía haber pasado, por su delicado corazón, a sus asuntos, a criar los hijos sin complicarse la vida.  Pero no era capaz.  Algunos lo llamaban el “viejo” porque era uno de los militantes del MPAIAC con más edad, aunque su nombre de guerra fue “Guanapay”, como la montaña de Teguise.  Lo detuvieron en dos ocasiones.

La primera vez fue en 1977, lo acusaron de pertenencia a banda armada, no se le imputó ningún delito de sangre, pero los cargos por realizar propaganda independentista y tenencia de banderas de siete estrellas verdes podían salir muy caros.  Además Faustino Jesús no se estuvo parado ni en la cárcel.  Participó en una huelga de hambre y un motín en Barranco Seco.

Durante la huelga de hambre Regina llegó a plantarse en la puerta de la cárcel, delante del vehículo del temido director de la prisión, y le pidió que atendiera a los presos en huelga de hambre porque peligraba su salud, algunos tuvieron que ser enviados al hospital.

(http://elpais.com/diario/1977/08/12/espana/240184819_850215.html)

La Ley de Amnistía sirvió para dejar en la calle a los presos políticos a cambio de una amnesia colectiva que libró de sentar en el banquillo de los acusados a todos los miembros del aparato represor de la dictadura franquista. Años después, en septiembre de 1979 volvieron a detener a Guanapay y a doce independentistas más.  Lo acusaron de pertenecer a los Destacamentos Armados Canarios (una escisión del MPAIAC).  Guanapay pasó cinco meses internado en la Enfermería de la cárcel de Barranco Seco porque tenía el corazón delicado (en Chile había sufrido un infarto mientras huía de la policía).  En el juicio se demostró que el arma encontrada en su casa fue consecuencia de una trampa protagonizada por un chivato de la policía.

Preocupado por la defensa de la cultura canaria, fue miembro de la directiva de Solidaridad Canaria, siendo su tesorero entre 1979 y 1984.  Tras su retirada de la militancia política activa, sus hijos recuerdan que Faustino Santana lamentaba que la bandera de 7 estrellas verdes fuera patrimonializada por muchos que persiguieron a los nacionalistas durante la dictadura y el posfranquismo (con UCD), los que entienden la patria como un solar en el que se puede especular para aumentar su cuenta corriente.

En la madrugada del lunes 10 de febrero, el corazón de Faustino Jesús Santana Ramírez se paró para siempre…  Sobre el cuerpo de Guanapay una bandera nacional canaria y la añepa que Solidaridad Canaria le había entregado… el pasado 9 de diciembre de 2013.  … Guanapay y Regina fueron dos militantes de la vida, dos seres que se sintieron comprometidos con su tiempo y con sus pueblos.  Sus nombres no los verán en los textos oficiales de la historia de Canarias y de Chile, ni en los manuales académicos que resumen la trayectoria del nacionalismo canario.  Pero la libertad que hoy tenemos tiene mucho que ver con la que no tuvieron ellos, por eso ahora que la vamos perdiendo, en estos tiempos convulsos en los que se van aplastando los derechos por los que ellos lucharon, hace falta volver a recordar su historia de amor y lucha.  Si en este país volcánico contáramos con unos cientos de militantes dispuestos a entregarse a la batalla contra la dictablanda que vivimos con la honradez y dignidad que Guanapay y Regina combatieron en la dictadura, no lo tendrían tan fácil los caciques que hoy ocupan las poltronas que amparan tanta desvergüenza y latrocinio.

 

LLAMAMIENTO A LOS PARTICIPANTES

DE LA XLIII RUTA DE BENTEJUÍ

 Desde hace treinta y cinco años, venimos incluyendo anual e ininterrumpidamente un llamamiento al personal que acude a la Ruta.  En él recordamos que abrir un camino que nos acerque a lo nuestro, siempre ha sido largo y costoso, que la Ruta de Bentejuí no sólo nos coloca frente a una naturaleza que puede ser dura, con bajadas peligrosas en las que hay que extremar nuestra solidaridad para quienes nos acompañan por primera vez, sino también con el trabajo nacional de tantos que años tras año, paso a paso, Ruta a Ruta, han ido descubriendo trozos de nuestra historia, de nosotros mismos, dando luz a una identidad colonialmente apagada por la que luchar.

Por estas fechas se nos pone de manifiesto una vez más la ausencia de colaboración institucional que es una vía rompedora como lo es también la mucho más grave, por venir de personal supuestamente “cercano”, que siembra ardides y mañas ausentes de dignidad y respeto cuando no les funciona el “quítate tú p’a…”.

Al llamamiento de este año por el cuido de la buena marcha de La Ruta le añadimos la recomendación, mientras andamos las patrimoniales veredas por las que anduvieron nuestros ancestros y ganados, de que meditemos profundamente en la necesidad de involucrarnos en la brega de soluciones con que parar la destrucción de nuestra patria.

Reiteramos la necesidad de hacer pella en defensa del ganado guanil que está siendo masacrado en nuestros riscos cumbreros y sobre la necesidad de informarnos e informar que:

A la enorme explotación económica que sufre el Archipiélago como mercado cautivo de 13.797.564 pernoctaciones hoteleras anuales + 1.500.000 de población nativa y 400.000 foráneos fijos (interinos), hemos de añadir la conversión de las islas en inadmisible “cabeza de playa”, “vanguardia” de militar agresión que aleja 1.400km. de la Península Ibérica, la frontera de guerra.

Según la prensa española, el jefe del Mando de Canarias, Martín Villalón aseguró el pasado 6 de enero, que:

  • “Las tropas isleñas deben consolidar su papel predominante en África” y reivindicó que,

El Archipiélago es básico como “vanguardia” ante “posibles intervenciones en ambiente desértico”.

El Archipiélago canario se ha convertido en gran base militar destinado a la recolonización en curso del continente y como “frontera avanzada en el continente africano”.

  • La isla de Fuerteventura viene sufriendo una creciente remilitarización de “interés para la defensa nacional” como base de operaciones destinadas a las intervenciones en África.
  • El Aeropuerto de Gando y el Puerto de la Luz y de Las Palmas, en Gran Canaria, han sido convertidos en las principales bases logísticas.
  • Militares formados en Canarias llevan más de un año preparándose para participar en la ocupación de Mali.
  • Una nueva cárcel para 5.000 prisiones ha sido construida ilegalmente en Gran Canaria. Podría ser una New Guantánamo.

 

Solidaridad  Canaria

 

 

2013 XLII Ruta de Bentejuí

 

 

Libreto XLII Ruta de Bentejuí

 

XLII  RUTA  DE  BENTEJUÍ

27 – 28 de Abril.  2013

EL  ARCHIPIÉLAGO  CANARIO  ANTE  SU  FUTURO

 

            Los acontecimientos se agolpan de forma precipitada y temible.

Ni los más viejos de las Islas recuerdan tal tropel de situaciones a cual más grave y determinante no solo para nuestro futuro, sino, y sobre todo, para las generaciones venideras.

La huella ecológica del Archipiélago, la situación económica de nuestro pueblo, la dependencia asfixiante del exterior, la carrera suicida en busca de energías fósiles, …y, como sempiterno telón de fondo, el trato que se nos aplica desde el gobierno de la Metrópoli y del colonial.

Los canarios hemos dado pruebas de nuestra capacidad de sacrificio y esfuerzo ente las adversidades desde hace siglos.  La Historia, con mayúsculas, está ahí para dar fe.  Pero ahora se da una circunstancia inédita: por ahí fuera no están como para ayudarnos a resolver nuestro problema.  Como afirma el Profesor y escritor José Luis Sampedro el sistema nacido en la Edad Media ya no da mucho más de sí, está agotado.  Ahí radica la esencia de esta crisis global.

Apoyándonos en referencias más próximas se puede afirmar que hemos llegado a un punto de no retorno, y las cifras, duras e incontestables están ahí para desmentir a los ilusos –o los perversos- que nos quieren vender otra realidad.  No podemos seguir aplicando la táctica del avestruz sine die.  O no llegaremos a tiempo.  Es decir, no llegaremos.

Cuando oímos a nuestros especialistas, de aquí, de la tierra, clamar angustiados por la dramática situación de insostenibilidad medioambiental que presenta el Archipiélago, y las cifras que nos da el Arquitecto Faustino García Márquez de superficie agrícola abandonada en los últimos 20 años, de porcentajes de dependencia alimentaria del exterior -95% en cereales, 90 en lácteos, 60 en frutas, etc., frente a la de la metrópoli -15%, ya que España es país agro-ganadero, o cuando descubrimos que nuestra huella ecológica no es de 3 veces nuestro territoriocomo ocurre a España-, sino de 11 veces la superficie terrestre del Archipiélago,  no podemos seguir escondiendo la cabeza y siendo complacientes con gestores de lo público que nos hunden en el fondo del barranco.

Cuando leemos los documentados trabajos del Ingeniero Roque Calero Pérez, verificando científicamente la gravedad de la situación y demostrando la enorme potencialidad de soberanía energética con fuentes renovables que tenemos en el Archipiélago, no podemos seguir siendo complacientes con políticos que nos quieren seguir imponiendo la dependencia del petróleo, atendiendo antes a los intereses de las grandes petroleras –y quizá otros inconfesables- que a los intereses del futuro del Archipiélago en términos de sostenibilidad y soberanía energética.

No les interesa el futuro de las Islas ni de las futuras generaciones de canarios.  Pues a nosotros tampoco nos ha de interesar este tipo de individuos.

El ejemplo a seguir lo tenemos aquí mismo, demostrado, verificado y reconocido internacionalmente en la Comarca del Sureste de Gran Canaria.  Pese a las persecuciones políticas, al ninguneo y las campañas de silenciamiento, pese a los intentos de asfixia financiera contra todas las iniciativas autosostenibles a las que se recortan subvenciones, pese al sospechoso empeño en colocarnos la bomba de la planta Regasificadora, -con todos los informes medioambientales en contra-, nuestra obligación en este momento, al margen de posicionamientos de apoyo puntuales de algunos políticos, que bienvenidos sean, es continuar la lucha en defensa de nuestra tierra, de la soberanía energética, por el equilibrio medioambiental, por la dignidad de nuestro pueblo porque en ello nos va nuestra subsistencia, y con ello colaboraremos de la mejor forma posible a construir un mundo más justo, más solidario, autosostenible y en condiciones de ser heredado por nuestros hijos.

Ese es el ejemplo que ha dado el pueblo majorero en Lanzarote y Fuerteventura y de ahí nuestro reconocimiento en esta 42 Ruta de Bentejuí, abanderando la lucha del Archipiélago por un modelo energético soberano, que mira hacia el futuro con dignidad, sin sometimientos a los nuevos caciques petroleros del S. XXI avanzando en nuestro desarrollo sin la exclusiva dependencia del exterior.

Ese es el auténtico y único modelo de avance y esa es nuestra obligación y nuestra responsabilidad.  No cabe otra.

 

    Solidaridad  Canaria

Archipiélago Canario, 27 de Abril de 2013

A las mujeres que han pecho pella en pos de las libertades, especialmente a las compañeras que junto a los puntales de nuestra descolonización, silenciosamente amasan por la liberación de nuestra tierra.

Nuestro afectuoso saludo a ejemplos como el de Regina, Meri, Hanna… y tantísimas otras, compañeras, madres, hermanas, hijas,… matriarcas canarias o no, mayores o jóvenes que en la clandestina sombra, han estado amasando pella para que la lucha continúe, para que el hijo se nutra de tradición, para que la semilla germine, para paliar la ausencia carcelaria o el exilio del compañero.

Esas verdaderas alzadas. Cuyo ejemplo de dedicación, prioritaria, objetiva, respetuosa con nuestra causa… tanto contrasta con actitudes egocéntricas o ajenas, que optan por intentar fraccionar, debilitar o romper, que es decir traicionar.

 

 

J.M. SORIA

EL F. GUANARTEME DEL PETROLEO

Todas las guerras de conquista colonial que en el mundo han sido, han precisado para su desarrollo y éxito de la colaboración de nativos traidores a su propio pueblo.  Las españolas no son una excepción.  Así fue en América, en Asia y así fue aquí en este Archipiélago del noroeste africano que hoy constituye la colonia de Canarias.  Valgan los ejemplos de Fernando Guanarteme en Tamarán o de los menceyes “de paz” en Achinet, especialmente Añaterve.  Nuestra sociedad precolonial tenía su estructura de clases y fueron precisamente algunos miembros de la clase dominante los que, buscando salvaguardar –o aumentar- sus privilegios, apoyaron al invasor traicionando a los suyos y arrastrando tras sí a las partes más débiles: las clases subalternas que, de esta forma, se someten al dominio español.

El esquema se repite cuando, tras la conquista militar, viene la etapa colonial y a la nueva oligarquía foránea se une una cierta “aristocracia” indígena que acepta de buen grado la transculturación y se enfrenta a sus compatriotas, incluso militarmente, cuando lo requiere el servicio de sus nuevos amos europeos.  Tal es el caso de las cuadrillas de “guancheros” –como los hermanos Tacoronte- usados por los españoles para cazar a sus compatriotas guanches alzados y a los esclavos cimarrones.  El sistema pasa luego del esclavismo a una estructura de clases, escasamente permeables, con una aristocracia segundona implantada con la conquista que detenta la mayor y mejor parte de las propiedad de la tierra y el agua, una escasa capa burguesa fundamentalmente comercial y una creciente masa de población explotada formada por nativos y por emigración española, portuguesa y morisca que posteriormente va a desembocar en el proletariado moderno.  Con las últimas independencias de las colonias americanas y al calor de las mismas, sectores de la burguesía criolla se plantean la descolonización y la consiguiente independencia del Archipiélago.  Esa aspiración la monarquía española la combate con la división del Archipiélago en dos “provincias”, la concesión del sistema de Puertos Francos y el nombramiento de ministros “canarios” como León y Castillo –decidido impulsor de la política colonial española en África- o el lerrouxista Guerra del Rio –que planteó la venta de la Gomera al gobierno belga como base para el aprovisionamiento del Congo- en el papel de nuevos F. Guanartemes que mantengan intacta la dominación colonial.  El colono nos somete con sus regalos de caramelos envenenados.

Esta estructura –salvo el breve interregno de esperanza que significó la segunda república española y posiciones políticas como la de Guillermo Ascanio, ahogadas en sangre- llegará casi intacta hasta las postrimerías del franquismo y el inicio de la monarquía borbónica que impuso el dictador que también contó con ministros del fascio “canario” como Blas Pérez o Camilo Menéndez.  Este final de época va a coincidir históricamente con el abandono por España y Portugal del grueso de sus colonias africanas y con el nuevo impulso de los movimientos independentistas canarios y el renacer del sentimiento diferenciado de canariedad.  El Estado Español, que ni siquiera bajo la férrea dictadura fascista logró su unidad nacional, se vio enfrentado a las reclamaciones de soberanía de sus naciones integrantes y, para frenarlas, se inventó el precario “Estado de las Autonomías” del que en principio quedaba excluida Canarias.  Los movimientos populares en Canarias con rechazos tan evidentes y extendidos como los mostrados ante el Mercado Común –hoy UE- que se salda con una forzada integración y la precaria salvaguarda del llamado “Protocolo 2” o la negativa a la militarización en el Referéndum OTAN y el avance de planteamientos soberanistas como los de UPC hacen que, por la puerta trasera y sin Referéndum de aceptación aparezca en esta colonia africana primero la “Preautonomía” y luego la pseudo-autonomía que “disfrutamos” con el apoyo de las burguesías criollas y las coloniales de reciente arribada y el nuevo nombramiento de ministros “canarios” que maquillen la dominación  y controlen al personal.  El primer nuevo F. Guanarteme de esta etapa fue Jerónimo Saavedra que, además y de propina, se encargó de acabar con diferenciaciones como las del Protocolo 2 de relación con Europa.  El caramelito envenenado era la total integración en las políticas comunes europeas, agraria incluida, y la lluvia de millones de euros que traerían consigo.  Otra vez sin novedad en la colonia.

El sistema autonómico modificó –con la complicidad culpable de los gobiernos “canarios”- toda la estructura económica de Canarias, pasando a un segundo plano la agricultura de exportación, desapareciendo casi la de consumo propio y pasando el turismo –y el consiguiente boom de la construcción- a ser la base fundamental de nuestra economía.  Esta vez los caramelos envenenados tienen nombre como REF, REA, RIC o los más europeos como ultraperiferia, FEDER o POSEICAN pero siguen siendo los viejos caramelos envenenados que consumen muy a gusto la lumperburguesía dependiente.  A los antiguos terratenientes criollos, muchos reconvertidos a hoteleros, y a la burguesía comercial tradicional se unen ahora los “señores del ladrillo” y los nuevos ricos de la especulación.  Los “pelotazos”, el cohecho, la corrupción en suma, se asienta con fuerza en un Archipiélago que sigue poniendo de relieve su condición dependiente y explotada en todos los índices sociales y económicos desde el paro a la pobreza o los costos laborales.

La crisis financiera –el crash del 2010- trajo como resultado una crisis económica global y nos lleva aceleradamente a una crisis social que afecta a todo el sistema capitalista.  A salvar el sistema financiero se dedicaba a finales del 2010 el 39% del PIB mundial, frente al raquítico 4% dedicado en igual fecha a la recuperación de la economía productiva.  En el Estado Español, colonias incluidas, se instalan las posiciones más reaccionarias, plegadas a los dictados emanados de los centros económicos europeos, subsidiarios de los gringos –que barren a la socialdemocracia y sus propuestas reformistas- e instauran una nueva época de desaparición del muy relativo “estado del bienestar” y destruyen las conquistas seculares de los trabajadores y de las capas populares.  Aquí, en la colonia, la situación es dramática para una buena parte de la población, con 300.000 parados y con más de 7.000 hogares sin ningún ingreso, la mitad de la población con ingresos menores a 500 € y el 40% por debajo de 380 frente –según la propia Agencia Tributaria- al 0,2% de nuestra población (unas 4.000 personas de 2 millones) que poseen el 80% de la riqueza del Archipiélago o las escasas 20 familias que controlan el 8% de TODO nuestro PIB.  Esto convierte la situación social de la colonia en potencialmente explosiva por lo que, aparte del miedo acumulado por una población que ha experimentado en carne propia la actuación de la derecha hispana y sus cómplices criollos, el gobierno español, como en similares etapas anteriores, se ha sacado de la manga un nuevo Guanarteme y un nuevo caramelo envenenado, el petróleo, pero esta vez más envenenado que otras veces.  El nuevo “Guanarteme petrolero” es un viejo conocido por sus negocietes  -personales y familiares- y trapisondas.  Es el pescador de salmones en fiordos escandinavos José Manuel Soria, fullero lambido, trapisondista y falsario embaucador que, con su troupe de mediáticos encantadores de serpientes financiados por REPSOL, nos prometen que el saqueo petrolero solo nos va a traer beneficios sin fin, que a su calor se crearán miles de puestos de trabajo, que acabará con el paro y habrán riquezas sin cuento y sin fin a repartir entre los canarios y todo ello sin contaminar, sin provocar ningún vertido, sin piche en las playas, con delfines y atunes saltando entre las torres de perforación de puro gozo y cantidades ingentes de soleados turistas que vendrán a contemplar los ríos de leche y miel de este País de Jauja que, gracias a REPSOL, al Gobierno español y a su ministro Soria, manarán de los pozos.  ¿Por qué será que me recuerda a Javier Krahe y su “hombre blanco habla con lengua de serpiente” que parece escrita ahora para el F. Guanarteme petrolero?

Miles son ya los artículos en Canarias que, desde ópticas conservacionistas medioambientales; de impulsión de energías limpias; de protección del turismo –motor actual de la economía canaria-; del Derecho Marítimo y la controversia de Estado Archipielágico con aguas exclusivas o de simple conjunto de islas frente al Continente Africano a miles de Km. de la metrópoli con solo tristes doce millas de aguas territoriales; de la distancia entre las concesiones a explotar y Fuerteventura –la misma que entre Añaza y Aguere-; de la más que probable contaminación de las aguas de las que se surten las desaladoras de las islas orientales; de la rapacidad pirática de las multinacionales petroleras en especial YPF-REPSOL… Todos son absolutamente reales y, más bien se quedan cortos en las estimaciones pero no son estas las razones de mayor enjundia para luchar denodadamente contra este nuevo saqueo colonial.  Me caben muy pocas dudas de que si el gobierno español, emperrado hoy en favorecer los exclusivos intereses de Repsol como medio de garantizar parte de su suministro petrolero, ofertara lo suficiente a las burguesías criollas isleñas muchas lanzas antiprospecciones actuales se volverían dúctiles cañas como expresa ya claramente el empresariado de Tenerife y Gran Canaria.  El Gobierno Autónomo –hoy coaligados CC-PSOE y otras CC-PP, que para el caso no varía- sin pretender nada más allá de un simple recurso retórico y demagógico ha puesto de relieve la realidad en los días precedentes y en este recién celebrado debate del Estado de la Colonia.  Para Rivero, España “nos trata como en otros tiempos, como si todavía fuéramos una colonia perdida en el Atlántico” mientras que el Sr. Barragán, recalcando la condición colonial, expresaba en el Debate que “no queremos ser españoles de segunda o tercera”  Todas estas jeremiacas lamentaciones son el método que el gobierno autonómico emplea ente el español para aumentar su réditos por el firme apoyo que suponen para la continuidad del sistema colonial al tiempo que les permite presentarse como salvadores patrios luciendo un nacionalismo canario del que carecen en la realidad práctica.  Definir nuestra situación como “colonial” sin plantear automáticamente la descolonización y subsiguiente independencia solo es ladrar a la luna.

Desde las posiciones de una izquierda canaria –opción evidentemente en construcción- tenemos que plantear una oposición frontal y total a este nuevo saqueo colonial pero no solamente –que también- desde posturas medioambientalistas de protección del territorio y sus recursos, sino conscientes de que tenemos que ir más allá.  Organizaciones de toda índole, políticas, sociales, económicas, culturales, municipales, insulares…, participaran en múltiples manifestaciones y acciones.  Debemos estar en todas ellas y más allá.  Juntos, sí, pero no revueltos.  Sabemos que una buena parte de la burguesía que hoy se opone a la rapiña petrolera se alinearía gustosamente al gobierno español si sus beneficios particulares fueran suficientes y sabemos, por la misma razón, que la posición del gobierno autonómico es dependiente, endeble y no fiable y es nuestro trabajo desbordarla.  La lucha, más allá de REPSOL, es por la soberanía y la construcción de un futuro socialista que acabe con la explotación tanto foránea como interna.

No olvidemos que frente a F. Guanarteme estuvo Bentejuí y frente a Añaterve, Bencomo.  Ahora nos toca elegir.

 

                                                                            Francisco Javier González

Canarias a 23 de marzo de 2012

LA TAMAZGH  EN LUCHA

            En 2009 decíamos que los repartos en la vieja y continua expoliación del Continente Africano, que tienen una de sus manifestaciones más importantes en el corredor de fuego que se viene creando aceleradamente en la franja que va desde el Archipiélago Canario a Egipto y del Mediterráneo hasta la altura del Río Níger.

La gravedad de la situación en la Tamazgha, lo confirma.  Por eso hacemos un llamamiento en favor de la divulgación de las noticias sobre las criminales intervenciones internacionales y el acoso de los gobiernos del Norte de nuestro Continente, contra los amazighes.

LOS  AMAZIGHS

Pueblo autóctono del norte de África

¿QUIÉNES  SON  LOS  AMAZIGH?

Los Amazigh (también conocidos como bereberes) son los pueblos indígenas del norte de África.  El ´termino bereber viene del latín barbarus, utilizado por los romanos para designar las poblaciones extrajeras a su civilización.  Los árabes la han tomado para distinguir, los Bar-bar o Barabir (Amazigh), de los Rum (romanos, bizantinos).  El término “Amazigh” significa en lengua Amazigh “hombre libre”.

La Tamazgha, el país Amazigh, territorio vasto y rico (norte de África), va a generar codicia.  Desde la antigüedad, la Tamazgha conoce varias oleadas de invasores: los fenicios (siglo X a.C.), los romanos (siglo II a.C.), los vándalos (siglo V d.C.), bizantinos (VI a.C.), árabes (VII d.C.), España (XV d.C.), Turquía (siglo XVI d.C.), Francia (1830), Italia (1911).

Originalmente, los Imazighen ocuparon un vasto territorio desde Egipto hasta el Archipiélago Canario, y desde el Mar Mediterráneo hasta el río Níger y los confines del África negra.  Luego, el espacio amazigófono fue inexorablemente reducido como lengua atropellada por los conquistadores, especialmente la arabización, que comienza en el siglo séptimo y continúa hoy día con más fuerza y agresión en todo el Norte de África, excepto en el Archipiélago Canario.  Sin embargo, aun cuando han perdido el uso de su lengua, como en las Islas Canarias, el Amazigh permanece firmemente apegado a su identidad ancestral.

El pueblo Amazigh tiene una lengua y cultura propia.  La lengua Amazigh tiene un sistema de escritura original, el tifinagh, desarrollado hace más de 3.000 años y conservado hasta nuestros días.  Existe igualmente otro sistema de transcripción en caracteres latinos, más reciente.

En el plano religioso, después de haber conocido durante siglos las prácticas paganas y animistas, el amazigh descubrió las grandes religiones monoteístas.  Judaísmo introducido por los judíos venidos en la época de Salomón (970 a.C.), después el cristianismo en el siglo I de la era cristiana por los romanos, y finalmente el islam con la llegada de los árabes a partir del siglo VII.  Pero incluso cuando se adoptaron las religiones de otros lugares, los amazigh siempre las han adaptado a su estilo de vida.  Por lo tanto, el monoteísmo nunca ha hecho desaparecer las creencias previas como los ritos animistas o la veneración de los santos locales (lugares y personas).

 

LOS  AMAZIGH  DE  HOY  DÍA

Los amazigófonos suman ya cerca de 30 millones de seres, repartidos en diez países: Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto (Siwa), Archipiélago Canario, Ceuta, Melilla (colonias españolas), Mauritania, Níger, Malí y Burkina Faso (poblaciones Tuareg).  Los amazigh de Marruecos son los más numerosos (entre el 40 y el 75% de la población, según fuentes) y en Argelia (un tercio de la población del país).

Las poblaciones amazighs ocupan fundamentalmente las montañas del Norte de África y el Sahara, refugios de identidad amazigh.  Las fronteras administrativas de los Estados reducen o prohíben a veces dramáticamente la libre circulación de los amazigh, limitando drásticamente los intercambios entre las comunidades y poniendo en peligro su modo de vida e incluso la supervivencia como es el caso de los tuareg cuyo territorio se oprimió en las fronteras de cinco países (Argelia, Libia, Níger, Malí y Burkina Faso).

La pobreza de los territorios donde encontraron refugio (montañas y desiertos) como consecuencia de las invasiones extranjeras y las leyes coloniales de expropiación, así como su deseo de libertad hizo que el amazigh (primero los hombres, luego las mujeres), fueran propensos a dejar su tierra natal por horizontes más o menos lejanos, en busca de su dignidad.

Por lo cual, se vieron obligados a emigrar a las grandes ciudades, y a Europa a partir de finales del siglo XIX, en particular a los países de sus colonizadores (Francia, España), donde fueron soldados durante las dos guerras mundiales y en las fábricas y obras de construcción donde son apreciados por su arduo trabajo y obediencia.

En el frente político, el amazigh no tiene reconocimiento como pueblo, y sus derechos siguen siendo hasta hoy ignorados en gran medida.  Como ha señalado el eminente escritos amazigh-kabilio Mouloud Mammeri, la unidad de destino amazigh ante la represión casi general, directa o encubierta, de los gobernantes coloniales y post-coloniales, se orienta a su diferenciación por medio del deseo de la cultura de emancipación y libertad.  De hecho, es exactamente la misma política de la negación y erradicación de la lengua y la cultura que se opone siempre a los amazigh por los distintos regímenes que gobiernan o han gobernado.

Esta política ya ha terminado su trabajo en el Archipiélago Canario, después de cinco siglos de castellanización obsesiva.  Hoy en día la lengua amazigh es un souvenirs incorporado a la memoria canaria, pero la toponimia y las tradiciones anteriores a la conquista española se han conservado.  El mismo proceso se está llevando a cabo sobre todo en Túnez, donde se practican los métodos de las prohibiciones, la intimidación, el terror y la violencia para impedir cualquier expresión de la identidad amazigh.  Paralelamente, la falsificación de la historia y la masiva política árabe-islámica, es una labor cotidiana de asimilación forzada de las poblaciones amazighs.

En Níger y Malí, para las poblaciones tuareg se trata simplemente de supervivencia.  La sequía se une al hecho de que los tuareg son marginados política, económica y socialmente, y por lo tanto no se benefician de la riqueza mineral de su subsuelo, controlada por el gobierno central y operado por las empresas multinacionales.  Esta es una amenaza de exterminio, lento pero programado, que llevó a la rebelión tuareg contra los Estados Nigeriano y Maliense en particular desde finales de 1980.

Gracias a la presión popular y reiteradas recomendaciones de la ONU, Argelia da al Tamazight, la lengua amazigh, el estatuto de “lengua nacional” en 2002 y Marruecos el de “lengua oficial” en 2011.  Sin embargo, este reconocimiento oficial no se ha traducido en ninguna ejecución legislativa o de medidas específicas para responder a las expectativas de la gente.  En revancha, los Estados de Níger y Malí redoblan los esfuerzos en favor de la lengua árabe y el islam, la religión del Estado.  Los reglamentos y las prácticas administrativas, especialmente la policía, trabajan diariamente para evitar cualquier forma de expresión Amazigh, incluida la prohibición de los nombres y las actividades asociativas.  El despojo de tierras y recursos naturales de los amazigh acentúa su empobrecimiento y cualquier disputa es reprimida violentamente.

Estas injusticias (políticas, económicas, sociales, culturales), la negación y el desprecio por ser amazigh, empujan regularmente –en particular a la juventud Amazigh- a rebelarse, como fue el caso en la Kabilia, especialmente durante la Primavera Negra del año 2001, durante la cual las fuerzas del gobierno mataron en Argelia a 126 personas.  Es desprecio, la corrupción y la represión son erigidas en formas de gestión de las aspiraciones de la gente a vivir en paz y dignidad con su propia lengua y cultura.

El mapa on-line de la Tamazgha es un recurso informático vía Internet, presentado por Solidaridad Canaria-CMA en el Congreso-Asamblea General de Djerba 2010 –y que está en construcción-, obteniendo un gran eco entre los asistentes y el respaldo para su desarrollo.  Integrará en un mismo mapa, en la pantalla de un PC u otro dispositivo, toda la información cultural, histórica, lingüística, social, política, económica, problemática de la emigración, o de interés general amazigh, que sea remitida desde todos los rincones de la Tamazgha y la Diáspora, por los informadores, expertos o simpatizantes, de nuestro movimiento.

Las fuentes de las noticias aportadas serán contrastadas por un comité técnico e integradas en el soporte cartográfico de base: un mismo mapa interactivo, con múltiples posibilidades de navegación y multi-contacto.

Los Imazighen –la comunidad de pueblos nativos del Norte de África, uno de los pueblos más antiguos de nuestra especie-, somos paladines de la libertad y la democracia, y aliados por ello de la Humanidad.  Nosotros los Imazighen –que significa “hombres libres”-, lucharemos interminablemente por la libertad, primer atributo y el más importante del hombre y la mujer africanos; y como tal, lo deseamos y respetamos, cuyos dueños y servidores pugnan por dominarnos a través de sus pantallas, como súbditos neo-feudales.  No lo permitiremos.  Y volveremos esas armas contra ellos.

Nosotros no haremos nuestra la llamada primavera árabe, mientras no signifique la igualación entera de nuestra condición cultural y humana a la des resto de la humanidad.  Lucharemos sin fin por nuestra visibilidad, hasta que logremos vivir en un mundo de naciones, culturas, pueblos e individuos dignos, comprometidos, responsables de sí mismos y de sus recursos físicos, sociales y culturales.  Nosotros tendremos nuestra Primavera Amazigh por la que estamos luchando.

Todas las instituciones de la sociedad internacional y todas la organizaciones civiles amates de la dignidad humana sabrán de nuestra existencia como comunidad de pueblos, y del sentido de nuestra lucha por salir de la opresión a que nos sometieron la conquista, la colonización y la neo-colonización; condición oprimida, que erradicaremos del suelo africano más pronto que tarde, y sin retorno…

Mientras la unidad africana se va restableciendo, en el terreno de los intereses comunes y en la acción internacional, los Imazighen iremos encontrando paso a paso nuestra confederación natural, espontáneamente, como ha mostrado la popularización de nuestro símbolo común, la Bandera de nuestra Tamazgha, asumida por los pueblos Imazighen lucha a lucha a partir del Congreso Mundial Amazigh de Tafira (Gran Canaria, 29.VIII.1997), que ha sido enseña de libertad y de lucha en primea línea en la llamada primavera árabe, soporte a todas sus insurgencias.  Debemos honrarla como tal, y dignificarla según establece el protocolo de uso para ello.

Este es un proceso ejemplar para los simpatizantes del CMA y todos los Imazighen, para que nuestras organizaciones funcionen por medio de principios representativos, y siempre al servicio de la Comunidad de Naciones de la Tamazgha; esto es, como la Organización para la Liberación y Confederación de los Imazighen: para el establecimiento y preservación de la Democracia, la identidad y la Sostenibilidad en todos nuestros territorios, desde el Sahara al Mediterráneo y desde el Atlántico al Mar Rojo.

¡Vivan los pueblos de la Tamazgha!

¡Vivan los Imazighen!

 

 

 

 

42  AÑOS  DE  RUTA  DE  BENTEJUÍ

            Se hace camino al andar decía el poeta –como casi todos ellos, sabio-.  Las veredas históricas de la Cumbre de Gran Canaria por las que nuestros ancestros hicieron frente con desventajosa pelea a los invasores de la tierra patria, llevamos más de cuatro décadas caminándolas en conmemoración de aquellas gestas.

Los que pegaron de chinijos de la mano de sus padres, hoy llevan hijos.  Los galletones, de ágil andar y firme paso, del principio ya somos abuelos y se nos han ido llenando las cabezas de canas y de brillores, y la osamenta de impedimentos.

En sus principios, éramos observados a distancia por la Guardia Civil, y de cerca por los infiltrados, unos claramente distinguibles y otros algo más camuflados.  Nada había que esconder, reivindicábamos identidad, nuestra historia real sin tapujos ni tergiversaciones.  Queríamos conocer nuestra geografía, flora, fauna y arqueología, tan ausente hasta la fecha en párvulos y universidades.  “La Ruta” así por tantos conocida, ha sido una pionera en generar identidad, muchos hemos aprendido a querer y respetar esta tierra, sus sonidos y olores cumbreros, pateándola.  Otros, unos poquitos de poco rigor e imaginación, y por tanto escasa capacidad constructiva, han querido, como el cuco, arrempujar poco constructivamente justo dónde y cuándo la pella disciplinada se hace exigencia vital en pos de un futuro digno.

Hubo un cuando en que también la oficialidad intentó un amago para eliminarla, pero cuarenta y dos años del andar de cientos venidos de todas partes, han  marcado el inquebrantable histórico camino.

En esos cuarenta y dos años, muchos se nos han ido.  La lista es grande, lamentablemente muy grande ya, por lo que en dos nombres quisiéramos recordarlos a todos.  Manuel Sánchez Verdeja, que se nos adelantó hace poco y cuando por edad no le correspondía, y uno de los entusiastas pioneros, Oswaldo Rodríguez –para nosotros Tito Estinga-, de pata flaca, risa coñona, cloquío de caña rajá y arrullo de palomo buchuo triunfante.  Fue de los guíos “que cantaba adelante”, y merece que le dediquemos unos párrafos en la próxima Ruta, si el enemigo con sus cuitas rastreras no logra hundirla.  De todos depende su madura defensa.

LAS  AGUAS  DE  NUESTRO  TERRITORIO

            Al no ser reconocido como Estado archipiélagico mientras no sea soberano, el Archipiélago Canario precisa del reconocimiento, como propias, de las aguas interiores entre sus Islas –cuya carencia es una de las aberraciones más cínicas del colonialismo español, amparado en un “laisez faire” colusivo por parte de la sociedad internacional-.

La titularidad sobre ese espacio físico y jurídico, nos es necesaria para validar el trazado de las líneas de base recta que definan el polígono virtual cuyo perímetro unifique entre sí los puntos salientes de nuestras Islas externas.  A partir de ese polígono-base, se delimitaría la Zona Económica Exclusiva, mediante la extensión de líneas paralelas a 200 millas náuticas –y en su caso, 350-, y conforme al criterio de mediana geométrica con el continente africano.

Lo mismo se haría respecto al Archipiélago de Madeira.  En el momento en que declarara su Soberanía e Independencia, nuestro Estado Nacional entablaría acuerdos con Portugal y Marruecos u otra entidad jurídica (Sahara) que detentase la soberanía sobre tierra limítrofe a nuestro espacio natural, es decir, dentro del ámbito de intrusión de esas 200/350 millas náuticas-.

Esas son las fronteras reales del Archipiélago Canario, sin son definidas de acuerdo al Derecho Internacional y del Mar, y la Declaración de Derechos Humanos por Naciones Unidas; y no los escuálidos 7.445 km2 coloniales –con una hora menos, por supuesto- que nos venden la propaganda humilladora que divulgan el criollismo y la cultura goda.

Por tanto, como nación, no vamos a exigir menos que eso: sencillamente, porque es de justicia para ser un pueblo digno entre los de la comunidad mundial. ¿O es que alguien cree que los canarios no lo merecemos?

2012 XLI Ruta de Bentejuí

 

Libreto XLII Ruta de Bentejuí

 

XLI  RUTA  DE  BENTEJUÍ

28 – 29 de Abril.  2012

A los Alzados de Lanzarote y Fuerteventura

Por la soberanía energética del Archipiélago.

EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO  ANTE SU FUTURO

 

Los acontecimientos se agolpan de forma precipitada y temible.

Ni los más viejos de las islas recuerdan tal tropel de situaciones a cual más grave y determinante no solo para nuestro futuro, sino, y sobre todo, para las generaciones venideras.

La huella ecológica del Archipiélago, la situación económica de nuestro pueblo, la dependencia asfixiante del exterior, la carrera suicida en busca de energías fósiles…, y, como sempiterno telón de fondo, el trato que se nos aplica desde el gobierno de la Metrópoli.

Los canarios hemos dado pruebas de nuestra capacidad de sacrificio y esfuerzo ente las adversidades desde hace siglos.  La Historia, con mayúsculas, está ahí para dar fe.  Pero ahora se da una circunstancia inédita: por ahí fuera no están como para ayudarnos a resolver nuestro problema.  Como afirma el Profesor y escritor José Luis Sampedro el sistema nacido en la edad Media ya no da mucho más de sí, está agotado.  Ahí radica la esencia de esta crisis global.

Apoyándonos en referencias más próximas se puede afirmar que hemos llegado a un punto de no retorno, y las cifras, duras e incontestables están ahí para desmentir a los ilusos –o los perversos- que nos quieren vender otra realidad.  No podemos seguir aplicando la táctica del avestruz por más tiempo.  O no llegaremos a tiempo.  Es decir, no llegaremos.

Cuando oímos a nuestros especialistas, de aquí, de la tierra, clamar angustiados por la dramática situación de insostenibilidad medioambiental que presenta el Archipiélago, cuando oímos las cifras que nos da el Arquitecto Faustino García Márquez de superficie agrícola abandonada en los últimos 20 años, de porcentajes de dependencia alimentaria del exterior –75%– frente a la de cualquier territorio –25%-, cuando descubrimos que nuestra huella ecológica no es de 8-10 veces nuestro territorio, sino de 70 veces el Archipiélago,  no podemos seguir escondiendo la cabeza y siendo complacientes con gestores de lo público que nos conducirán al fondo del barranco.

Cuando leemos los documentados trabajos del Ingeniero Roque Calero Pérez, verificando científicamente la gravedad de la situación y demostrando la enorme potencialidad de soberanía energética con fuentes renovables que tenemos en el Archipiélago, no podemos seguir siendo complacientes con políticos que nos quieren seguir hundiendo en los fósiles antediluvianos del petróleo, atendiendo antes a los intereses de las grandes petroleras –y quizá otros inconfesables- que a los intereses del futuro del Archipiélago en términos de sostenibilidad y soberanía energética.

 

No les interesa el futuro de las Islas

Ni de las futuras generaciones de Canarios

             Pues a nosotros tampoco nos debe interesar este tipo de individuos.

El ejemplo a seguir lo tenemos aquí mismo, demostrado, verificado y reconocido internacionalmente en la Comarca del Sureste de Gran Canaria.  Pese a las persecuciones políticas, al ninguneo y las campañas de silenciamiento, pese a los intentos de asfixia financiera contra todas las iniciativas autosostenibles a las que se recortan subvenciones, pese al sospechoso empeño en colocarnos la bomba de la planta Regasificadora, -con todos los informes medioambientales en contra-, nuestra obligación en este momento, al margen de posicionamientos de apoyo puntuales de algunos políticos, que bienvenidos sean, es continuar la lucha en defensa de nuestra tierra, de la soberanía energética, por el equilibrio medioambiental, por la dignidad de nuestro pueblo porque en ello nos va nuestra subsistencia, y con ello colaboraremos de la mejor forma posible a construir un mundo más justo, más solidario, autosostenible y en condiciones de ser heredado por nuestros hijos.

Ese es el ejemplo que ha dado el pueblo majorero en Lanzarote y Fuerteventura y de ahí nuestro reconocimiento en esta 41 Ruta de Bentejuí, abanderando la lucha del Archipiélago por un modelo energético soberano, que mira hacia el futuro con dignidad, sin sometimientos a los nuevos caciques petroleros del S. XXI avanzando en nuestro desarrollo sin la exclusiva dependencia del exterior.

Ese es el auténtico y único modelo de avance y esa es nuestra obligación y nuestra responsabilidad.  No cabe otra.

 

                                                                 Solidaridad  Canaria

Archipiélago Canario,

29 de Abril de 2012

 

SEMBLANZA  de  Elio

            Elio Rodríguez Figueroa (en realidad, Melo de segundo apellido), al que la gente de izquierda llamábamos El General, fue un ser especial, es decir, un hombre superior.

De él, sólo podemos hablar políticamente en el Archipiélago, después de sus 65 años; tras toda una vida como típico huido del fasci-franquismo, acabó convertido en un alzado.

Porque Elio hubo de afrontar un destino difícil, ya que con 16 años, su padre y su hermano fueron asesinado, en crímenes políticos ordenados por el Capitán General Franco en los paseos falangistas previos a su alzamiento de terror y exterminación.  Aquellos sucesos, que pudieron haberle vuelto un salvaje o un cobarde, le obligaron a evadirse de su tierra natal… para combatir; se fue a aprender a ser más humano –sin ceder un palmo de terreno ideológico-, combatiendo en todos los frentes de batalla ante la vileza de quien se erigió un mausoleo católico –el Valle de los Caídos- haciéndose acompañar por los esqueletos de sus víctimas (secuestrados en secreto de las fosas de cuneta)…  Los cuerpos de su hermano Guetón y de su padre –diputado del partido de Franchi y Roca en Santa Cruz- nunca fueron encontrados.

 

EL  POLÍTICO

Cuando pudo regresar, en la fase clandestina de la lucha frente a la dictadura –época del Partido Comunista de Canarias (años 70-80s)-, Elio acudía a asambleas secretas –siempre muy clandestino-, especialmente cuando se realizó el congresillo político celebrado en la sede de los sindicatos franquistas, en la calle llamada después significativamente “Primero de Mayo”.

Allí se alineó con lo más serio del marxismo frente a la dirección “eurocomunista” –que envió como comisario a Ignacio Gallego-, pero haciendo respetar el debate libre –algo que le honró mucho, porque fue un congreso muy tenso internamente, y rodeado de la amenaza ambiental más enervante (los grises)-: se discutía qué papel iba a jugar el Partido frente al fascismo que estaba travistiéndose en monarquía, fraude contra el que luchábamos casi en solitario, porque en el PSOE canario mandaba el “cabo de varas” del campo de concentración de Gando en el año de la derrota de los demócratas (1936)…

Las piruetas anti-soberanistas y anti-bandera canaria por parte de JC Mauricio fueron uno de los telones de fondo que utilizó el tramoyismo obediente que siempre le rodeó, para cerrar filas: el argumento era que lo vital debía ser “no cabrear” a los sables levantados –los militares golpistas-, lo que obligaba a sacrificar la labor de entendimiento con la izquierda popular-nacionalista e independentista, señalando a nuestras relaciones con sus activistas.  Por esas fechas Las Palmas de GC era un hervidero de conciencias voluntariosas…: este enrocamiento, se encontraría pronto y enfrente, con el grupo de opinión formado en torno a Bermejo, y así quedaba sellada la división de la sociedad civil más concienciada de Gran Canaria…

 

 

LA IDEA NACIONAL en Elio.

Elio comenzó la conexión con el movimiento nacionalista durante la formación de ese grupo de opinión política que rodeó a Manuel Bermejo en Las Palmas de GC, que fue concertado en La Laguna de Tenerife por la que sería después su compañera, Pastora Martín-Fernández, a quien se aprovechó como enlace, porque viajaba como empresaria por la 4 Islas orientales.  Bermejo –con quien tenían que ver todos los canarios que pasaban por Madrid- fue luego el hombre clave de la gobernación del Archipiélago durante la Transición: quedó situado en la alcaldía de Las Palmas de GC, la mayor ciudad del Archipiélago.

Es posible, pero no está probado, que él fuera un vector teledirigido por la inteligencia de Estado española, para aglomerar en torno suyo, que era una figura moderada, al espectro de la izquierda del PSOE y PCE –alcanzando hasta los Anarkas laguneros-, incluyendo a aquellos nacionalistas que pudieran contribuir a marginar y hacerle el vacío al independentismo latente en la sociedad canaria.  La inteligencia militar española anduvo por ahí con sus chapuzas a lo Mortadelo y Filemón, pero esencialmente amparando a los Gladio –una falange montada por la OTAN, la CIA y el M16-; Italia sufrió más que nadie a aquellos neo-nazis silenciosos, que llegaron a realizar ejercicios de combate en Maspalomas…

La operación tenía como objeto desnudar al rey enemigo: desarmar la voluntad popular, el sentir identitario del pueblo canario, su soberanía democrática.  La OTAN en particular conocía muy bien el sentir anti-Guerra Fría que ella suscitaba entre los canarios, …como nuestro pueblo le demostró en el referéndum, clamorosamente.

Fue propiamente Pastora por tanto –que pertenece a una familia materna de izquierda republicana de primer rango en Madrid durante la II República (Gustavo Durán), lo que hizo acercarse a la conciencia independentista al marxista-leninista de siempre que fue Elio; luego él avanzó a través de los dirigentes independentistas históricos, gracias a su capacidad de entablar contacto directo con los hombres determinantes en cada situación; y acabó por llegar ya, de modo natural, a la “necesidad de independencia”, porque esa era línea inesquivable que debía seguirse en el Archipiélago para alcanzar la revolución, según lo expresaba él mismo.

Pero fue una vez hundida la UPC y el movimiento popular-nacionalista, cuando Elio reaccionó como un revolucionario una vez más: llamando a la acción, y entrando en una especie de andadura de recuperación del tiempo perdido respecto al problema nacional; que se aceleró antes, durante y después del Congreso Mundial Amazigh de Tafira Baja –donde se diseñó la bandera del movimiento Amazigh, nervio visual de las recientes primaveras norteafricanas-; surgió casi por sí misma una base independentista en Gran Canaria, que Elio fue desarrollando paralelamente en Tenerife con el CNC, hasta que se integró allí sólidamente…

Los grancanarios quisimos mantenernos fuera, porque el supremacismo tinerfeñista despuntó, como tantas veces ha pasado por estrechez insularista, en nuestra historia política, y porque la organización e ideario del CNC eran inconscientes, personalistas y, lo peor de todo, estrambóticos, si no estrambolianos; …aunque Elio tenía bien controlado a A. Cubillo (que le respetaba mucho).  Eso tuvo como mayor expresión la Asamblea Nacional celebrada en Sataute (Alternativa 1), en la que se reunió a 50 dirigentes del Archipiélago, para la formación de una candidatura electoral unitaria de todos los independentistas.

Fue el último intento unificador; poco después se desfondó todo, debido a incapacidad financiera y falta de constancia organizativa.  Elio –que luchó en la primera fila hasta el final, ya bajo los efectos de la quimioterapia, por mantener viva la llama soberanista- acabó declarando que consideraba al propio Cubillo un traidor a la causa nacional, según fuentes fidedignas.

Murió a fines de 2003 (29.XII.2003).

En memoria de él, nunca olvidemos lo que sigue, como Conclusión.

No puede haber duda que muchos ciudadanos significados de Las Palmas de GC –afiliándose a la fidelidad equivocada-, jugaron una “partida” subterránea de la política en la que los independentistas del Archipiélago fueron engañados desde el principio hasta el final, y en todos los aspectos intermedios, por la gran operación de Estado llamada Transición, aceptando caminar bajo la amenaza de los sables levantado.

Ese es el terrible drama a que se enfrentaran las sociedades capitalinas canarias: haber caído ante el miedo a Madrid, traicionando su obligación de ejercer como sociedad civil; no para otra cosa se les permite ejercer un rol dirigente y disfrutar una posición confortable en la sociedad.  Algún día nuestro pueblo, cuando comprenda este contrato tácito y el fraude cometido, viendo su situación marginada y pauperizada, con su patrimonio dilapidado, totalmente dependiente y desnudo ante el mundo –a pesar de que nuestros recursos podrían sustentar una economía de riqueza colectiva y desarrollo holgado-, pedirá cuentas por semejante felonía.

No se puede contar con los hijos de los conquistadores, cuya conciencia les mantiene con el ojo siempre insomne, porque huelen (bien) que soberanía significa revolución, lo que siempre toca los privilegios, en mayor o menor grado.  Porque debe hacerlo, y tarde o temprano lo hará.  No se puede contar con los colaboracionistas –el nacionalismo, que no quiere la soberanía-.

Pero para los instalados, cuanto más tarde nos pongamos en pie, mejor.  Esta es una de las tácticas del régimen colonial: apretar la tuerca de la explotación colonial, retardando las calenturas sociales, y aguantar, debilitando las solidaridades a través de los media hasta lograr que la conciencia nacional quede en manos de viejos, para que parezca una antigualla, cosas de los años ‘60s…  Ayer fue el turismo, hoy es el petróleo, mañana serían los polimetálicos…

Seamos alzados como Elio, honrando a Bentejuí.  Llamemos a la acción: el independentismo tiene que desarrollar su propio Proyecto Nacional, en torno al que los tibios acabarán adhiriéndose, en la medida en que venzan el miedo. ¿Para qué si no tenemos una bandera nacional?

Que nunca más sea al revés; nunca más nos dejemos invitar como comparsas, nunca más dejemos que vayan delante de nosotros, porque nos volverán a engañar: los astutos, los manipuladores, los disolventes…, que son los aliados necesarios de la Metrópoli.

 

Solidaridad Canaria

M.D.R.S

 

J.M. SORIA

EL F. GUANARTEME DEL PETROLEO

Todas las guerras de conquista colonial que en el mundo han sido, han precisado para su desarrollo y éxito de la colaboración de nativos traidores a su propio pueblo.  Las españolas no son una excepción.  Así fue en América, en Asia y así fue aquí en este Archipiélago del noroeste africano que hoy constituye la colonia de Canarias.  Valgan los ejemplos de Fernando Guanarteme en Tamarán o de los menceyes “de paz” en Achinet, especialmente Añaterve.  Nuestra sociedad precolonial tenía su estructura de clases y fueron precisamente algunos miembros de la clase dominante los que, buscando salvaguardar –o aumentar- sus privilegios, apoyaron al invasor traicionando a los suyos y arrastrando tras sí a las partes más débiles: las clases subalternas que, de esta forma, se someten al dominio español.

El esquema se repite cuando, tras la conquista militar, viene la etapa colonial y a la nueva oligarquía foránea se une una cierta “aristocracia” indígena que acepta de buen grado la transculturación y se enfrenta a sus compatriotas, incluso militarmente, cuando lo requiere el servicio de sus nuevos amos europeos.  Tal es el caso de las cuadrillas de “guancheros” –como los hermanos Tacoronte- usados por los españoles para cazar a sus compatriotas guanches alzados y a los esclavos cimarrones.  El sistema pasa luego del esclavismo a una estructura de clases, escasamente permeables, con una aristocracia segundona implantada con la conquista que detenta la mayor y mejor parte de las propiedad de la tierra y el agua, una escasa capa burguesa fundamentalmente comercial y una creciente masa de población explotada formada por nativos y por emigración española, portuguesa y morisca que posteriormente va a desembocar en el proletariado moderno.  Con las últimas independencias de las colonias americanas y al calor de las mismas, sectores de la burguesía criolla se plantean la descolonización y la consiguiente independencia del Archipiélago.  Esa aspiración la monarquía española la combate con la división del Archipiélago en dos “provincias”, la concesión del sistema de Puertos Francos y el nombramiento de ministros “canarios” como León y Castillo –decidido impulsor de la política colonial española en África- o el lerrouxista Guerra del Rio –que planteó la venta de la Gomera al gobierno belga como base para el aprovisionamiento del Congo- en el papel de nuevos F. Guanartemes que mantengan intacta la dominación colonial.  El colono nos somete con sus regalos de caramelos envenenados.

Esta estructura –salvo el breve interregno de esperanza que significó la segunda república española y posiciones políticas como la de Guillermo Ascanio, ahogadas en sangre- llegará casi intacta hasta las postrimerías del franquismo y el inicio de la monarquía borbónica que impuso el dictador que también contó con ministros del fascio “canario” como Blas Pérez o Camilo Menéndez.  Este final de época va a coincidir históricamente con el abandono por España y Portugal del grueso de sus colonias africanas y con el nuevo impulso de los movimientos independentistas canarios y el renacer del sentimiento diferenciado de canariedad.  El Estado Español, que ni siquiera bajo la férrea dictadura fascista logró su unidad nacional, se vio enfrentado a las reclamaciones de soberanía de sus naciones integrantes y, para frenarlas, se inventó el precario “Estado de las Autonomías” del que en principio quedaba excluida Canarias.  Los movimientos populares en Canarias con rechazos tan evidentes y extendidos como los mostrados ante el Mercado Común –hoy UE- que se salda con una forzada integración y la precaria salvaguarda del llamado “Protocolo 2” o la negativa a la militarización en el Referéndum OTAN y el avance de planteamientos soberanistas como los de UPC hacen que, por la puerta trasera y sin Referéndum de aceptación aparezca en esta colonia africana primero la “Preautonomía” y luego la pseudo-autonomía que “disfrutamos” con el apoyo de las burguesías criollas y las coloniales de reciente arribada y el nuevo nombramiento de ministros “canarios” que maquillen la dominación  y controlen al personal.  El primer nuevo F. Guanarteme de esta etapa fue Jerónimo Saavedra que, además y de propina, se encargó de acabar con diferenciaciones como las del Protocolo 2 de relación con Europa.  El caramelito envenenado era la total integración en las políticas comunes europeas, agraria incluida, y la lluvia de millones de euros que traerían consigo.  Otra vez sin novedad en la colonia.

El sistema autonómico modificó –con la complicidad culpable de los gobiernos “canarios”- toda la estructura económica de Canarias, pasando a un segundo plano la agricultura de exportación, desapareciendo casi la de consumo propio y pasando el turismo –y el consiguiente boom de la construcción- a ser la base fundamental de nuestra economía.  Esta vez los caramelos envenenados tienen nombre como REF, REA, RIC o los más europeos como ultraperiferia, FEDER o POSEICAN pero siguen siendo los viejos caramelos envenenados que consumen muy a gusto la lumperburguesía dependiente.  A los antiguos terratenientes criollos, muchos reconvertidos a hoteleros, y a la burguesía comercial tradicional se unen ahora los “señores del ladrillo” y los nuevos ricos de la especulación.  Los “pelotazos”, el cohecho, la corrupción en suma, se asienta con fuerza en un Archipiélago que sigue poniendo de relieve su condición dependiente y explotada en todos los índices sociales y económicos desde el paro a la pobreza o los costos laborales.

La crisis financiera –el crash del 2010- trajo como resultado una crisis económica global y nos lleva aceleradamente a una crisis social que afecta a todo el sistema capitalista.  A salvar el sistema financiero se dedicaba a finales del 2010 el 39% del PIB mundial, frente al raquítico 4% dedicado en igual fecha a la recuperación de la economía productiva.  En el Estado Español, colonias incluidas, se instalan las posiciones más reaccionarias, plegadas a los dictados emanados de los centros económicos europeos, subsidiarios de los gringos –que barren a la socialdemocracia y sus propuestas reformistas- e instauran una nueva época de desaparición del muy relativo “estado del bienestar” y destruyen las conquistas seculares de los trabajadores y de las capas populares.  Aquí, en la colonia, la situación es dramática para una buena parte de la población, con 300.000 parados y con más de 7.000 hogares sin ningún ingreso, la mitad de la población con ingresos menores a 500 € y el 40% por debajo de 380 frente –según la propia Agencia Tributaria- al 0,2% de nuestra población (unas 4.000 personas de 2 millones) que poseen el 80% de la riqueza del Archipiélago o las escasas 20 familias que controlan el 8% de TODO nuestro PIB.  Esto convierte la situación social de la colonia en potencialmente explosiva por lo que, aparte del miedo acumulado por una población que ha experimentado en carne propia la actuación de la derecha hispana y sus cómplices criollos, el gobierno español, como en similares etapas anteriores, se ha sacado de la manga un nuevo Guanarteme y un nuevo caramelo envenenado, el petróleo, pero esta vez más envenenado que otras veces.  El nuevo “Guanarteme petrolero” es un viejo conocido por sus negocietes  -personales y familiares- y trapisondas.  Es el pescador de salmones en fiordos escandinavos José Manuel Soria, fullero lambido, trapisondista y falsario embaucador que, con su troupe de mediáticos encantadores de serpientes financiados por REPSOL, nos prometen que el saqueo petrolero solo nos va a traer beneficios sin fin, que a su calor se crearán miles de puestos de trabajo, que acabará con el paro y habrán riquezas sin cuento y sin fin a repartir entre los canarios y todo ello sin contaminar, sin provocar ningún vertido, sin piche en las playas, con delfines y atunes saltando entre las torres de perforación de puro gozo y cantidades ingentes de soleados turistas que vendrán a contemplar los ríos de leche y miel de este País de Jauja que, gracias a REPSOL, al Gobierno español y a su ministro Soria, manarán de los pozos.  ¿Por qué será que me recuerda a Javier Krahe y su “hombre blanco habla con lengua de serpiente” que parece escrita ahora para el F. Guanarteme petrolero?

Miles son ya los artículos en Canarias que, desde ópticas conservacionistas medioambientales; de impulsión de energías limpias; de protección del turismo –motor actual de la economía canaria-; del Derecho Marítimo y la controversia de Estado Archipielágico con aguas exclusivas o de simple conjunto de islas frente al Continente Africano a miles de Km. de la metrópoli con solo tristes doce millas de aguas territoriales; de la distancia entre las concesiones a explotar y Fuerteventura –la misma que entre Añaza y Aguere-; de la más que probable contaminación de las aguas de las que se surten las desaladoras de las islas orientales; de la rapacidad pirática de las multinacionales petroleras en especial YPF-REPSOL… Todos son absolutamente reales y, más bien se quedan cortos en las estimaciones pero no son estas las razones de mayor enjundia para luchar denodadamente contra este nuevo saqueo colonial.  Me caben muy pocas dudas de que si el gobierno español, emperrado hoy en favorecer los exclusivos intereses de Repsol como medio de garantizar parte de su suministro petrolero, ofertara lo suficiente a las burguesías criollas isleñas muchas lanzas antiprospecciones actuales se volverían dúctiles cañas como expresa ya claramente el empresariado de Tenerife y Gran Canaria.  El Gobierno Autónomo –hoy coaligados CC-PSOE y otras CC-PP, que para el caso no varía- sin pretender nada más allá de un simple recurso retórico y demagógico ha puesto de relieve la realidad en los días precedentes y en este recién celebrado debate del Estado de la Colonia.  Para Rivero, España “nos trata como en otros tiempos, como si todavía fuéramos una colonia perdida en el Atlántico” mientras que el Sr. Barragán, recalcando la condición colonial, expresaba en el Debate que “no queremos ser españoles de segunda o tercera”  Todas estas jeremiacas lamentaciones son el método que el gobierno autonómico emplea ente el español para aumentar su réditos por el firme apoyo que suponen para la continuidad del sistema colonial al tiempo que les permite presentarse como salvadores patrios luciendo un nacionalismo canario del que carecen en la realidad práctica.  Definir nuestra situación como “colonial” sin plantear automáticamente la descolonización y subsiguiente independencia solo es ladrar a la luna.

Desde las posiciones de una izquierda canaria –opción evidentemente en construcción- tenemos que plantear una oposición frontal y total a este nuevo saqueo colonial pero no solamente –que también- desde posturas medioambientalistas de protección del territorio y sus recursos, sino conscientes de que tenemos que ir más allá.  Organizaciones de toda índole, políticas, sociales, económicas, culturales, municipales, insulares…, participaran en múltiples manifestaciones y acciones.  Debemos estar en todas ellas y más allá.  Juntos, sí, pero no revueltos.  Sabemos que una buena parte de la burguesía que hoy se opone a la rapiña petrolera se alinearía gustosamente al gobierno español si sus beneficios particulares fueran suficientes y sabemos, por la misma razón, que la posición del gobierno autonómico es dependiente, endeble y no fiable y es nuestro trabajo desbordarla.  La lucha, más allá de REPSOL, es por la soberanía y la construcción de un futuro socialista que acabe con la explotación tanto foránea como interna.

No olvidemos que frente a F. Guanarteme estuvo Bentejuí y frente a Añaterve, Bencomo.  Ahora nos toca elegir.

 

                                                                                  Francisco Javier González

Canarias a 23 de marzo de 2012

DE LO TÍPICO, TRADICIONAL

Y FOLKLÓRICO A LA ESTAFA

            Al Campo de la identidad canaria le crecen malas hierbas y encima las abonamos.  En ellas se enredan tantos, unas veces por confiados y otras muchas por ignorancia o inercia, ajenos al rigor y respeto que lo auténticamente tradicional merece y requiere para serlo realmente.

Cuando Teno, enamorado de lo genuino de nuestras tradiciones, se embarcó en la edición de su plausible trabajo “La Vestimenta Tradicional en Gran Canaria”, hacía años que defendía a ultranza y en el tajo nuestra forma de hablar, nuestra arqueología, nuestra naturaleza, el cuido a nuestra arquitectura tradicional, nuestra historia, la auténtica.  Fue pionero con el Grupo Benahoare, en la reivindicación de la recuperación  de nuestra loza, de la puesta en uso de los trazados y decoraciones de la cerámica tradicional y pintaderas.  Con Solidaridad Canaria, fue parte activa en la recuperación del Perro Bardino, participó en la concienciación por el respeto a nuestros yacimientos arqueológicos, colaboró en la recuperación y defensa de nuestra cabra y vaca del país, y un etc., que haría larga esta defensa del imprescindible respeto a lo verdaderamente genuino de la identidad canaria.

A José Antonio Pérez Cruz hay que reconocerle la rigurosidad que ha aportado a su trabajo de investigación y difusión, y en el cómo han de hacerse, especialmente los que se publican y conllevan el consiguiente riesgo de que los errores y las recreaciones personales, sedimenten como legítimo acervo de nuestro pueblo.

Los diseños de Néstor, encuadrados en un determinado contexto y momento, merecerían un estudio cuidadoso.  Pero las consecuencias de una equívoca expansión como símbolos de identidad, son ejemplo claramente patente de lo imperioso en evitar que un equívoco o capricho egocéntrico sin evaluación consecuente, puedan transformarse desaprensivamente, en devaluación contaminante de lo legítimo.

Este mal mayor, donde prolifera tanto maestrillo, ansioso de miccionar en nuestras señas identitarias a todos los niveles, buscando perpetuación de sus mediocres y contaminantes egos, requiere de todos exigencia de disciplina y rigor, que erradique confusas interpretaciones sobre nuestra historia, las “mesturas” en nuestro folklore que lo hacen irreconocible, tanto en sus versiones de toque y baile como de canto, en nuestros deportes ancestrales abocados a ser convertidos en artes marciales orientales o en los supuestos rescates de nuestra fauna doméstica, donde también abundan los inventores de perros, vacas, cabras, etc.

El trasfondo de todo esto, es un síndrome que sufrimos los canarios, que por la misma condición del padecer, sólo pocos lo reconocemos.  Se trata del Síndrome del Colonizado, que en connotaciones del de Estocolmo, nos han inoculado durante generaciones, acomplejándonos hasta el punto de afanarnos en incubar identidades ajenas, y como en el caso del cuco, nos auto-estafamos alimentando lo foráneo.

 

Solidaridad Canaria

                                                                                                J.S.P.

TUAREG

Los malditos del desierto

            El Azawad que cubre alrededor de la mitad norte de Malí, es uno de los territorios del país de los Tuareg.  Este país se extiende de Libia a Malí, cubriendo una parte importante de Níger y Argelia, hasta Burkina Faso.  Reunidos bajo la bandera bereber, los combatientes del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad acaban de tomar el control de este gran territorio, como dos veces Francia, infligiendo una derrota ardua al ejército maliense.

Las fronteras que dividen la nación Amazigh de los Tuaregs son impalpables.  Estas características de pluma trazadas en el desierto por los Estados coloniales en el siglo XIX compartieron zonas completamente homogéneas, separando los territorios conectados por una tradición de trashumancia secular, dividiendo las familias y tribus.  Se expolia a los Tuaregs de las riquezas naturales (petróleo, gas, uranio, oro, etc.) que se encuentran en sus territorios.  Tras las rebeliones reprimidas con sangre de los años 80 y 90, principalmente en Malí y Níger.  Llevadas a cabo por las autoridades de estos dos Estados, los “rebeldes” tuvieron que alcanzar el territorio Tuareg de Libia, donde fueron acogidos por tribus y familias emparentadas.

En este gran sur libio presa del desempleo, estos refugiados a menudo tuvieron que aceptar la oferta que se les hacía de integrarse en el ejército libio, y fueron numerosos en el ejército regular del dictador.  Hasta que se emancipan a su vez de su influencia, continuando siendo al mismo tiempo “sospechosos” a los ojos de los opositores libios.  Un número de ellos cruzó entonces la frontera en sentido opuesto, inmediatamente después de la derrota del régimen.

En el Azawad, encontraron a sus hermanos rebelados contra el Estado maliense, y este refuerzo consiguiente hizo oscilar repentinamente la relación de fuerzas.  Las tropas regulares fueron rechazadas, luego cercadas, luego, derrotadas.  Su derrota fue ardua, con numerosas víctimas y el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) controla en adelante un territorio que se sabe que alberga también las bases de Al Qaïda que tiene a varios rehenes occidentales.

La primera consecuencia de esta victoria del MLNA fue dar el golpe de gracia a la clase política en el poder de Malí.  Un putsch militar expresó la rebelión de un ejército humillado que llama a la venganza sobre el Azawad, y que culpa a los “políticos corrompidos”, la debilidad en armamentos y en la disciplina de las tropas regulares malienses ante la rebelión Tuareg.  El desorden se volvió mayor, y las tropas rebeldes hicieron caer las ciudades que servían de refugio a las guarniciones malienses: Kidal, Gao, y posteriormente, Tombuctú.  Estas victorias son el logro del MLNA, y también de fuerzas que se le unieron contra el régimen de Bamako, en particular, un grupo islamista establecido en Azawad, del que se supone que es apoyado por Al Qaïda en el Magreb Islamita (AQMI).

El MLNA es un movimiento tuareg, que no tiene ninguna afinidad con el islamismo integrista.  Reivindica su identidad Amazigh con fuerza, rechaza los preceptos del charia, y alega un “derecho consuetudinario Amazigh” mucho más democrático y laico y tolerante, en particular, frente a la condición de las mujeres.  La cohabitación entre el MLNA y estos combatientes islamistas es puramente específica, pero contribuye a abastecer un planteamiento internacional del régimen maliense para obtener el compromiso de un apoyo militar exterior contra el MLNA.

La ausencia total de credibilidad de la junta golpista impide por el momento tal opción, y el MLNA aprovecha para aumentar sus posiciones in situ.  Pero se conoce el engranaje al cual Bamako quiere ir: obtener apoyos aéreos gracias a una cooperación  internacional, y, con bombardeos que inevitablemente harán numerosas víctimas civiles, reanudar el control de las ciudades-guarnición por encima del Río Níger.

La consecuencia de esta situación, si se da, lo que dista mucho de lograrse ya que el MLNA ha hecho demostración de una capacidad militar y estratégica evidente, se conoce por adelantado.  Lamentaremos millares de víctimas civiles, y decenas de millares de refugiados vendrían a proporcionar un nuevo drama humanitario en África.  La influencia islamista se reforzaría inevitablemente, y es una desestabilización a largo plazo que acomodaría tal elección estratégica.

Iniciar el diálogo con el MLNA es la otra opción estratégica.  Sería incomparablemente más ventajosa, evitando un desastre anunciado para los próximos años, y permitiendo una estabilización de la región ante el riesgo islamista.  El MLNA, y las poblaciones tuaregs, serán sin duda las mejores defensas contra la propagación del integrismo de todos los regímenes militares malienses bajo enlucido occidental.

Este otro plan sería de sobra ganador para las poblaciones malienses y para la comunidad internacional.  Pero, en el actual estado de cosas, esto último es controlado por una influencia francesa dominante que se niega a ver diferentemente el futuro de esta parte de África, más que a través de la forma de Jefes de Estado sin credibilidad, pero con los de París negocia jugosos contratos mineros, en particular de uranio.  Es urgente poner en entredicho esta diplomacia post colonial antes de que se cometa lo irreparable.

 

François  ALFONSI

  1. Alfonsi, es Diputado del Parlamento Europeo

“Touaregs: Les damnés du désert”

LA TAMAZGHA

    EN LUCHA

            En 2009 decíamos que los repartos en la vieja y continua expoliación del Continente Africano, que tienen una de sus manifestaciones más importantes en el corredor de fuego que se viene creando aceleradamente en la franja que va desde el Archipiélago Canario a Egipto y del Mediterráneo hasta la altura del Río Níger.

La gravedad de la situación en la Tamazgha, lo confirma.  Por eso hacemos un llamamiento en favor de la divulgación de las noticias sobre las criminales intervenciones internacionales y el acoso de los gobiernos del Norte de nuestro Continente, contra los amazighes.

RUTA  DE  BENTEJUÍ

            La Ruta de Bentejuí es una entidad patentada como tal, cuyo titular es Solidaridad Canaria, que, como depositaria de la misma, detenta su personalidad jurídica.

Al haberse convertido en un acto popular de nuestro pueblo, exponente con el que se recuerda nuestro pasado con el máximo rigor posible y se aboga por un Archipiélago Canario no dependiente, entendemos que La Ruta de Bentejuí ha de llegar a ser organizada por un grupo orgánico consistente y comprometido –abierto a toda colaboración conveniente-, que a lo largo de las próximas ediciones combata toda desvirtuación de los principios inviolables de nuestra identidad, como comité que garantice la honra de la figura de nuestros últimos Guanartemes Bentejuí y Guayarmina, y de su gesta de resistencia anti-española.

 

TAGOROR DE BENTEJUI SEMIDAN

REGLAMENTO DE FUNCIONAMIENTO

 

  1. COMETIDO Y  COMPETENCIAS
  2. El Tagoror de la Ruta se crea a partir de la redacción del Protocolo de la Ruta de Bentejuí donde se establecen sus cometidos y se fijan sus competencias. Se trata en definitiva, de un órgano creado para regular y dirigir el desarrollo de la Ruta de Bentejuí en la observancia de la filosofía que le da sentido y contenido a las 40 ediciones, que la consolidan como un referente en la lucha del pueblo del Archipiélago Canario en la recuperación de su señas de identidad, la construcción de su auténtico proceso histórico en su derecho inalienable a la independencia.
  3. Recuperar y defender la memoria de nuestro “Último Guanarteme”, Bentejuí Semidán, y la filosofía de su honorable y ejemplar gesta, que representa la voluntad defensiva del pueblo de Gran Canaria ante el invasor.
  4. El Tagoror tiene la capacidad de coordinar la organización de las actividades de la Ruta, el trazado y desarrollo del trayecto, del Campamento y de las actuaciones que en él se lleven a cabo, así como todos aquellos elementos que conduzcan al buen fin de la Ruta de Bentejuí.
  5. El Libreto anual de la Ruta continuará siendo un medio de comunicación de Solidaridad Canaria.
  6. El Tagoror estará encargado de aprobar la versión final, así como encomendar el diseño del cartel e imágenes publicitarias de cada edición. A tal fin, se presentarán bocetos, no más tarde del mes de febrero de cada año.
  7. En igual medida, se procederá con toda comunicación a emitir.
  8. COMPOSICIÓN

La composición del Tagoror es la siguiente:

Personas a título individual con reconocida vinculación al desarrollo histórico de la Ruta, o la defensa de nuestra identidad.

Reúnen estos méritos las siguientes:

Jesús Cantero Sarmiento, José Martín Feo, Juan Quintana, Julio Ramírez Álvarez, Rita Romero Santana, Juan González Hernández, Rosa Delia Ortega u otros que Solidaridad Canaria designará en su caso.

  • 1 Representante de Solidaridad Canaria
  • 1 Representante del Colectivo Almogarén
  • 1 Representante de la Asociación Azarug
  • 1 Representante de Escuelas de Juego del Palo
  • 1 Representante de Jurrias del Salto Canario del Garrote

 

  1. FUNCIONAMIENTO INTERNO. CONVOCATORIAS Y QUÓRUM
  2. Las sesiones serán dirigidas por un Moderador designado por Solidaridad Canaria, y en la primera de ellas será elegido el Secretario para el levantamiento de las Actas y su custodia entre mandatos.
  3. El Tagoror celebrará las sesiones necesarias para el buen funcionamiento y organización de la Ruta. A tal efecto las sesiones comenzarán con una reunión a convocar en el mes de Enero de cada año donde se fijarán la dinámica de trabajo y el calendario de sesiones hasta la fecha de la Ruta.  La convocatoria de esta primer Reunión la realizará Solidaridad Canaria, fijando día, hora de comienzo y finalización, lugar de la reunión y Orden del Día.
  4. Se establece que el quórum necesario para el desarrollo de las Reuniones será de la mitad más uno de sus componentes. Este mismo Quórum será el preciso para votar acuerdos.  Los acuerdos se adoptarán por mayoría simple de los asistentes.  La presencia del moderador será imprescindible para el desarrollo de las sesiones.

De lo tratado y acordado en cada sesión, se levantará el Acta oportuna por el Secretario, que deberá ser leída por este y ratificada por el Tagoror al término de la misma.

 

  1. CALENDARIO DE REUNIONES

Las sesiones siguiente a la del mes de enero, se acordarán en el seno del Tagoror, en cualquier caso se tendrán que convocar, al menos, quincenalmente hasta la celebración de la Ruta, siendo el propio Tagoror el que decida la fecha y duración de las mismas.

Una vez realizada la Ruta se convocará una reunión para valorar el desarrollo de ésta y sacar conclusiones para el futuro.

 

  1. PUESTA EN FUNCIONAMIENTO. VIGENCIA DEL REGLAMENTO

El presente REGLAMENTO entra en vigor con anterioridad al uno de enero de 2012, y se aplicará en adelante salvo cambios que se realicen en el PROTOCOLO de la Ruta de Bentejuí, que les serán vinculantes.

Cualquier modificación del presente Reglamento se tendrá que acordar por mayoría absoluta de los miembros del Tagoror, y ha de ser ratificada por Solidaridad Canaria.

 

  1. OBSERVACIONES FINALES

PUNTOS BÁSICOS PARA LA ORGANIZACIÓN

  1. Elección de fecha para la celebración. Se tendrá en cuanta la proximidad del 29 de abril de cada año para la ubicación en el calendario de actividades de promoción y realización de la Ruta.  El recorrido de la Ruta, podrá ser el original desde la Fortaleza del Bentayga o desde La Cruz de Timagada, según lo considere el Tagoror, y las fechas lo permitan.
  2. El Tagoror designará los puntos y condiciones para la inscripción en toda la Nación Canaria.
  3. La convocatoria a los participantes, se efectuará por los medios que el Tagoror considere oportunos, y con la amplitud y antelación precisas. Se tendrá muy en cuenta, en escritos y llamamientos, un lenguaje acorde con nuestra identidad y filosofía de La Ruta, aportando sólo aquella información avalada históricamente.
  4. Como medida de defensa del medio y de la seguridad de los participantes en la Ruta y Acampada el número de éstos no ha de ser superior a 250 personas.
  5. Se ha de tener muy en cuenta la información y control precisos, que eviten la inscripción de personas sin las adecuadas condiciones físicas y mentales para efectuar el recorrido y la acampada.
  6. En el mes de febrero habrá que elegirse el equipo de guías que efectuará la inspección y señalamiento del recorrido. Para dicha designación, El Tagoror tendrá en cuenta la experiencia, conocimiento y méritos solidarios de quienes dirijan el equipo.
  7. La dirección y atención a los participantes en el trascurso de la Ruta, estará a cargo de un equipo de guías compuesto por, al menos, un “guio” responsable en la cabeza de la marcha y otro al final. Se procurará que al menos por cada 25 personas un guía se encargue de la atención a los participantes, y todos estén intercomunicados y puedan aportar información a los grupos de apoyo en carretera.
  8. La salida se iniciará en el Monumento Atis Tirma del Parque Doramas.
  9. En la medida de sus posibilidades, el Tagoror tratará de atender a los participantes venidos de otras Islas en sus horarios de entrada y salida de Gran Canaria.
  10. Las guaguas irán provistas de un Nº y cartelería anunciando la Ruta. Así mismo se dispondrá de material de megafonía con el que informar sobre la Celebración, Historia de Canarias, Flora, Fauna, Arqueología y Geología relacionada con el evento.

 

LA  ACAMPADA

  1. El Tagoror se encargará de la tramitación y obtención de los permisos necesarios.
  2. Se tendrá en cuenta las disposiciones oficiales de Medio Ambiente, especialmente las relacionadas con los peligros de incendio, limpieza y cuido del medio.
  3. Durante ésta, se organizarán charlas coloquio en relación a temas y personas relacionadas con la identidad canaria. Estas intervenciones se programarán de forma que ninguna otra actividad o intervención coincida con ellas, y tendrán un inicio y final programado.
  4. En la ubicación de casetas se tendrá muy en cuenta la ubicación de la jaima como centro de participación en las actividades que se organicen.
  5. Los grupos o personas que acampen fuera de las zonas designadas por la organización, serán responsables de sus actos y considerados ajenos a la Ruta. Igualmente ocurrirá con quienes desoigan el “Llamamiento a los participantes” que durante décadas se vine haciendo. (Anexo 1).
  6. Los temas de la charlas, al igual que la demostraciones didácticas, han de ser representadas por escrito al Tagoror con un mes de antelación a la celebración de la Ruta, cómo fecha límite.

 

ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LA RUTA

  1. Antes y después de la Ruta, podrán realizarse eventos relacionados con ella, en el momento histórico o con la figura de Bentejuí Semidán.
  2. Estas podrán ser intervenciones en prensa, radio, televisión o cualquier otra aprobada por el Tagoror.

Aportamos como sugerencia, la puesta en marcha de un proyecto que permita a quienes no puedan realizar la Ruta, la posibilidad de acercarse a las zonas cercanas por las que ésta se desarrolla, con explicaciones sobre nuestra Celebración, Historia de Canarias, Flora, Fauna, Arqueología y Geología relacionadas con el evento y un almuerzo con alimentos de la tierra.

 

ANEXO 1

LLAMAMIENTO  A  LOS  PARTICIPANTES

Durante siglos, los guanches y sus descendientes tuvieron que ocultar su origen para evitar la discriminación, la persecución, la Inquisición.  Durante decenios, a sus descendientes se nos ha prohibido expresar nuestra identidad más que a través de un folklore turístico, blando y adulterado.  Nuestra cultura, según ellos, no existía; nuestra raza, había muerto; nuestra identidad, se nos negaba.  Hoy sabemos, cada día mejor, que científicamente no es así, que existimos y que somos; pero esto no nos lo regaló nadie: costó, y continúa costando, años de lucha, trabajo, prisión y muerte.

Hemos ido descubriendo trozos de nuestra historia, de nosotros mismos, dando a luz una cultura que tiene una de sus expresiones colectivas más valiosas en actos como la Ruta de Bentejuí.

Crear una fiesta popular, abrir un camino, una ruta, conmemorar algo realmente nuestro, que nos defina y diferencie, expresar una cultura que emerge, ha sido, y seguirá siendo largo y costoso.

La Ruta de Bentejuí nos coloca frente a nuestra Naturaleza, a una Naturaleza que es dura, y nos lleva a una bajada que puede ser peligrosa.  Por eso no nos podemos permitir alegrías artificiales, producto del ron o de la mata, que pueden poner en peligro a quien se “alegra” y a sus compañeros, y que pueden poner en peligro también, con un accidente estúpido, con una ambiente de rebotallo barato, la continuidad de esta Ruta que muchos, durante muchos años, han logrado convertir en expresión cultural y conmemoración nacional, a puro pulso, a puro sudor.

Así que rogamos a los compañeros que no traigan a la Ruta bebidas alcohólicas ni lo que sea.  El que desoiga este llamamiento, mostrará su desprecio a la seguridad de todos, a la continuidad del acto, y con su actitud, nos obligará a no admitirlo con nosotros.

2011 XL Ruta de Bentejuí

40 AÑOS EN ALZADA RUTA

 

Se dice pronto…”, en el contar de nuestra gente, es más de media vida para muchos, y se nos ha hecho poco para con aquellos que ya echamos de menos. Y es a ellos que queremos recordar, no sin antes citar a algunos, por suerte vivos, a los que también merita el reconocerles su quehacer a favor de la Ruta de Bentejuí.

Encarna Artiles, otra rutera desde antaño, nos empuja a recordar del pasado, y nos tememos mucho que dejaremos nombres y anécdotas atrás, por mor de la mala memoria, pero tenemos que intentar recordar cuanti más posible. Por ello yo pegaría con su compañero Jesús Cantero Sarmiento que a la zorrúa nos fue embarcando y contagiando a tantos, en estas y en otras caminatas por la geografía etnográfica de nuestra identidad como pueblo.

Él nos inoculó la idea de la Ruta de Bentejuí sin inmunología posible, y por él sabemos lo de que en el año de 1967, desde la Fortaleza del Bentayga salieron tres “montañeros” para reunirse en El Refugio del Gran Canaria con otros trece, con quienes terminaron la primera Ruta en La Fortaleza Chica. Hay que recordar que en abril de 1979, el Grupo Montañero Gran Canaria, siendo Humberto Hernández Sosa su presidente, nos pasó el testigo de la Ruta de Bentejuí,

Antes, entre el 1973 y 1978, la habíamos hecho, estando de presidente entre otros, Antonio Juan Machín Peñate, con quien yendo de primero, escalamos el Bentayga para fotografiar el centenario pino que corona sus alturas, y que las crónicas ya lo situaban allí junto con aquella «fuente que no se les podía estorbar.» Aprovechamos aquí para hacer hincapié en la necesidad de un estudio técnico de este pino, del que hoy  vemos sólo una gruesa rama que crece, creo recordar,  en dirección a La Aldea. Del tronco principal no queda más que el tocón que la tormenta y con ella posiblemente un rayo, nos lo dejaron casi a ras del suelo. De él nació la fuerte rama que nos da fe y ejemplo de resistencia a la adversidad, en los más de quinientos años pasados.

Dada la constitución geológica del Roque, nos parece que era el pino el responsable del ordeño de las nubes que hacían posible la captación de agua de aquella fuente, que les permitió resistir el asedio a nuestros antepasados, hace unas 20 generaciones.

 

 

Manolo Cardona, otro pionero en el caminar por nuestras cumbres, aportó su habilidad en el dibujo de carteles, camisetas y en la primera descripción gráfica del recorrido de la Ruta.

Quico Naranjo, también andó La Ruta más de una vez, bajo aquel gorro tricolor de arriesgada exhibición, en momentos en que la bandera canaria era mal vista.

Carlos Ramírez ha sido otro colaborador que es preciso nombrar, porque durante muchas ediciones de La Ruta ha aportado su furgón y muy eficazmente su trabajo. Recordamos cuando se dislocó una rodilla en el Cañadón del Jierro y él mismo se la recolocó y continúo marcha hasta Agualatente.

La Jurria Guanil con los hermanos, Ramón y Miguel, y los inseparables Santi y Bili, han participado en la conducción de la Ruta durante muchas ediciones.

Juan Quintana y su equipo, vienen desde hace años prestando una participación muy especial y siempre en una misma destacada línea, que merita ser resaltada.

Recordamos el entusiasmo de Carmita la Rubia, que con zapatos de tacón cumplió con su Ruta. Fue nuestra Carmita, la responsable de que en una salida desde el Parque Doramas, la policía nos organizara, banderas al viento, en manifestación al Gobierno Civil. Pero esta anécdota la contaremos en otro aparte.

Nos congratulamos desde aquí de haber tenido con nosotros, colaborando con la Ruta, a Antonio Corujo El Barbero Trovador, a Yeray, a las jarcas de Tenerife y La Palma y especialmente a nuestra muy querida Poetisa, Cuentacuentos, Maestra y no menos gran persona Josefa Rodríguez Silvera, pa quienes tanto la queremos Pepa Aurora. Justo es que recordemos aquí también a Jesús, su inseparable compañero y para nosotros tan persona querida como ella.

Del compañero José Martín Feo precisamos mencionar, su esmerada capacidad organizativa y entrega a la consecución de La Ruta de Bentejuí, que ha quedado patente durante muchos años. Pepe Martín ha sido uno de los puntales más valiosos que nuestra Ruta ha tenido. Algunos de los últimos carteles son reproducciones de su esmerada y divulgadora colección de cuadros sobre petroglifos canarios.

Y dentro de los participantes de la Ruta que se han ido, recordamos con simpatía a Mr. John Dolly, sexagenario inglés que durante varios años y hasta su fallecimiento, se unía a nosotros en las salidas del domingo, para bajar el Cañadón del Jierro.

Se hacen muchos ya los puntales de La Ruta que se nos han ido, dejando un recuerdo de entusiasmo en la organización, y solidaridad con los ruteros durante el pateo, especialmente en aquellos principios en que se llevaban las mochilas y casetas durante todo el recorrido, y con mucha frecuencia había que cargar con varias de las de quienes se nos quedaban atrás.

Entre esos puntales, hay que nombrar a Oswaldo Rodríguez, por muchos conocido como Tito Estinga, que fue de los de la punta alante desde casi los principios de la Ruta. Físicamente, quien no lo conocía diría de él que era poquita cosa, las piernillas flacas no aparentaban poder con las botas de montaña con que marcaba las dos menos diez en su andar, mientras guiaba la larga fila multicolor, tocado con su gorra de pompón y orejeras, que lo asemejaban a un gnomo aparecido de entre la bruma en mitad del Cañadón del Jierro. Esa apariencia de poquita cosa, y su coña continua, no dejaban entrever su resistencia en el caminar, ni su incansable enamorar.

La Ruta para él, era campo de veda abierta. Palomero desde nuevito, debió aprender de los palomos buchúos, su arte en el currucutú, pues a su coñona y rápida risa de caña rajada, unía su incansable labia, con la que arrullaba un dejamentrar que a ellas embelesaba y a nosotros dejaba atónitos. Tito Estinga, es de los de su generación que más ligó, dentro y fuera de la Ruta, y quien diga lo contrario, miente o no le cogía los güiros. Lo recordamos con frecuencia y mucho afecto, los que con él participamos en la creación de la Comisión de Arqueología de ‘El Museo Canario’, el Beñesmén en el Barranco de Guayadeque y el estudio de sus yacimientos,  el audiovisual ‘Tamarán la Gran Canaria’ (donde a punto estuvo de ser ensartado por la espada de un iracundo castellano, jarto de sus insultos y pedradas ladera abajo); también, el corto de Valcárcel, en el que hacía de escribano con pantalones de terciopelo rojo y su inseparable gorro madeirense.

Con mucho cariño tenemos presente a Juan Arroyo, trabajador incansable en todo cuanto hubiera que hacer por la Ruta o por nuestra tierra; su trágica  muerte nos privó de un puntal importante.

Muy presente en nuestro afecto y reconocimiento, está Tomás Chávez Mesa, el anciano poeta que con alpargatas, entre tanta bota de montaña, se hizo la Ruta con una taleguita por mochila, y el extrovertido fervor del cumplimiento de un deber para con la lucha de su pueblo y la memoria de sus antepasados. Junto a Tomás, como a Juan Valiente, recordamos a Miguel El Frutero, a José Manuel Motas, al siempre abanderado e incansable Raico y a tantos otros, que la desleal memoria nos oculta en estos momentos.

Miguel Ramos, del que también sentimos mucho su fallecimiento el pasado mes de octubre de 2010, muy querido por cuantos tuvimos la suerte de tratarlo, fue otro entusiasta de la Ruta.

Se nos quedan compañeros por mencionar, por lo que se hace necesario que se aporten sus nombres para que sean recordados en futuras ediciones.

También hemos de mencionar a los cientos, miles, unos 7.000 entre hembras y varones, grandes y chinijos, que han participado en la Ruta, y cuyo entusiasmo ha contribuido a que varias generaciones de, hijos de todas las Islas, y algunos adoptados, como Pilar López, mantuviésemos viva esa llama de nuestra identidad.

        Solidaridad Canaria se siente gratamente obligada a reconocer que el entusiasmo y trabajo de cuantos hemos mencionado y los muchos que han quedado sin mencionar, ha hecho posible que la Ruta de Bentejuí, siempre celebrada en honor de nuestro Heroico y Último Guanarteme, deje de ser un episodio intencionadamente tergiversado y ocultado, pasando a  significar un hito principal y referente de nuestra lucha anticolonial.

Sobre esta base, hemos de comprometernos a continuar combatiendo todo atisbo de manipulaciones, mal uso, etcétera, que puedan distorsionar, en lo más mínimo, su esencia.

 

 

 

2010 XXXIX Ruta de Bentejuí

1 Portada

Libreto XXXIX Ruta de Bentejuí

 

XXXIX  RUTA  DE  BENTEJUÍ

24 – 25 de Abril.  2010

Homenaje  a  PACO  BELLO

“No quiero que mi pueblo sea dependentista, la verdad nos hará libres”

Así felicitó Paco Bello la navidad de hace unos años:

Felicitación 1

Felicitación 2

“Antorcha Libertaria”

            En otra navidad, nos dejó, y bastante jodidos.  Pero su marcha no es capítulo cerrado, la razón de su bregar por la erradicación del apartheid de unos pocos sobre unos tantos, está en el ambiente, y las ondas de su quehacer siguen marcando expansión.

            No nos podemos permitir el lujo de que su ejemplar labor se diluya en el tiempo, Ahora nos queda la obligación de mantener latentemente viva la llama de esa antorcha libertaria, porque en ella arden incombustiblemente ideas y proyectos que hay que continuar:

            El 2009 nos dejó un amargo final.  Pero como dice Antonio Suárez, hagamos del 2010 el año de Paco Bello.  Seamos capaces de hacer de este año, un año de lucha coherente y efectiva.  Tenemos ingredientes suficientes, Paco nos ha dejado varios ejemplos de su cosecha, y nuestro pueblo precisa de nosotros con urgencia.  El clamor de erigirle un mural está lanzado.  El mejor homenaje es hacerlo por suscripción popular; así el mural, como Paco Bello, seremos todos.

¡¡Peguemos  ya,  ampliando  veredas!!

Solidaridad Canaria

            Una guía perfectamente uniformada informaba a los visitantes de la Bodega Calem, en Oporto, que en breve se iniciaría el recorrido por las instalaciones, para lo que se iban a formar tres grupos: uno para españoles, otro que usaría el francés y el último para angloparlantes. Descartado el primero, hubo que elegir el idioma que, además del castellano, la mayoría conocía, el inglés.  Paco, que era de francés, rumió la derrota hasta que, por la noche, en un bar de la ribera del Douro, frente a los rabellos, típicas embarcaciones cargadas de cascos de vino, celebramos con risas el error de haber confundido el precio del vino, de 40 ó 50 años, que nos estábamos tomando; lo escrito en la pizarra (unos veinte euros de hoy) era lo que costaba cada copa, y no la botella, tal como habíamos pensado.  Entre los cuatro (Paco, mi primo Leo, mi hermano Enrique y yo), habíamos tomado dos botellas cenando, por lo que tuvimos que reunir todo el dinero que llevábamos encima para poder pagar la enorme cuenta.  A mediados de los ochenta, en el Portugal de los pacotes laboráis, de las reformas laborales, sucedió todo esto.

            Este recuerdo y otros muchos llegan a la cabeza sin tregua.  No es el más relevante, es el que ahora gana.  Mientras, preparo los bártulos en Tacoronte para acudir a La Garita, a Telde, al funeral de Paco.  Una llamada de mi hermano Enrique, el martes 22 de Diciembre, fue el anuncio de la muerte del otro hermano, Paco.  Treinta años de amistad, desde la adolescencia, hasta la actual inmadurez.  Otra llamada, a los pocos minutos, desde Suecia, de otro amigo, José, se solidariza con el dolor que nos aprieta; tenemos que cortar el teléfono, como ya lo hicimos mi hermano Enrique y yo.

            Las mohosas sotanas laguneras –que la beca de una adinerada señora, creo de la propia Aguere, le permitió sobrellevarlo empujaron, junto a otros compañeros, a las oreadas y prometedoras ropas de calle que, desde Vegueta, veían siete estrellas verdes sobre un país en el que la justicia y sociales fueron la expresión terrenal de los deseos divinos.  La TERECA, Teología de la Realidad Católica Canaria, proclama el deseo de anclar a la tierra la reflexión teológica de Manuel Alemán, otro cura de Agaete, concretó en Psicología del Hombre Canario la expresión laica de esa preocupación.  Por lo visto, desde ese tiempo, en la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna, la evolución ha sido lenta; en la de Las Palmas, más bien como los cangrejos, por lo que irán ahora acompasadas.

            Casi al llegar, aterrizó en una vigilia que, en la Catedral de Vegueta, homenajeaba al asesinado arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero y Galdámez en Marzo de 1980, un hito en la Teología de la Liberación, en la lucha por los derechos humanos, en la llamada opción preferencial por los más pobres, modelo a imitar para muchos, desde luego, para Paco.

            Después de algún tiempo, se ordenó como sacerdote y empezó un periplo que lo hizo recorrer las parroquias de El Doctoral, San Francisco, La Garita y Mar Pequeña.   Durante casi todo el tiempo, compartió su labor pastoral, pegado al pueblo, con la enseñanza de la Religión, salvo un pequeño período en el que se le privó de esa actividad y decidió ganarse los garbanzos con diversas tareas, una de las cuales, vendedor de películas impropias, le valió una urgente reposición a sus labores en el magisterio.

            Paco era un gran vacilador.  La representación del lanzamiento y posterior estallido de un volador, sonido logrado con la interrupción del aire expulsado por la boca hecho con la mano derecha y culminado con una estridente palmada; y el golpe de la mano que asoma a través de la ventanilla del coche en la puerta y que se asocia a un inesperado impacto por despiste del chófer, eran dos de sus más conseguidas y reiteradas machangadas, de las que me declaro fiel aprendiz.  Las imitaciones de personajes públicos, como Jerónimo Saavedra y Olarte, también figuraron en su repertorio de vacilones.  Si conocen a unos cuantos miembros de su familia, sabrán que era una cualidad inscrita en su ADN.  Por cierto, una vez casi mata del susto a unas señoras en las Cuevas de Altamira, o en otras cercanas –no recuerdo bien- por un oportuno ladrido de imitación cuando el guía comentaba el parecido de una estalactita a un perro pequinés; unos niños que estaban cerca fueron severamente reprendidos por el guía.  Varios lustros, duró la risa.

            Vital y con determinación, un jiribilla incuestionable, no paraba la pata.  Muchas veces, fuimos sólo a tomar café de Las Palmas a San Mateo, o una cerveza de San Andrés Almáciga.  Siempre haciendo algo, yendo y viniendo; quieto, poco.  Otra cosa era el deporte, que dejaba equivocadamente para otros.  Los artilugios de todo tipo –emisoras de radio, pitas estridentes para el coche… se hallaban entre sus modestas diversiones, que mostraba con alegría infantil cuando se trataba de alguna novedad llamativa.  Una furgoneta preparada para vivir en ella, comprada de segunda mano, y poco a poco, mejorada, también fue su pasión.

            Pocas dudas, casi no recuerdo verlo titubear ante nada; radical en su pensar y actuar.  En una bodega de Satautey, el bodeguero, lo llamaba cura macho, por su iniciativa y audacia.  Como bien recordó en su misa funeral en San Andrés, cuando habló, poco después de la toma de posesión, con el nuevo obispo de la Diócesis Canariense, Francisco Cases, le espetó, para empezar, que no le tenía miedo alguno.  No olviden que fue activo miembro de una plataforma para lograr la designación de un obispo canario que sucediera a Ramón Echarren, lo que, con el nombramiento de Cases, no pudo evitarse.  Otra cosa es que el vigor de esa lucha fuera en balde, la semilla no creo que cayera entre pencas de tunera.

            El compromiso político con su país y con la clase dominada, difícil de expresar con claridad en una organización de jerarquía insoslayable, de pensamiento rígido y mayoritariamente conservador, le trajo más de un problema.

            Como cura, por su extravagante conducta, costaba que muchos lo creyeran, al menos inicialmente.  La extravagancia consistía en comportarse como cualquier persona que no fuera cura: vestimenta informal, bromas diversas, parrandas frecuentes… La verdad es que, en su favor, puede decirse, cuestionando la convicción popular, que no vivió como un cura.  Lo mismo nombraba en la homilía a Carlos Marx, patrón de la clase obrera, que hacía una ofrenda a Secundino Delgado, padre de la Patria Canaria.

            No se trataba sólo de palabras, siempre estuvo al lado de los menos favorecidos y de la defensa del derecho a ser para nuestro pueblo.  El dinero que tenía lo entregaba sin miramientos a quienes los necesitaran.  Gracias a esa costumbre, los herederos podrán dar fe de la fortuna que atesoró.

            Izó una bandera canaria de siete estrellas verdes en el mástil de su iglesia primero; y una del arcoíris, después.  Por la primera, se vio involucrado en una persecución rápidamente abortada gracias, salvo mejor parecer, a un colosal movimiento de solidaridad manifestado singularmente a través de Internet (1).

            El obispo de la Diócesis de Canarias, Francisco Cases Andreu, dijo, en el funeral de Paco en la Iglesia de La Garita, que había de dejar para Dios las valoraciones sobre la vida terrenal; que él, el propio obispo, siempre tendría mayor confianza en el juicio divino que en el de los mortales.  Yo, conocedor de las valoraciones de algunos mortales, y enemigo declarado de panegíricos, digo que, en vez de valoraciones, aquí quedan algunas constataciones: un hermano, un amigo, un nacionalista canario valiente, un referente en la Iglesia y fuera de ella, un hombre sencillo, del pueblo, que tuvo, que tiene, un millón de amigos y amigas.

            Constato, también, la enorme satisfacción que debió sentir el obispo al echar agua bendita sobre la bandera canaria que cubría el pijama de madera de Paco, oír la atronadora ovación que siguió la colocación del paño tricolor de siete estrellas verdes por sus dos sobrinos, Melo y Pedro, y sobre todo, pasar con báculo y mitra bajo el palio providencial de otra bandera nacional con crepón negro de casi cincuenta metros cuadrados, elevada por unas treinta personas a la salida de la iglesia.  El Aguañak de Taburiente sonaba con orgullo electrizante.  En el San Andrés lindo y pesquero, el de las blancas casitas, se repitió el acompañamiento trabajoso de la gigantesca bandera desde la iglesia hasta la avenida donde llegaba la maresía.  Seguro que Paco, ni en sus mejores sueños vio tales imágenes.  Son sólo constataciones; las valoraciones, para El Que Todo Lo Ve.

            La ausencia de Paco nos va a acompañar a muchos hasta que llegue nuestra propia ausencia: la maldita parca es inevitable.   Ahora, hasta que ese momento llegue, tenemos un ejemplo más en que apoyar nuestra lucha, que era la suya, la que hasta hace unos días llevábamos juntos, codo con codo, la de quienes tenemos, permítanme la paráfrasis, una opción preferencial por un país soberano e igualitario.

            Hasta siempre, Paco.  Como diría Benedetti, viviste adrede.  Ahora, te conviertes en luz, nuevo Faycán, que ilumina este pequeño gran país. Esta Navidad de 2009 llueve en nuestro corazón.

José  Manuel  Quintana  Hernández

                                                                      En  Tacoronte

                                                                       27 de Diciembre de 2009

Paco Bello

Cuando los adentros quieren y la garganta no lo permite

            El añurgue es algo que se me ha sido acrecentando con el tiempo, especialmente cuando se trata de algo relacionado con niños o amigos.

            El 22 de Diciembre, estando en Douirat a las puertas del desierto en Túnez, cuando Manzur me dio la noticia, me descolocó totalmente pero no me añurgué entonces.  Fumé sin tino eso sí, mientras trataba de hacerme a la idea.

            Cuando llegué a Arucas, tenía dos correos de Paco y la cosa cambió.  Pina andaba igual, mientras veíamos el aluvión de noticias en Internet, y el video de la salida bajo la bandera en La Garita que nos pasó Antonio Suárez.  La huidiza idea del día 22 se hizo inevitable realidad, adquirió todo el peso que subconscientemente me resistía a rumiar.

            La madrugada del funeral nos cogió a los tres en Aguere, veníamos de otro, y en el ferry un montón de gente de San Andrés, que venía a La Garita a lo mismo.  Cuando pegaron a sacar camisetas y me acerqué a ellos, sentí los primeros síntomas de dificultad en el hablar.  Teno se quedó con la movida, Paco tenía tecla con él como con todos los chinijos.  No sé cómo lo recibió en su mente de seis años, pero al rato, nos soltó entre pregunta, conclusión y cierta angustia… ¿”pero… le dio tiempo de abrir los regalos”?

            Ya en la iglesia, el que Tumas interviniera me animó y quise cumplir con el deseo de expresar un algo de lo que Paco estaba significándonos a todos luces…, pero al percibirlo de frente y tan concentradamente, se me repitieron los trabes del gaznate y el retirarme del atril se impuso.

            En realidad tenía un amasijo de pensamientos, nada ordenados, y pensé que dejando que la palabra fluyese desahogando los adentros, algo saldría.  Pero creo que sólo alcancé a insinuar que no tenía que ubicar a Paco en algún lugar etéreo, que estaba claro y lo teníamos delante en el ambiente que emanaba de la gente que llenaba la iglesia, que ahora Paco Bello somos todos.  También quise decir que no siendo creyente, el entorno de Paco me hizo ver que hay personal base de la TERECA con el que vale la pena hacer pella.

            Está claro que Paco ha logrado quedarse con nosotros y bien dentro.  El vacío de su marcha, lo está llenando su ejemplar recuerdo de comprometida entrega social y patriótica.  Es su mejor aporte pa’ seguir pa’lante en la brega.

Desde  Arucas,

Archipiélago  Canario

                                                                                            Jaime  Sáenz

En  la  Ruta  de  Bentejuí,

Manuel  Alemán,  Paco  Bello…

            Ruta es el “rumbo o derrota de un viaje”.  Pero yo no me refiero, en este caso, a la derrota, entendida como “acción y efecto de derrotar o ser derrotado” sino como “rumbo o dirección que llevan en su navegación las embarcaciones”.

            De forma intencionada, he partido desde este doble concepto académico que la lengua da a la palabra ruta, con el fin de que las conciencias oscurecidas se iluminen con la claridad meridiana de que los invasores, alía conquistadores españoles, no pudieron limitar el concepto de derrota, pues mientras ellos se han referido , durante seis siglos a la “derrota” como derrota de los canarios, éstos, sin embargo, han entendido la derrota como ruta, tomando otros derroteros que, más temprano que tarde, han comenzado a convertirse en camino que llevará al pueblo canario hasta su libertad: con una resistencia de seis siglos de oposición a la violencia española; con el surgimiento de un nuevo hombre canario, más seguro de sí mismo y más agresivo que sus antepasados, agrietándose el mito del dominador de orígenes diversos y, consecuentemente, sintiéndose el canario más fuerte y seguro para romper las amarras sicológicas de la sumisión.

            Desde el joven indígena canario, Bentejuí, que realizó la primera ruta, a finales del siglo XV, tomando, en la Isla de Tamarán derroteros diferentes a los de los españoles y a los de su rendido pariente Guanarteme, y que renunció a su propia vida, prefiriendo la muerte a someterse a los extranjeros…, desde entonces hasta hoy, son incontables los canarios y canarias que, de miles de formas, han tomado la ruta de Bentejuí.  Entre éstos, haré referencia a dos canarios, a los que unió, entre otras cosas, la amistad, la lucha por nuestra tierra canaria y su condición sacerdotal:  Manuel Alemán Álamo, de la Isla de Tamarán y Francisco Pérez Bello (Paco Bello), de la Isla de Achinech.  Estos dos Canarios han sido un fogonazo, una llamarada, permaneciendo como antorchas, como norte y guía al entendimiento, para comprender que es imposible poder afirmar con verdad que el Evangelio llegara a Canarias con la espada de los conquistadores y para rechazar que, en Canarias, se impusiera una sociedad en que la autoridad política, considerada emanada de Dios, se ejerce por sus ministros.

            El testimonio personal, tanto de Manuel Alemán como de Paco Bello, se ha convertido en una denuncia profética de este mezclado, revuelto, oscuro, dudoso y confuso estado de cosas.  El propio Manuel Alemán en su obra “Psicología del hombre Canario” que, cumple treinta años desde la primera de sus diez ediciones, afirma:

“La manipulación de los sentimientos del pueblo tiene su correspondencia en la manipulación de Dios… El Hombre Canario tan sensible a lo trascendente encuentra en Dios una fuerza motivacional que lo mueve y lo controla.  Toda una constelación de motivos actúan en confluencia en la psicología canaria provocando la búsqueda y aceptación de Dios: inseguridad, sicología, inestabilidad social, miedo, actitud trascendente, creencia, fe…”

La clase dominante es consciente del valor de esta fuerza psico-social de lo religioso en orden al dominio de la masa y para ajustarla a su sistema.  La Iglesia en Canarias ha participado en el juego, por ingenuidad algunas veces, falta de conciencia crítica otras y en ocasiones por aliacionismo de intereses.  Y se ha manipulado así eldato “Dios, manejándolo a favor de la clase dominante y en contra de los intereses del pueblo”.

Manuel Alemán, como afirma el Instituto Psico-Social que lleva su nombre, “no murió un cinco de Mayo de 1991, más bien salió de viaje buscando a “esa gente” que todavía no sabe lo que ha sucedido”.

Tampoco Paco Bello murió el 22 de Diciembre pasado, pues su corazón ha comenzado a latir con mayor fuerza, cada día que pasa, en el corazón de cientos de personas de nuestro pueblo.  “Esto no ha acabado, acaba de comenzar”, comentaba uno de sus amigos, en los días posteriores al entierro de Paco”.  El testimonio del cura, Paco Bello, seguirá adelante y crecerá.  Entre otras cosas, vivió y dejó, como legado, a nuestro Pueblo Canario, unas palabras que constituyen todo un programa de vida y de lucha: “Yo siempre digo que a mí no me gusta ser dependentista, no me gustan las dependencias, no me gustan las ataduras, me gusta depender sólo de Jesús de Nazaret.  Un pueblo que esté sometido nunca avanzará hacia el progreso”.

¡Nosotros seguiremos nuestra ruta que es la que hicieron suyas Bentejuí, Manuel Alemán, Paco Bello…!

Vicente  Santana  Quintana

XXX ANIVERSARIO DE LA OBRA

QUE NOS DIAGNOSTICÓ COMO PUEBLO

         La magna obra de Manuel Alemán, Psicología del hombre canario, es un documento fundamental para comprender además la idiosincrasia isleña, las causas que han conformado el perfil psicológico del pueblo canario.  A pesar de los cruciales experimentos por nuestra sociedad estas últimas tres décadas, Psicología del hombre canario sigue constituyendo un referente para comprender nuestra psicología colectiva.

Manuel Alemán          Dicha obra abarca cuestiones como la percepción de la consciencia de canariedad por el isleño y sus diversos grados, así como sus factores objetivos.  Para  Manuel Alemán, la canariedad es el resultado de factores objetivos: la geografía, historia, raza, cultura y lengua.  Nuestra ubicación en el mundo con su correspondiente realidad africana y archipielágica, la historia propia y particular, sin olvidar el mestizaje específico que ha forjado una cultura concreta y una modalidad lingüística dialectal del castellano única en el mundo.  Por otro lado los factores psicológicos y subjetivos son clasificados en tres niveles (inconsciente, preconsciente  y consciente).  Por último la influencia del paisaje y la historia en nuestra mentalidad también son analizadas.

            Tras esta introducción general, el autor profundiza en cuestiones más concretas que afectan a nuestra manera de pensar como la rivalidad infantil entre pueblos e Islas, la disfunción de la conciencia o el mimetismo entre otros.  “Es una rivalidad infantil, atacando con nombretes y apodos, provocando contiendas ingenuas entre pueblos y entre Islas, planteando litigios sobre datos del paisaje, -mi pueblo o Isla es más bonito- sobre la modalidad de la voz –unos pueblos ridiculizan a otros su forma de expresarse-.  Esta rivalidad es una consecuencia de la inseguridad básica, de la inestabilidad psicológica y sociológica del canario. (…)  Es síntoma de la agresividad  desplazada del canario: la falta de localización de la causa verdadera de la expoliación de nuestra gente hasta ser indigentes de todo, le lleva a canalizar su agresividad hacia otras realidades inocentes.  En una rivalidad que agudiza los sentimientos localistas del pequeño pueblo, con la consecuente pérdida de conciencia de región.  Ha sido una rivalidad manipulada por los dirigentes del Archipiélago”.  Al respecto de la Disfunción de la conciencia explica que “El sistema sociocultural canario feudalista, mercantilista, capitalista, ha atenazado al hombre isleño en estratos tan profundos de la psique, como es la conciencia.  Esto hace que el explotado se identifique con su explotador, justificándolo, racionalizándolo.  El Mimetismo es una postura imitativa de las formas exteriores.  “El mimetismo es, por tanto, un mecanismo de defensa promovido desde la lucha por la existencia, desde la necesidad de sobrevivir”.  Todos los pueblos dominados han sufrido este fenómeno de “infancia psicológica”, convirtiéndose en pueblos imitadores para así, en la seguridad del “padre”, paliar la incertidumbre de su inconsistencia.  Y este es el caso de Canarias.  Parece como si el temor al “padre”, en nuestro caso Castilla-Europa, le impulsara a imitarlo para así evitar su enfado y su amenaza.

            Para acabar, Manuel Alemán esboza una propuesta con el objeto de afrontar el futuro de Canarias.  Es una por la concienciación y la conquista de la cultura negada durante siglos.  Quizás esta sea de las más notables exposiciones teóricas para la regeneración psicológica de nuestro pueblo mediante la cultura y la identidad.

EL  AUTOR

MANUEL  ALEMÁN.-  (Agaete 1931 – Las Palmas de G.C. 1991), teólogo, psicólogo, escritor y catedrático de Psicología de la U.L.P.G.C.  El pensamiento del autor está relacionado con la Teología de la Liberación y la figura del sacerdote suramericano Camilo Torres, y en su obra toma como referente a teóricos del anticolonialismo como Albert Memmi.  Su obra cumbre Psicología del hombre canario, constituye una ofrenda del autor a su pueblo, una herramienta teórica para abordar nuestra conciencia colectiva y contribuir a su transformación.  Ciertamente, es un hecho que nuevos factores están ya afectando a nuestra psicología colectiva, valgan como ejemplo la terciarización económica extrema, el desarraigo y la asimilación a la cultura española y global o las particularidades migratorias.  Pero ello no invalida ni mucho menos la obra.  A pesar de ser 1980 el año de la publicación, goza en numerosos aspectos de rabiosa actualidad.  Con todo, Manuel Alemán nos trasmitió un ejemplo, la necesidad de pensar y reflexionar Canarias desde una perspectiva autocentrada.

Rumén  Sosa  Martín

Dibujo 1

Una  reflexión  en  el  contexto  de  las  últimas

manifestaciones en  la  lucha  anticolonial

            En los últimos meses e han producido en Tenerife y Gran Canaria diferentes manifestaciones que denuncian y activan el proceso de Descolonización e Independencia del Archipiélago Canario.

            Al hilo de estas iniciativas elaboramos esta reflexión a modo de aportación crítica que pueda ayudar a profundizar y reforzar los planteamientos y estrategias que conduzcan a alcanzar nuestro derecho al ejercicio de la libre Autodeterminación, Descolonización e Independencia.

            No se descubre nada al afirmar que el nacionalismo en el Archipiélago desde los años 70 ha pasa por fases de diferente intensidad y apoyo popular.  Los niveles de proyección que se alcanzaron en la segunda mitad de los años 70 y comienzos de los 80, remitieron de forma apreciable en los decenios siguientes y han  tomado nuevos bríos, aunque no a aquellos niveles, en los dos últimos años.

            Una de las causas de estos altibajos se puede encontrar en la ausencia de un proyecto teórico riguroso, con proyección y alcance popular que llegue a todas las capas de nuestra sociedad, que reactive cauces de participación popular para la defensa de los intereses sociales de nuestra gente y sus colectivos en barrios y pueblos.

            El contenido de este tipo de proclamas, lejos de contener planteamientos farragosos y de difícil comprensión para nuestro pueblo, se debería plantear con claridad y en términos asumibles por cualquiera que se sienta canario, haya  o no nacido aquí, y que de buena fe asuma los derechos inalienables del pueblo del Archipiélago Canario y crea en la recuperación de su propia autoestima y su capacidad para asumir las riendas de su propio futuro.

            Acontecimientos puntuales, como las recientes manifestaciones, que suponen un esfuerzo enorme de los compañeros organizadores y una activación pública de nuestro objetivo, pueden quedar en puntuales fuegos de artificio si no proyectamos a la mayoría de la sociedad canaria nuestro mensaje y la incorporamos en el proceso, con el convencimiento de que nuestras formas de actuar nada tienen que ver con los miserables métodos políticos al uso en la Metrópoli que nos han llegado a contaminar en nuestra tierra.

            Creemos necesario hacer un análisis de los motivos que han provocado estos descompensados procesos de concienciación nacional, como paso previo necesario en la formulación de las estrategias que las fuerzas y colectivos nacionalistas adopten para la construcción de un programa bien estructurado de plazos y contenidos, a desarrollar en un proceso siempre complejo y con dificultades, a las que se suman las añadidas por los que desde posturas colonialistas, o incluso desde posturas personalistas que, arrogándose cercanías a nuestra lucha, consiguen entorpecer constantemente cualquier iniciativa articulada, seria y constructiva que conduzca a los objetivos que perseguimos.

            Los colonialistas, contrarios a la emancipación de nuestro Archipiélago, se manifiestan sin corte alguno, amparados en el clima político y social imperante, con pleno control de los medios de comunicación y propaganda, enemigos de quienes se atrevan a discrepar, descalificando cualquier planteamiento contrario a la “verdad establecida”.  Los conocemos y sabemos para quienes trabajan.

            Pero tenemos otro tipo de obstáculos, que perviviendo enquistados incluso dentro del movimiento anticolonial, suponen una rémora para el avance y difusión de la idea que nos mueve.  La lucha por mantener hegemonías míseras, y egocentrismos mesiánicos y trasnochados está detrás de muchas de estas situaciones.  Son personajes que con su trayectoria y antecedentes no constituyen una aportación positiva a la lucha anticolonialista.  No obviamos lo que de bueno pudieron aportar algunos y algunas en su momento, pero no ayuda al actual su visión anclada en protagonismos personalistas con lecturas muy sesgadas del campo nacional, que, además, se atreven a hacer públicas y notorias incluso fuera de nuestro entorno.  Siendo coherentes con lo que planteamos no vamos a responder a las descalificaciones que provienen de personas con este talante.

            Necesitamos planteamientos generosos, sin descalificaciones a priori, para el necesario crecimiento del apoyo social en todos los rincones del Archipiélago, a la idea, legítima y honrosa de asumir nuestro propio destino, en términos de igualdad y respeto entre todos los canarios, y con los que quieran compartir, como un canario más, este ilusionante proyecto, que nos ponga en pie de igualdad con todos los pueblos de nuestro entorno y del mundo.  Sin ser más que nadie pero tampoco menos que  ningún otro.

            Este proyecto debe basarse en el rescate de valores que identificaron a nuestros ancestros, y por los que nos conocen en tantos lugares del mundo donde hemos llegado a vivir por razones del secular abandono y continuado exilio económico de la Islas.  Honradez, sobriedad y valor a la palabra dada que nos definían hasta no hace tanto, y que nos hacía grandes no por lo que teníamos sino por lo que éramos.  Los mecanismos de la modernidad globalizada han laminado estos conceptos propiciando que el interés más mezquino, sea moneda de cambio en las relaciones entre los pueblos, sin contar con ellos sino utilizándolos y manipulándolos desde los centros de control de poder mundial.

            No debemos permitir la maniobra fácil de las descalificaciones, y los enfrentamientos interesados, que no hacen otra cosa que facilitarles la labor a los enemigos de la descolonización.  Los que así actúan se tornan en nuestros enemigos y en ese contexto, el rigor, la claridad y la disciplina deben ser estrictamente aplicados.  La lucha se debilita con concesiones y permisividad teñidas de un mal entendido compañerismo.  Ni una falta de respeto debe admitirse, si  no lo hacemos entre nosotros, no tenemos autoridad moral para exigirla fuera.

            Lo prioritario a denunciar han de ser las imposturas y actitudes de personas o colectivos, con los que evitamos a aquellos que propician desánimo, alejamiento e indisciplina.

            Lo que pretendemos alcanzar y construir es algo de mucha responsabilidad, ante lo mucho que está en juego.  Tenemos que hacerlo mejor que los que nos han colonizado, en otro caso el fracaso sería total.  Para ello necesitamos de nuestra gente mejor preparada, con más ilusión y ganas de trabajar, sin más pago en muchos casos, que la conciencia de la labor bien hecha.

            Nada se podrá, sin contar con nuestro solidario y entregado a la dura labor de recuperar el futuro, nuestra identidad y autoestima como pueblo.  ¿Hay algo más importante?  En ese terrero estamos y estaremos.

Solidaridad  Canaria

Por una lucha que nos identifique en pos de un Archipiélago Canario Libre

Belén María S. Ojeda

Belén  María

Una  Mártir  del  Pueblo  Canario

El 25 de Julio de este año, se cumplirán 30 años del asesinato de la joven de 16 años, Belén María Sánchez Ojeda, en una manifestación portuaria.

 

            “El Eco de Canarias emite el sábado 26 un mensaje que conmovió entrañas por doquier en esta Islas atlánticas: “Anoche en la clínica de Santa Catalina, donde se hallaba ingresada, en la UCI, falleció la joven Belén María”. La Provincia y su responsable de la sección del puerto, J.F. Fonte, guardan, sin embargo, un significativo silencio ese mismo día ¿Motu proprio u obedeciendo órdenes superiores? ¿O tal vez no estaban preparados ese día y les venció el factor sorpresa? No lo sabemos”.  Así dio la noticia la prensa el día siguiente de haber sido asesinada una niña de 16 años, hija de un portuario.

            Los trabajadores del Puerto de la Luz llevaban varios meses de lucha obrera.  La mejora de sus condiciones de trabajo, pues la siniestralidad era bastante alta y la amenaza de privatización de varias empresas portuarias, eran las reivindicaciones de dichos trabajadores.

            La firma del convenio colectivo del sector en Junio, refrendado por varias empresas que atisbaba una pequeña luz de esperanza, quedó en nada con los posteriores sucesos.  La metrópoli aprueba un decreto, desoyendo a los trabajadores de varios puertos del Estado.  La UGT, como auténtico sindicato del gobierno actúa como valedor de estas medidas recordando al Sindicato Vertical franquista.

            Ante los acontecimientos expuestos, las familias de los portuarios crean una junta de apoyo a los trabajadores, con sentadas en la calle y encierros en la Iglesia del Carmen de la Isleta.  El día 25 de Julio, cuando se manifestaban pacíficamente en Manuel Becerra, la Guardia Civil ordena enérgicamente al conductor del Alfa Romeo, matrícula GC-9003-C, continuar la marcha, a pesar de la presencia de los manifestantes.  El resultado fue el atropello de la joven Belén María que fu arrastrada setenta metros por el coche.  Tras este suceso, la Guardia Civil que traída desde Almería para reprimir las reivindicaciones, tenía órdenes de usar la fuerza, arremetió contra la gente, hiriendo a otras cuatro personas, entre ellos un portuario que perdió un ojo, por un bote de humo lanzado por las fuerzas represoras.

            El posterior entierro fue un ejemplo de serenidad y civismo de la clase trabajadora dada cita allí.  Fue un entierro multitudinario y sentido, donde un trabajador lloraba a su hija y los portuarios, junto a la clase trabajadora en general, lloraban a su mártir, enterrada con la bandera canaria: “Así los revolucionarios tienen al Che Guevara, los creyentes del Nuevo Testamento a Jesús el Cristo, los seguidores del romanticismo ideal a Alfonsina Storni, los aborígenes latinoamericanos alzados a Tupac-Amaru, los supervivientes del rock a John Lennon, los partidarios del espartaquismo redentor a Rosa Luxemburgo, los canarios libres a Tanausú (…) De la misma manera, como símbolo de virtud y abnegación, Belén María vive en el corazón de los portuarios de bien”

            El laberinto de la memoria es muchas veces estrecho, sobre todo cuando los poderes fácticos desean llevar determinadas cuestiones al olvido.  Desde la Organización Juvenil Azarug, deseamos aquí, fomentar la memoria de un cruento suceso, merecedor de ser recordado.

“Se me va el tiempo de las manos, rápidamente, sin darme absoluta cuenta.  Y me da miedo, pena.  Pues la vida es tan bella y a la vez tan malvada.  Son éstos unos años lindos, jóvenes y llenos de vida.  Se despiertan en mí miles de sentimientos y deseos de vivir.  Voy a cumplir 16 años, y me parece incierto.  Pero es real.  Me siento joven y me gustaría sentirme siempre así.  Llena de ansias, pasiones, ganas de amar; compartirme con los demás y hacer trizas el odio.  Pero la vida pasa de improviso.  Y yo quiero vivir.  Vivir al máximo mi vida.  Cada minuto, cada instante.  Y marcar páginas en mi corazón, porque mi vida es mía, sólo mía y nadie puede vivirla por mí”.

Belén  María  Sánchez  Ojeda

                                                                                                              Poesías y comentarios.

                     escrito meses antes de morir.

R.V.  Organización Juvenil Azarug

BIBLIOGRAFÍA

  • DELGADO  SANTANA, Juan Antonio.  “Belén María, verano del 80”  Ediciones La Marea. Las Palmas de Gran Canaria, 2000, en la página 83.   Opp. Citt. página 26.  Opp. Citt. págino 195.

 

CARMITA  “LA  RUBIA”

Precursora de la 1ª manifestación independentista

Organizada por la policía con motivo de la Ruta de Bentejuí de principios de los ochenta.

            A petición suya, se colocó su Bandera Nacional en lo alto del Monumento Atis Tirma. Y al pretender la policía el nombre del propietario de la bandera, se les dijo por megafonía a los participantes, “La policía quiere saber de quién es esa bandera” y un grito unánime dijo ¡¡MÍA!!  “Entonces tendrán que ir todos a comisaría”.  Pero pretendían que lo hiciéramos en las guaguas alquiladas para la Ruta.  Lo hicimos a pie, mientras de las mochilas salían banderas sin tino.  Antes de llegar al Paseo de Madrid, se nos cruzó un coche policial, para indicarnos continuar con la Ruta.

            El año que bien, daremos amplia información sobre esta extraña iniciativa gubernativa.

            Carmita por esas fechas tricotaba estrelladas bufandas tricolores, en primera fila, ante J. R. Doreste, en los plenos del Ayuntamiento de Las Palmas.

¡¡A Carmita en modesto pero afectuoso reconocimiento, a sus muchos años en la lucha, le mandamos un beso solidario!!

2009 XXXVIII Ruta de Bentejuí

1 Portada

Libreto XXXVIII Ruta de Bentejuí

 

XXXVIII  RUTA  DE  BENTEJUÍ

9 – 10 de Mayo.  2009

IN  MEMORIAM

A José Antonio Ramos

en el recuerdo, con orgullo y tristeza.

            En las décadas de los ochenta y noventa, a orillas del Guiniguada, pasaban por los locales de Solidaridad Canaria en el Toril (C/ Juan de Quesada, 21 de Las Palmas) un gran número de personas interesantes dadas a tareas reivindicativas.  Así tuvimos el placer de tener con nosotros a entrañables como Carlos Puebla y Los Tradicionales, Caco Senante, al Dr. Emilio Valle Ramos, Tomás Chávez o a nuestro compañero Nanino Días Cutillas y otros muchos.

            Allí se arropaban los ensayos de un nutrido grupo de jóvenes amantes del teatro, la música y de todo lo nuestro.  Éxodo, La Charanga, Tamonante, Acorón o Trío Timple fueron algunos de los que por allí pasaron.

J. Antonio Ramos            Como parte de Trío Timple, conocimos a José Antonio Ramos.  De su padre, hombre de los nuestros, heredó su afabilidad y arraigo, con Totoyo Millares comenzó lo que luego se convertiría en una maravillosa forma de sacarle trinos al timple, sonidos del alma de nuestra tierra.

            Su partida ha sido doble pérdida, por un lado la persona, compañero y amigo muy querido y por otro lado el puntal de inconmensurable potencial futuro para el musical nombre del Archipiélago.

            José Antonio, mostró a propios y extraños las grandes posibilidades de ese fisco de instrumento, enorme transmisor de alegrías y sentimientos, al tiempo de dejó patente su pasear internacional y exitosamente nuestro pabellón.

            En la Ruta recordaremos sus punteados entreverados con el trino del canario del monte, alzado siempre sobre los riscos.

Solidaridad  Canaria

23 de Abril de 2009

Yaneva Santana Lorenzo 2

HOMENAJE  A  LOS  LUCHADORES

CONTRA  EL  COLONIALISMO

            La Organización de Naciones Unidas –ONU- ha declarado el 2.010 año límite para el proceso de descolonización de los pueblos sometidos al colonialismo… a los colonizados…

            La idea de respaldar las luchas de liberación de los pueblos, como tal idea, es digna de apoyo sin reservas.

            Los organismos internacionales cuyo objetivo es la paz y las relaciones de igualdad entre los pueblos, no podrán conseguir sus objetivos si no actúan en este sentido.

            La violencia actual en el mundo, de todos es sabido, tienen su origen en las profundas situaciones de injusticia y desigualdad social, económica y política entre el primer mundo y los que aspiran a serlo, y en el seno mismo de los grandes bloques de países de muy diversa condición y riqueza.

            Pero nos surgen muchas dudas.  La primera, sobre la solvencia moral y ética de este organismo. Dudas, también sobre los mecanismos de decisión con los que funciona.  Dudas sobre su capacidad y eficacia para salvaguardar, dirigir y culminar los procesos de liberación de los pueblos.  Un ejemplo de esto lo tenemos muy cerca de nuestro Archipiélago.  Y, finalmente, dudas sobre el empeño en fijar “fechas de caducidad” para el ejercicio de los derechos humanos.  ¿Después del 2.010 se suspende la aplicación de la Carta de los Derechos Humanos individuales y colectivos?

            Las circunstancias políticas internacionales no se congelan en el tiempo, por más que algunas potencias quisieran.  Los procesos sociales están vivos y sufren mutaciones perversas o silencios interesados en distintos momento históricos.

            ¿Se atrevería alguien a dar fecha de caducidad para los derechos del niño, de las mujeres sometidas a maltrato, o de las minorías étnicas y de los pueblos con sus derechos conculcados?  Dudamos de la buena fe de estos plazos para el ejercicio de los derechos fundamentales.  De las personas o… de los pueblos.

            Sabemos que los procesos de concienciación de los pueblos tienen ritmos diversos y cambiantes.  Sucedió, p. ej. en la Independencia de Argelia pese a la sangrienta represión del ejército francés sobre el pueblo argelino, sucedió en la India liderada por Ghandi, en la neo-colonia racista de la Sudáfrica de Mandela o en el tortuoso proceso de liberación de Timor Oriental.

            Nadie nos puede quitar el derecho inalienable a alcanzar nuestra propia conciencia como pueblo, y por consiguiente a ejercer nuestro derecho a decidir nuestro futuro.  Ni tampoco a ponerle fecha de caducidad a este derecho inalienable.

            Fue un político español, aunque catalán de nacimiento el que dijo:

“No se adquiere la propiedad de los pueblos conquistados, ni aún con la prescripción de los siglos” (Pi y Margall 1824 – 1921).

            Si la dijese hoy sería tildado de… terrorista (¿)

            Todas las luchas de liberación y contra el colonialismo, a lo largo de la historia, han tenido un punto y momento de partida.

            Una situación límite, la aparición de un prócer que lidera un movimiento larvado que parecía estaba a su espera, una coyuntura geo-política que propicia y desencadena lo que ya era inevitable…

            Todos han tenido un punto y momento de partida.  La nuestra también.  Su primer acto tuvo lugar incluso antes de la finalización de la conquista, el día que Bentejuí, el hijo del Guanarteme Bentagoyhe, realiza su ruta, muestra magnifica de amor, entrega y respeto a su gente y a su tierra.  Fue de tal grandeza y trascendencia su gesto que, pasados varios siglos, por muchos ocultamientos, tergiversaciones históricas, represiones sin cuento, dictaduras o monarquías…, por muchos crímenes que se hayan podido cometer, no han podido borrarla de la memoria de nuestro pueblo.

            Él fue el primero de una larga lista de luchadores que entregaron lo más importante para no caer del invasor cautivos.

            La cruz y la espada del s. XV son ahora: la crisis económica y social provocada por la banca extranjera –más fuerte aquí que en ningún otro sitio-, el deterioro del medio, la explotación de nuestros recursos naturales sin control ni beneficio –pesca desaparecida, agricultura con plagas invasoras por negligencia en el control fitosanitario en nuestros puertos y aeropuertos, recursos energéticos en manos foráneas… -la utilización de nuestra tierra como base de agresión a los pueblos vecinos –maniobras de la OTAN, acuartelamientos diversos, radar del Hierro, militares en nuestra cumbre… – así hasta llegar a la imposición (con su correspondiente perjuicio sobre nuestro medio y a los ciudadanos de las Islas) de la regasificadora en Arinaga, la macrocárcel en el sureste, el puerto de Granadilla sobre sebadales protegidos, la tercera pista del aeropuerto, etc…

            El proceso, nuestro proceso de descolonización, tiene su propio tempo.  Los canarios y canarias lo sabemos.  Es algo de lo poco que nos queda e identifica.

            Nuestro proceso de toma de conciencia ha sufrido períodos de euforia y ralentización, iniciativas ilusionantes y grandes decepciones, grandes traidores y mártires silenciados…

            Traicionaríamos la memoria y el sacrifico de todos ellos, nuestros luchadores contra el colonialismo, si no los honramos y rescatamos del olvido que nos pretenden imponer.

            Contra los colonialismos de hoy nos ponemos en marcha cada año siguiendo el ejemplo de lucha de Bentejuí nos dejó, porque hoy como ayer Canarias está viva, mirémosla desde nuestras cumbres, conozcamos su belleza, su paisaje, …pero ante todo conozcamos nuestra historia, para poder amarla y defenderla… como hizo Bentejuí.

                                                                  Solidaridad  Canaria

Archipiélago  Canario,

29 de Abril de 2009-2959

Nublo, Bentayga y Teide

BENTEJUÍ

EL  ÚLTIMO  GUANARTEME

            La aculturización, que en el siglo XIII comenzó a ser impuesta en El Archipiélago Canario con los inicios de las incursiones mercenarias que terminaron por dominar a los indígenas Alzados, fue estrangulando a través de los siglos la transmisión oral con que el aborigen trasladaba a las nuevas generaciones, la memoria histórica de su pueblo.

            Las imposiciones de nombres, lengua, repartimientos de tierras, aguas y de la nueva sociedad dominante, genera de forma eficaz, la desmemorización forzada de una gran parte del patrimonio de identidad del pueblo canario. Sus héroes y sus gestas son autosilenciadas, amoldándose las últimas 16 generaciones a los nuevos tiempos para sobrevivir.

            Tal ha sido esto así, que tanto las investigaciones iniciadas antaño por eruditos foráneos y aún las más recientes de especialistas actuales, no llegan al pueblo que, inexcusablemente carente de vías para acceder a su patrimonio cultural, sólo percibe una tenue y folclorizada versión de parte de su silenciado y tergiversado legado.

            Entre las muchas fórmulas que obstaculizan un cambio,  se encuentra el síndrome del colonizado, recuerdo de la destrucción y reconstrucción forzada impuesta, que subyacente perdura malogrando el devenir espontáneo, acompasado, libre y ecológico, con virtudes que acomplejan y desvalorizan lo propio en favor de lo ajeno, lo foráneo.

            Los canarios hemos podido acceder a la información sobre la Batalla de Calatañazor o las falseadas gestas de Rodrigo Díaz de Vivar, los afluentes del Miño o el Pico de Aneto, Viriato y Numancia…, pero si tanto precisamos saber sobre nuestros microclimas las distancias al Puerto de La Estaca, el continente al que pertenecemos, nuestras aguas jurisdiccionales o las gestas de nuestros mayores sobre Drake o Vanderdoes, cuánto no tendríamos que reclamar sobre el conocimiento sustraído durante las últimas veinte generaciones, de los héroes canarios que con brazos, banotes y piedras ejercieron con suma dignidad la defensa de su tierra.

            Un pueblo que no conoce su auténtica identidad (cultura, historia…), no puede ser constructivo y por tanto sobrevivir como tal.  Los canarios necesitamos recuperar nuestra historia, los dignos ejemplos de nuestros héroes para copiarlos, y los indignos para que no se repitan.

            Sabemos que en los últimos años de la conquista de esta “Isla de Canaria”, había dos Guanartemes, uno en Agaldar y el otro en Telde.  Si del primero sabemos poco, sobre el de Telde también poco hemos indagado y hora es ya que hagamos que llegue a nuestro pueblo la información verídica de tanto por recuperar sobre lo entonces acontecido.

            Tengamos en cuenta lo dicho: La defensa de la Isla fue heroica, la guerrea desigual.  Un ejército mercenario bien pertrechado de barcos, armas de fuego, caballería, espadas, yelmos, ballestas, emponzoñadores… contra pastores convertidos por necesidad de la defensa y libertad de los suyos, en guerreros de a pie.

            La Bahía de Gando, buen abrigo para el fondeo y con magnífica playa, hoy desconocida por militarizada, fue puerta de entrada y los habitantes de Telde, con héroes como Tarira o Doramas, tuvieron que iniciar una épica defensa, que si bien duró más de cien años y a menos de veinte generaciones de nosotros, la información no nos ha llegado con la amplitud y rigor que merecemos.

            Era Telde capital del Guanartemato del Sur y suponía más de la mitad de la Isla, abarcando, según descripción de Abreu y estudio de D. Juan Álvarez Delgado:

“Empezando por la zona de Las Palmas y marchando de Norte a Sur y de Este a Poniente, esa divisoria entre ambos reinos empezaba en la desembocadura del barranco de Tenoya y subía por él hasta Las Lagunetas y el Roque Nublo, quedando para… el reino de Telde: Tamaraceite y San Mateo o Utiaca.  Esa línea continuaba al Este de Tejeda, que es cantón de Gáldar, y desde el Roque Nublo pasa por el Monte de Pajonales, bajando por el mar al oeste de la Isla, bien por el barranco de Tasarte, bien por el de Mogán…”, por lo que Arguineguín, Tirajana o Tunte y Agüimes eran cantones también de Telde, quedando Gáldar a poco más de un tercio de la Isla.

            Bentagoyhe ostentó la jefatura de Telde hasta su muerte en enero de 1476, por lo que sus hijos Bentejuí (Wen Tghuyit “el del grito”) y su única hermana, niña aún, pasaron a la custodia de Egonaiga, Guanarteme de Gáldar y hermano o primo hermano de Bentagoyhe y que fallece tres años después.  Se debía buscar respuesta, a si ambas muertes, acaecidas en tan corto y crítico espacio, se debieron a razones naturales o tuvieron relación con el posterior sometimiento de Tenesor Semidán como Fernando Guanarteme.

            Y fue entonces cómo aquel joven teldense junto a su consejero el viejo Faycán de Telde, se convierte en la figura que avala la defensa de La Isla, frente a la entregada de su pariente, Fernando Guanarteme, antes Tenesor Semidán.

            La contribución del converso Fernando, facilita el acoso que finaliza con la gesta ejemplar del que por ley indígena y realidad cierta, ostentó hasta su último momento la jefatura y defensa de la Isla.

            Bentejuí prefirió morir desriscándose, antes que doblegar su Guanartemazgo al enemigo.  Su comportamiento ejemplar en defensa de los suyos, mereció que en 1894 la calificara el General teldense Don Pedro Bravo de Laguna en carta al también ilustre hijo de Telde Dr. Don Gregorio Chil y Naranjo: diciendo “… que tan heroicamente prefirió la muerte a la ignominia de su patria pisoteada y escarnecida por déspotas conquistadores”.

            El Guanarteme Bentejuí nos legó una trayectoria de honor a ser tenida muy en cuenta como ejemplo y gloria de la historia del Archipiélago Canario.

Solidaridad  Canaria

LA  RUTA  DE  BENTEJUÍ

Una parte importante de nuestra historia

            El asesinato de Juan García Suárez “El Corredera” el 19 de Octubre de 1959, como parte del terrorismo de estado con el que se perpetuaba el sometimiento colonialista en el Archipiélago, fue un aldabonazo que despertó conciencias.  Tres años más carde caía el movimiento “Canarias Libre”, mientras semiclandestinamente se celebra los actos de “Ansite” en los que participaban diversos intelectuales canarios homenajeando a los héroes indígenas.  La Guardia Civil los espiaba con prismáticos desde lejos.

Imagen 086            La historia nos relata como el alzado Guanarteme Bentejuí guió a los suyos, ancianos y niños incluidos, desde la sitiada Fortaleza del Bentayga por las Cumbres de Gran Canaria en busca de lugares más propicios para mantener la defensa de la Isla.  Con esa idea reivindicativa, los días 28 y 29 de Abril de 1967 y a iniciativa de algunos miembros del Grupo Montañero de Gran Canaria se celebró por primera vez “La Ruta de Bentejuí”.  Tres miembros del Gran Canaria salieron del Bentayga, reuniéndose en el Refugio de la Cañada del Escobón con trece más, para continuar al siguiente día hasta la Fortaleza.

            La localización científica real de Ansite no ha sido desvelada aún, por lo que la celebración en La Fortaleza del amaño del “Gánigo de la Paz”, no dejaba descaradamente de ser la tergiversación de la verdad histórica, servida para que algunos “canariólogos” españolistas mendigaran medallitas y prebendas como la expoliar impunemente los yacimientos arqueológicos de la zona y aprovechar, hereditariamente hasta hoy, en penosas condiciones de conservación, parte importante del patrimonio del Pueblo Canario como reclamo turístico de un privado negocio hostelero en Tirajana.

            Tras un lapsus de seis años, en 1973 con la dictadura militar en vigor, y por tanto en momentos en que hablar de la auténtica Historia de Canarias y de las gestas heroicas de nuestros antepasados entrañaba riesgo, el “Grupo Montañero de Gran Canaria” retoma la Ruta de Bentejuí.

            Entre el 73 y el 78, miembros de “El Gran Canaria” que militaban en Solidaridad Canaria, colaboraban y ampliaban la participación en La Ruta por lo que en el 79, la directiva del Grupo Montañero cedió el testigo a Solidaridad Canaria, pasando ésta de actividad exclusivamente de montañeros, a reivindicación popular llegando a reunir hasta trescientos participantes y dando la oportunidad de participación a una gran cantidad de menores de 14 años, varones y hembras, que han continuado manteniendo abierto, durante estos cuarenta y dos años, el camino de la Ruta.

Lucana Pérez Alemán 3

BENTEJUÍ  Y  TENESOR

Hoy  como  ayer

            Bentejuí y Tenesor, dos figuras históricas de decisiva trascendencia en la historia de Canarias, compartieron tiempos, familia y patria.  Sin embargo, el papel jugado por cada uno de ellos ante los conquistadores europeos, fue radicalmente opuesto.

            La figura de Bentejuí no solo sigue oculta hoy por una densa bruma de olvido, sino que su figura y papel en la historia de este Archipiélago permanece excluida de toda reflexión, su ejemplo no conviene, molesta.  La conquista de la Isla de los canarios, al igual que las del resto del país, se caracteriza por un pactismo entre algunos sectores de la nobleza indígena y los invasores.  La clase dominante nativa buscaba así garantizar su posición y privilegios en la nueva sociedad colonial.  En Gran Canaria el bautizo del Guanarteme de Gáldar Tenesor Semidán, supuso la evidencia del pacto definitivo entre la mayoría de la nobleza insular y el Reino de Castilla.  En este contexto salta a la historia un joven pariente del rendido Guanarteme.  Natural de Telde e hijo de Bentagoyhe, fue promocionado por el influyente Faycan de Telde para sustituir a Tenesor, o mejor dicho, a Fernando.  La resistencia canaria contaba con un líder legítimo hasta las últimas consecuencias.  Bentejuí renunció a su propia vida prefiriendo la muerta a someterse a los extranjeros.  Un ejemplo innegable y perpetuo de dignidad y rebeldía, que aún suena en el eco de aquel mítico “¡Atis Tirma!” gritado en Ansite.  Así lo entendemos hoy y así lo entendieron ayer lo antiguos, aplicándole según Marín de Cubas el sobrenombre de Tazarte (Tadsart, “rebeldía”, “dignidad”).

            Tenesor Semidán es un personaje de nuestro pasado que sin duda ha recibido trato más considerado por el poder en las Islas.  Monumentos, calles, elogios y privilegios ha merecido por vender a su pueblo.  No fue un “bárbaro alzado”, sino un Rey que comprendió la “superioridad de la civilización” castellana, contra la cual era inútil resistirse y además le permitía conservar sus privilegios personales.  Tenesor mostró su predisposición al pacto desde las primeras incursiones europeas que tuvo que enfrentar.  En Mayo de 1481 es supuestamente capturado por los conquistadores y enviado a España, donde recibe el bautismo cristiano bajo el nombre de Fernando Guanarteme, en honor al Rey católico Fernando de Aragón.  En dicho país, es presentado ante los Reyes Católicos donde les rinde de rodillas pleitesía.  Acuerdan además, el poco conocido “Pacto de Calatayud” donde Tenesor vende la soberanía a cambio de una serie de privilegios a la clase aristocrática indígena.  En 1482 regresa a la Isla con tropas castellanas dedicándose por completo a persuadir a los isleños que resistían para que abandonaran la lucha y renunciaran a su legítima libertad ancestral.  Por si fuera poco, participó en la posterior conquista de Achinech (Tenerife) donde recibía tierras por su leal servicio prestado a los europeos.  Un episodio de la conquista de la Isla refleja claramente la postura de Tenesor y la resistencia liderada por Bentejuí.  En la célebre batalla de Ajódar, -última victoria canaria- el Guanarteme galdense intervino para evitar una mayor matanza de españoles por los nativos.  Ante estos hechos el Faycán teldense le espetó indignado a Tenesor: “Guadnarteme, mira quién eres y quien han sido tus pasados, que eres rey de Gran Canaria, favorécenos” Ante su negativa le insisten los canarios: “Salte afuera Guayedra que vises el día, que hemos de quedar dueños de nuestra tierra, que estos perros traidores, que mataron a su dios, nos la quieren quitar, y tú por un vestido que te dio el de España, te has dexado engañar, y ahora podemos darte otra vez la tierra salte fuera del peligro no te mate alguna piedra destas”. Sobran comentarios, Así, su servil actuación, le hizo ganarse el apelativo por parte de los españoles de “El Bueno”.

            El pleno celebrado el 30 de Enero del 2008 por el Ayuntamiento de Gáldar, aprobó, con la unanimidad de todos los grupos políticos, el expediente de declaración de Fernando Guanarteme como hijo predilecto de la Ciudad.  Una auténtica humillación, equiparable a celebrar la derrota de nuestro pueblo paseando el Pendón de la Conquista que tanto sacrificio nos ha costado ir erradicando de nuestra geografía.  Desde luego, homenajear a un personaje que siempre antepuso su propio interés a los de su pueblo, constituye una auténtica declaración de principios por parte de la clase política isleña.  Aunque mucho ha llovido desde entonces, hoy como ayer, Fernando Guanarteme es un símbolo portador de una serie de valores.  Los valores de una clase política canaria que vive de la sumisión a la Castilla de ayer o la España de hoy.  Que se lucra de la destrucción y especulación del territorio, la caña de azúcar de ayer o el cemento de hoy.  Que se encuentra cómoda a pesar de un nivel de vida de nuestra gente siempre por debajo de la media española.  Que acusa e incluso apoya la asimilación y erradicación de nuestra identidad, la cultura indígena ayer, la canaria hoy.

            La importancia de homenajear a Bentejuí o Fernando se explica por lo que cada uno representó y sigue representando.  Valores que en pleno siglo XXI encontramos en la sociedad canaria, dos bandos con principios totalmente enfrentados.  Los pactistas defensores del colonialismo, y los que dignamente defendieron unos valores de dignidad y libertad de Canarias.  Efectivamente, el “tenesorismo” que sigue dominando en el poder político y cultural de las Islas ya que es intrínseco al régimen colonial, a la dependencia de España.  Pero gracias al trabajo y lucha de los imprescindibles, los valores de Bentejuí siguen vivos, son los de los que cada año conmemoramos su heroica resistencia, siguiendo sus pasos, siguiendo su Ruta.

Organización  Juvenil AZARUG

LOS  NOMBRES  DE  DIOS

            Como es fácil suponer, si hay un territorio de la antigua cultura insular que las crónicas coloniales reflejan de un modo muy confuso, ése no puede ser otro que la religión.  La ideología religiosa siempre se ha utilizado como una poderosa amalgama institucional por los diversos expansionismos que, a lo largo de la historia, han perseguido la integración de diferentes identidades culturales en un mismo proyecto político.  En este sentido, conviene recordar que las misiones franciscanas ya actuaban en el Archipiélago desde mediado el siglo XIV.  Pero, con todo, al margen de cualquier escrúpulo de racionalidad, a menudo las creencias, que operan a través de las emociones, temores y esperanzas del sujeto, ofrecen también una imagen muy interesante de las estrategias de subsistencia social y cultural de las comunidades humanas.

            Sin embargo, quizás no sea irrelevante matizar la formulación uniformizadora  que, también en esta materia, se adjudica a las sociedades del pasado.  Es posible que las disensiones fueran escasamente determinantes en la definición colectiva, como sugiere un conocido informe de Zurara, cronista del rey Alfonso V de Portugal: “Y estos caballeros saben su creencia, de la cual los otros (el pueblo) no saben nada sino dicen que creen en aquello que creen sus caballeros” (Zurara – 1451 / 1986: 297).  Pero algún margen de discrepancia también debió tomar el suficiente arraigo, pues “En esta Isla de Thenerife unos afirmaban que no hauia en los Cuerpos Alma racional, o que en mueriendo el Cuerpo se acababa; otros confesaban haver un Dios universal” (Marín de Cubas – 1694: 82 / 1986: 278).

Ingredientes  cosmológicos

            Las comunidades isleñas aportan un compendio muy representativo del imaginario religioso amazighe, donde vivían los antiguos principios ancestrales y naturalistas de la ancestral tradición norteafricana (o camita) con la más tardía humanización de las figuras divinas.  Las primeras noticias que se recogen al respecto observan  “(…) que en Canaria y otras Islas adyacentes, llamadas Islas Afortunadas, hay personas de uno y otro sexo que no tienen leyes ni siguen secta alguna, sino que sólo adoran al Sol y la Luna (…)” (Urbano V (Bula de 2-IX-1369), en Álvarez Delgado 1945: 12).  Un informe que el historiador Ibn Jaldún matiza a partir de los escasos datos que circulaban entonces “(…) su única práctica de devoción consistía en prosternarse ante el sol en el momento de su aparición.  No conocían ninguna religión, y jamás misionero alguno les llevó alguna doctrina” (Ibn Jaldún (1374-1382) 1977: 169).  Informaciones que otros autores también secundan, añadiendo algún detalle controvertido pero muy interesante.  Es el caso del comerciante veneciano Alvise Ca da Mosto (1455), quien señala: “No tienen fe, pero adoran algunos al Sol, otros a la Luna y otros planetas, y tienen nueve fantasías de idolatría (…)” (en Álvarez Delgado 1945: 75, nota 3). O bien el de Diogo Gomes de Sintra ((ca. 1480-1485) 1947: 543), almojarife o ministro recaudador de las rentas del rey de Portugal, que insiste: “En las otras dos Islas, esto es, Tenerife y (La )Palma, sus habitantes son un pueblo de aquella tierra, que se llaman canarios, que es un gran pueblo.  Adoran al Sol como a Dios”

Dios  humanizado

            El aspecto más humano de la divinidad aparece también muy pronto en las crónicas, aunque carecemos de restos arqueológicos que validen suficientemente esta concepción.

            “Encontraron además un oratorio o templo, en el cuan no había en absoluto ninguna pintura ni otro adorno, excepto una solo estatua esculpida en piedra, que tiene la imagen de un hombre que sostiene una bola desnuda en la mano y con la vergüenzas cubiertas, según su costumbre, por una calzas de palma” (Recco (1341), en Boccaccio ca. 1342: 123v.).

            Sin embargo, el material lingüístico sí que apoya esa representación de la divinidad canaria, aunque debamos trasladarnos hasta Tenerife para encontrar los enunciados correspondientes.  Porque este “hombre que sostiene una bola desnuda (pilam nudam) en la mano” recuerda de inmediato a ese dios “hacedor y sustentador del mundo” (Espinosa 1594: 17v.), el “Señor que governaba el mundo, y la cosas sublunares” (Marín 1694: 82r.), reiteradamente citado como principal deidad tinerfeña.  Una descripción, no obstante que parece algo teñida por el enfoque cristiano, pues la formulación insular hace referencia explícita a un carácter más sutil de esa figura: (…) y adoraban a Dios, a quien llamaban Guaraxiraxi, y a Santa María después que les apareció la llamaban Chaxiraxi.  Y es de notar, que Guayaxiraxi, quiere decir, el que tiene el mundo” (Abreu (1590, III, 13) d. 1676: 90r).  Y es que este guayaxiraxi (wayya_ahgher_agh) habla en concreto del “espíritu” o, aún de forma más literal, del “origen” o la “causa” (wayya) que “sostiene”, “carga” o “acoge” (agh) el “firmamento” (ahgher) y, por extensión, el “mundo”.

Los  caracteres  divinos

            Ninguna tradición teológica reconocería en esta expresión verdadero nombre de dios (teónimo), incognoscible para los mortales no iniciados en los cultos mistéricos.  Aquí, como en el resto de los términos que se aplicaban a la divinidad masculina en canarias, se daba cuenta sólo de los atributos de esa deidad suprema.  O esto es al menos lo que parecen revelar las diversas denominaciones insulares, que repasaremos ahora de modo suscinto a través de fuentes más antiguas.

            Abora, en La Palma.  La lectura más prudente aconseja ver en esa voz el adjetivo aburar (“enorme, muy grande”), pero resulta imposible pasar por alto el substantivo abora (“sorgo de granos gruesos”), imagen perfecta de la similla primordial que, en la antigua tradición norteafricana, engendraría todo lo creado.

            Achaman, en Tenerife.  A pesar de las diferentes conjeturas que plantean una eventual relación con el Amon egipcio, la realidad es que este a.ssam-an remite a “relámpagos, rayos” como evocación del “cielo”.  Dicha interpretación queda aún más clara en otra locución aplicada al dios guanche: Atguaychafanataman o at_wayya_tafat_n_assaman, es decir, “he aquí la esencia luminosa de los relámpagos” o en una traducción un tanto más libre, “el espíritu de la justicia del cielo”, que recuerda al Zeus griego.

            Achuhucanac, en Tenerife.  Un elemento tan indispensable para la vida como el agua también tuvo su vinculación divina a través de esta designación, un asu_hu_kanak “que está en la lluvia”.

            Acorán, en Canaria y Tenerife.  Formado sobre la noción de “firmamento, bóveda celeste”, este aqqoran (a-hghur-an “el Celestial) brinda seguro el vocablo mejor documentado y más popular.

            Eraorahan, en El Hierro, o Achuhuran, en Tenerife.  Este compuesto (era_uragh_an), que celebra a “quién es o está en lo ardiente o brillante”.

            Idafe, el La Palma, aunque el vocablo también se documenta como nombre de lugar (Idaf chonom) en la comarca de Anaga (Tenerife).  Sin embargo, carece de significación toponímica como valor propio: “esta vu roque, o peñasco muy delgado, y de altura de mas de cien brasas donde veneraban a Ydafe, por cuya contemplacíon al presente se llama el roque de Ydafe” (Abreu (1590, III, 4) d. 1676: 79).  La relación de deidades benignas con las rocas o peñascos, materialización de un principio vegetativo de la esencia celestial, menudea por toda la cultura amazighe, y habrá ocasión de volver sobre ese aspecto, pero el alcance semántico de id’af identifica, en primera istancia, sólo al ser que “sujeta” o “guarda”.  Bien es verdad que este sentido obliga a tomar en consideración su posible distinción como axis mundi (o “eje del mundo”; algo así como un Atlas cósmico), pero las pruebas disponibles no parecen suficientes para sentar un criterio definitivo al respecto.

En  la  tradición

            Hasta aquí las referencias antiguas que de forma explícita son citadas como divinidad masculina por las fuentes escritas.  Otras algo más tardías introducen algún elemento muy sugerente, pero no terminan de esclarecer un campo del pensamiento religioso que todavía tenemos borroso.  Veamos un par de ejemplos de interés:

            Jucancha, en Tenerife.  Cómo no establecer un vínculo entre este “Dios universal” que recoge Marín de Cubas (1697: 82) y la voz utilizada para el “perro”, cancha, cuando el propio médico teldense dice que: “(…) en sus sacrificios se les aparecia el Demonio en varias apariencias, y lo ordinario en la de perro grande, y lleno de lana, llamaban cancha, y Gucancha” (Marín 1694: 82) y Bethencourt Alfonso ((1911) 1994: 268), doscientos años más tarde, anota “Jucancha, (deidad protectora) del perro”.  Desde el punto de vista morfosemántico nada impide apreciar aquí la raíz (X – N – S) del verbo “gruñir”.  Rendir culto tanto a las fuerzas benefactoras como a las maléficas no resulta tampoco fuera de lugar, aunque denota cierta contradicción que la misma figura reúna ambas cualidades.  Pero es inevitable conjeturar también acerca de esta hipotética relación con Sirio, la más brillante de las estrellas fijas en la constelación del Can Mayor, guía tanto en la vida material (pastoralismo nómada) como en la organización calendárica, junto a Canopo, en todo el ámbito afroasiático.

            Achuguayo, en Tenerife.  Esta alusión a “’El Ser supremo’ (Es la voz conservada entre el vulgo)”, según apunta otro de nuestro médicos historiadores, Juan Bethencourt Alfonso ((1911)  1994: 260, 268).  Por completa afinidad formal, lo lógico sería invocar en este caso el término guayo (wayyaw), pero su sentido, “súbdito, vasallo”, muy bien documentado por Viana (1604, III: 43r.), no parece el más apropiado para un teónimo.  Es evidente que estamos ante el nombre verbal wayya, “espíritu, esencia, causa, origen”, que podemos situar como una de las nociones cosmogónicas más importantes de la cultura ínsuloamazighe.

Ignacio  Reyes  García

w.w.w.ignzr.com

w.w.w.mundoguanche.com

d022

LOS  TUAREG  EN  LUCHA

         Los reajustes y repartos en la vieja y continua expoliación del Continente Africano, tiene una de sus manifestaciones más importantes en el corredor de fuego que se viene creando aceleradamente en la franja que va desde el Archipiélago Canario a Egipto y del Mediterráneo hasta la altura del Río Níger.

            La súper base de los EEUU de América en Tan Tan, a sólo 300 kilómetros de Lanzarote y junto al Sáhara Occidental, la militarización soterrada de nuestro archipiélago, con ampliaciones injustificadas de puertos y aeropuertos, regasificadora junto al nuevo puerto de Arinaga, la macro cárcel, el puerto de Granadilla, la refinería de Fuerteventura, los campos de tiro, y la maniobras de la OTAN, las prospecciones petrolíferas en nuestras aguas jurisdiccionales y un etc. muy largo, unido a las actividades del AFRICON en Malí y Níger, están motivadas claramente por las riquezas en petróleo, gas, uranio, hierro, oro, arena, y yacimientos de agua subterráneas (el petróleo del siglo XXI) y una extensa lista de riquezas mineras de la zona.

            La tierra desde tiempos inmemoriales de los Tuaregs, ha sido dividida y explotada con fronteras contra natura, trazadas por las potencias europeas que ahora les cierran las suyas, cuando las guerras y hambrunas, con su avaricia creadas, obligan a los hijos de África a buscar dónde sobrevivir.

            Los gobiernos títeres de la zona, vendidos a las poderosas multinacionales que, mediante altas tecnologías, escudriñan y explotan las riquezas del Continente, acaparan para sí las limosnas producto de su entrega a los grandes trust financieros, mientras obligan a los legítimos dueños de la tierra, a empuñar las armas para defenderse de las masacres que les originan a ganados y gentes.

24

         Con esta típica táctica, se busca la justificación para intervenir y masacrar militarmente en cualquier momento, al igual que en Irak y en tantos otros sitios.

            La lucha de los Tuaregs es también nuestra lucha, pues el enemigo común  cuenta con la mansedumbre y entrega colaboradora de nuestros políticos y la infraestructura del Archipiélago Canario como portaviones de agresión al Continente.

Es necesario que se unan los esfuerzos de quienes en el Archipiélago Canarios y fuera de él, están luchando contra toda esa infraestructura que soterradamente nos está convirtiendo en zona de agresión al Continente Africano, a sus gentes y sus riquezas.

Solidaridad  Canaria

2008 XXXVII Ruta de Bentejuí

1 Portada

Libreto XXXVII Ruta de Bentejuí

 

XXXVII  RUTA  DE  BENTEJUÍ

26 – 27 de Abril.  2008

IN  MEMORIAM

       El 12 de diciembre de 2007 se cumplieron 30 años del asesinato de Javier Fernández Quesada, a las puertas de la Universidad de La Laguna.

            Treinta años esperando la aclaración de un crimen que sigue impune.  Como los de Bartolomé García Lorenzo (22/09/76), Antonio González Ramos (30/10/75), y otros compatriotas que nos vienen a la memoria en estas fechas.

            Treinta años esperando la actuación del llamado estado de derecho.  Son muchos años. Años de olvido, de silencio cómplice, de agravios.  Treinta años que se suman a siglos de vejaciones en el más puro estilo colonialista.

Javier F. Quesada

          En países donde se han dado este tipo de acciones a manos de las “fuerzas del orden”, con la inhibición o complicidad del aparato político-judicial se le aplica el calificativo internacional de terrorismo de estado.

 

            Y… “vivimos en un estado de derecho”… dicen, desde el Borbón hasta el último “gorila”.

            Si osáramos rechazar la lucha de liberación de los pueblos, ¿qué habríamos de hacer con los responsables que desde los estados establecen impunemente, el terror en los pueblos que de ellos se defienden?

            ¿Qué es de justicia primero, el huevo… o los mal paridos?

ESTADO  DE  DERECHO

(Mallela V. Pérez Palomino)

            “Vivimos en un estado de derecho”: este es el estribillo de aquellos que se sienten convenientemente apoyados por el sistema, los que creen en el mismo, los ilusos que aún no han perdido la fe, los obcecados que insisten en seguir batallando pues no les queda otra, y también aquellos que por ser quienes son, el sistema les trata bien.  Yo diría más bien, que los ciudadanos comunes que sobrevivimos en un estado de derecho.  El derecho es aquello que por antonomasia nos merecemos.  También lo que lleva rumbo recto, íntegro, virtuoso, estricto… derecho.  Y deriva de allí su nombre.

Extraído  de  Panamá  profundo  (9/04/2008)

                                                                            boletín@panamaprofundo.org

Pilar López

BREVE  SEMBLANZA  DE  UNA  LUCHADORA  COMPROMETIDA

A Pilar López Sánchez-Caballero con todo nuestro afecto.

         La colonización del Archipiélago estuvo, desde el mismo comienzo,  preñada de tergiversaciones, ocultamientos y falsedades. Algunas de esas mentiras, muchas, han llegado hasta nuestro días.  Escribir y trasmitir  la verdad no interesa a los dominadores.  Los pone al descubierto y es peligroso porque puede despertar a los pueblos, hasta ese momento engañados.  La verdad, y su contrario, la mentira no tienen patria.  Es, y basta.

            Para quienes no tenemos nada que ocultar y sí mucho por desenmascarar, aplicando la verdad histórica a Nuestro Archipiélago, hay personas que están por la verdad, y son consecuentes con ella, a cualquier precio, y otras que se alinean con la cobardía y la traición… por cualquier precio.

            En todo territorio objeto de conquista y codicia se han empleado mecanismos de manipulación, represión y muerte con tal de seguir detentando el dominio.  Y Nuestro Archipiélago no es una excepción.

            Personas de una valía y de la otra catadura tenemos, entre propios y foráneos.  Por ello nos produce indignación y menosprecio los intentos de descalificación hacia los que creemos en un futuro de libertad y legítima autoestima para Nuestra Tierra.  Para esos intentos se nos adjudican insultos como xenófobos, racistas, insolidarios, etc, etc…

            Intentan ocultar sus propias vergüenzas quienes así hablan y escriben.  No hay mayor xenófobo y racista que aquel quien por afán de conquista y enriquecimiento, invade, esquilma, viola, esclaviza, mata… en territorios ajenos.

            Arruina culturas y borra identidades para imponer las suyas.  Muchas veces con la complicidad de aquellos que por serviles reniegan y traicionan a los suyos.

            No valen argumentos históricos.  Los crímenes del fascismo y sus aláteres son hoy abominables, y lo serán dentro de siglos.  Los del colonialismo, también.

            Este año, reconocemos a quien ha hecho de la solidaridad consecuente, ideario de vida, algo que hacemos por encima de orígenes, de lugar de nacimiento, de xenofobias… Valoramos las personas por lo que hacen y continúan haciendo.  Sin deseos de protagonismo, de figurar, de imponer.  Solidaridad de verdad.

            Sabemos que le incomoda este pequeño gesto por nuestra parte, ella se ve recompensada con su sola participación, con estar allí, echando una mano.

            Desde mediados de la década de los ochenta está con nosotros en la Ruta de Bentejuí, de la que consideramos un puntal.  A su alrededor en los campamentos se han congregado siempre un número de chinijos a los que organiza los entuyos y acomodo, pero además sobrándole tiempo y energías para preparar el buche de café, la tacita de caldo o un algo a la parrilla pa’ los ya entayaos, al tiempo que ha estado siempre dispuesta para arrimar el hombro donde haga falta.

            Son muchos años contando con su presencia eficaz, comprometida.  Solidaria.

            ¡Ajolá usté, tuviésemos muchas más compañeras y compañeros –de aquí y no de aquí- tan comprometidos con la libertad de Nuestra Tierra como ella!

¡Pilar, gracias por tu ejemplo y tu compaña!

                                                                                       Solidaridad Canaria

ruta

LA  XXXVII  RUTA  DE  BENTEJUÍ

O DEL

ÚLTIMO  GUANARTEME

            Los días 26 y 27 de este mes se celebrará, una vez más, la RUTA DE BENTEJUÍ.  Treinta y siete años de homenaje popular a la memoria del último Guanarteme tiene una importancia especial en esta tierra donde las gestas heroicas de sus gentes no sólo se ocultan, se silencian y tergiversan.

            Los canarios conocemos, y no en mucha profundidad, a un supuesto Guanarteme que por intereses de conquista de los reyes católicos, permitió le quitaran su nombre indígena y le pusieran el de Fernando, y de apellido Guanarteme.

            La realidad es que mientras el vendido favorecía a los extranjeros en la conquista de su tierra, en las cumbres de Canaria, el legítimo Guanarteme, un joven de Telde, hijo del Guanarteme Bentagoyhe, hacía frente en desigual y heroica lucha al ejército mercenario que masacraba y convertía a su gente en mercancía para ser vendida como esclavos.

            El por qué los canarios no conocemos a nuestro heroicos antepasados, de los que nos separan sólo quince o veinte generaciones, tiene su irracional razón de ser en el síndrome que el colonialismo impone.  Con él se impide que conozcamos nuestra propia identidad, con ello se nos perpetúa como mercancía mangoneable.  Con ello se acompleja y/o se compra a quienes tienen la obligación de respetar y dar a conocer en profundidad, desde el parvulario, nuestra historia real, no la descafeinada y folclorizada, de inserción turística y colonial, tan alejada de la verdad histórica.

            Durante treinta y siete años hemos estado acercando a las Cumbres de Gran Canaria a miles de canarios, machos y hembras, grandes y chicos, venidos de todo el Archipiélago, acercándolos a nuestra flora y fauna, a nuestro maltratado patrimonio arqueológico, para que conociéndolo pueda quererlo, respetarlo y defenderlo.  Parte importante del Pueblo Canario esta, con deseos de recorrer los caminos por los que el Guanarteme Bentejuí, combatió al enemigo extranjero.  Indígenas como él, ávidos de conocer los lugares donde se refugiaron sus antepasados, las fuentes donde saciaron su sed los hombres, mujeres y niños a los que el Último Guanarteme, defendía de los enemigos de afuera y del canario vendido que los guiaba.

            Podemos decir con orgullo que lo que en la Ruta aprendemos año tras año por la defensa y amor a Nuestra Tierra, nos queda grabado para siempre.

            En ese tiempo hemos tenido ayudas y no menos pegas oficiales.  Por ello, recordamos épocas en las que desde el Cabildo Insular, con mediación de Pedro Lezcano o Carmelo Ramírez, dispusimos de guaguas, perras para los carteles y libreto.  Tampoco olvidamos a los Ayuntamientos de Sta. Lucía y de Agüimes que han destacado con su colaboración frente al desprecio con que la “administración” pepera de Soria ha respondido año tras año, negando nuestras legítimas solicitudes de colaboración económica a un ente público supuestamente de todos.

            Este año estamos también contando con la colaboración del Ayuntamiento de Telde, compromiso que valoramos, al tiempo que animamos a que reivindique la figura de ese hijo de Telde cuya heroicidad mayor posiblemente sea la de “preferir morir que ser del invasor cautivo”.

Solidaridad  Canaria

LA  NACIÓN

            La Nación tiene los límites de salitre y un fuerte olor a lava petrificada por todo su cuerpo.

            En ella han anidado guirres, cernícalos, aguilillas y en un tiempo se sintieron cómodos, integrados, fundidos con ella.

            Siempre se han levantado columnas de humo de los fogales de las gentes que la pueblan como respiraderos de vida hacia lo alto.

            Cuando el último fogal se haya apagado, con él se apagará la Nación y los últimos rescoldos anidarán en el último corazón de los humanos hasta que el frío del norte haga destellos acerados y se acabe todo.

           La vida tiene su ritmo y su pausa.  Los hombres, las mujeres, las criaturas, las cabras y los cochinos se mueven armoniosamente por su espacio en una espiral sin fin.

          La Nación se mueve y viaja junto a los corazones que parten buscando aventura, sustento, cambios.  Es como si se desgranara en mil partículas huérfanas de calor del fogal.

           La pena viaja sobre la marea y se instala en el destino en espera del regreso.

          Los clanes de la nación discuten sus linderos, debaten sus problemas, luchan a muerte en las disputas, dan su vida por una cabra a punto de desriscarse.

            Hombres y mujeres sufren en ella, aman en ella, piensan en ella, sueñan en ella, caminan sobre ella.

            Las palabras reducen al lenguaje de los humanos la realidad que nos envuelve y éstas se hacen insuficientes, limitadas.  Quizás encontremos respuesta en el brillo de unos ojos, en una caída de sol o en el temblor de un cuerpo emocionado.  Todo ello es Nación y nunca sabremos por qué.  Todo lo que nos rodea es respuesta, el olor a las támaras, la maresía, el sabor de la leche recién ordeñada, las gentes que humildemente quieran entender a la tierra que los parió y que un día los recibirá con mano tendida, frágil y acogedora para iniciar el viaje al Este.

            Todo sigue y alrededor una Nación, la Nación, mi Nación.

                                                                                11 de Julio de 2001

                                                                                     Valentín Benítez Hernández

Miembro de Solidaridad Canaria

Dibujo 1

TRES  TENIQUES

     ¿Tienen alma los guirres, los cernícalos, el agua, los riscos, el lagarto, el viñátigo, el drago, el viento, la marea?

  ¿Hablan los bosques, las cañadas polvorientas, los eres?

    Érase una vez gente que metió en sus tazufras tres teniques, cargó a cuestas sus pertenencias y se fueron a la orilla, allí donde las ilusiones vuelan y brillan sobre las crestas de las olas miles de partículas de agua salada.

     Sintieron la llamada de los nómadas y se echaron al camino sobre la marea.  Llegaron a los estos peñascos, descargaron sus tazufras e hincaron los tres teniques en el suelo.      Encendieron fuego en el centro de ello y miles de años se hicieron presentes.

     El semen cayó en tierra fértil y la vida de los humanos lo inundó todo.

            Los canarios somos hijos de una cultura oral.  Toda nuestra historia se ha contado junto a los fogales.  Los viejos cuentan y los niños miran y escuchan atentos las historias del Clan.

            Cuando en las Islas hace tiempo africano, el tiempo que nos viene del África, del desierto del norte, nos llegan rumores, sonrisas, aire cálido, arena…

            La tierra del desierto viaja sobre nubes de algodón.

            Nos trae aromas de mujeres africanas, de pieles curtidas, de cueros sonoros tensados sobre aros.

            El tiempo africano nos trajo a nuestros abuelos, a nosotros mismos.  Nos envió el cigarrón como una plaga para no olvidar, y sobre todo, el tiempo africano nos trajo la arena, el polvo del desierto.

            El polvo se cuela por todos los rincones, por todas las rendijas.  No hay forma humana de pararlo.  Lo inunda todo, llega a nuestros pulmones y nos despierta sentimientos adormecidos en el tiempo, en los rincones de nuestra alma y nos descubrimos con piel de color africano.

            La piel y la garganta se resecan, la gente protesta y refunfuña en la calle, en las ventas, en los mentideros, corren a los bernegales en busca de agua fresca.  Es como cuando en los pulmones de un recién nacido entra por primera vez el aire, quema, duele, pero ese aire africano es imprescindible, necesario para vivir.

            Nuestros recuerdos nos sumergen en nuestras raíces, nuestro origen.  Queremos decir que no, que no somos de allí de donde él viene y a cambio nos envía rostros de bondad y de experiencia.

            Y así, un día tras otro y el polvo siempre en el aire.  Rezamos y nos conjuramos para que nos deje y vuelva a su desierto, a su vientre seco como esparto.

            El polvo forma una capa que nos cubre y nos incomoda, nos agobia y nos impide respirar, es como si nos faltara el aire.  Estoy obligado a vivir con él, y a aprender de su sabiduría de viejo de muchas vidas.

            Hoy hace tiempo africano, tiempo del África, tiempo que no tiene prisa, nunca tiene prisa.  Es como un viejo que acaba sus días y no tiene prisa.

            Cuando llegue la hora de partir, llevaré conmigo mi equipaje de arrugas, de marcas, de miradas, de suspiros, de amor profundo y atravesaré la puerta del Este.  La puerta del Este la forman tres grandes riscos que se pierden en la neblina.  Son fuertes majestuosos, firmes, inamovibles.

            Dicen los viejos, que hasta nuestro padre El Sol, se llega a través de ella y que una vez la hayas traspasado, todo lo que no es puro, se quedará atrás y la felicidad será infinita.

            … Y allí, al otro lado, nos encontraremos con todos los nuestros y nuestros ganados y nos reconoceremos… y al fin, veremos los grandes pastos y la luz eterna.

                                                                                          Valentín Benítez Hernández

Miembro de Solidaridad Canaria

PERVIVENCIA  DE  LOS  ANTIGUOS  CANARIOS:

Extincionismo vs Ciencia

Introducción

          “La historia es, pues, necesaria; pero no es “inocente”.  Por eso los pueblos se ven a veces obligados a recuperar su memoria colectiva que les había sido arrebatada, ocultada o falsificada. (…) Porque cuando se trata de aherrojar a un pueblo, lo primero que se hace es falsificarle o arrebatarle la imprescindible experiencia que significa su historia.  Por eso la historia rigurosamente científica, pero que es cosa de todos, tarea en la que todos pueden y deben colaborar, es vital para una colectividad que quiera ser libre de sus destinos”

M.  Tuñón  de  Lara

            Este texto del historiador Tuñón de Lara puede trasladarse perfectamente a la realidad isleña.  La historia la escriben los vencedores, y en Canarias no ha sido una excepción.  Los hechos históricos han sufrido tergiversaciones y ocultaciones de ciertos datos, realidad que persiste hasta el presente.  Las motivaciones han sido, y son, políticas.  Todo ello sin olvidarnos de la documentación que ha desaparecido para siempre y la que aún no se ha encontrado.  La recuperación de la memoria histórica del pueblo canaria, es un derecho que aún levanta temores en algunos sectores, que ven este hecho como un detonante crítico que cuestiones la “sacrosanta” españolidad política del Archipiélago.  Este fenómeno de negación y autonegación en el seno de la sociedad isleña no es nuevo. “El pueblo canario  -nos aclara Manuel Alemán-  no conoce la historia de su colectividad y al carecer de conciencia histórica ha sufrido una pérdida de vivencia vinculativa con su pasado que le fue demolido y bloqueada su capacidad de evocarlo con la memoria y el recuerdo, al hacernos creer que nuestro pasado indígena era primitivo, salvaje, bárbaro, detestable y vergonzante.  De ahí la sensación de pisar en el vacío, de pisar en el subsuelo movedizo, de faltarnos la cimentación primera de nuestra identidad”  Hoy sigue resultando patente, por ejemplo, en un sistema educativo que apenas se encuentra contextualizado en la realidad de las Islas, así como una historia que aún presenta no solo deficiencias en su estudio riguroso, sino en la difusión del mismo.

            Uno de los aspectos específicos más silenciados y distorsionados hasta la saciedad, por motivos políticos, lo constituye la pervivencia antropológica y cultural de los antiguos canarios.  Por ejemplo Antonio Pérez Voituriez en su obra explica acertadamente que hace varias décadas “Se insistía en defender la bondad del conquistador indicando la pervivencia de los aborígenes.  A veces hoy, son autores de la misma tendencia de antaño, los que postulan ahora la eliminación de todos los aborígenes. ¡Es como un juego paralelo a la geografía! Interesa o no, por razones políticas, la afirmación o no de supervivencia de los aborígenes”.  Si bien es cierto que casi todos los aspectos de la realidad isleña no disfrutan de la divulgación ideal, este asunto en concreto, es quizás en la actualidad uno de los que permanece en franco desconocimiento en buena parte de la sociedad canaria.  Estas pervivencias, de las que hablaremos, explican la existencia –aun habiendo transcurrido más de cinco siglos- de un amplio legado cultural precolonial, que abarca desde más de un millar de vocablos, pasando por costumbres agroganaderas, tradiciones, folklore, sincretismos religiosos, hasta fiestas, deportes, gastronomía, etc.  Por motivos evidentes, este legado ha puesto de siempre en entredicho las teorías extincionistas tan difundidas durante tiempos pretéritos, llegando su influencia hasta nuestros días.  Todo esto ha creado una imagen de nuestro pasado donde las referencias científicas se mezclan con leyendas e investigaciones del siglo XIX promoviendo un imaginario colectivo muy confuso y contradictorio.

¿Prehistoria?  ¿Aborigen?

            Proponemos desterrar cierto vocabulario que la rigurosidad histórica que merece el tratamiento de nuestra historia, revela obsoleto.  Hablamos de “Prehistoria” y “Aborigen”.  El primero porque que atribuir a la conquista castellana del país como el “comienzo de la historia”, cuando esta se llevó a cabo a lo largo del siglo XV, y sobre una sociedad que no se puede calificar de “prehistórica”, constituye poco menos que un desacierto con innegables connotaciones eurocéntricas.  Por fortuna cada vez más historiadores desechan esta terminología.  La denominación “prehispánico” también es puesta en tela de juicio por José Farrujia de la Rosa.  Creemos que constituyen denominaciones más acertadas “Historia o periodo precolonial”, “Historia antigua” o incluso “protohistoria”.  La denominación Aborigen hace referencia –a diferencia de indígena- al primitivo habitante del país en contraposición a los pobladores posteriores. Es decir, aunque la mayoría no seamos conscientes de ello, denominar a nuestros antepasados “aborígenes” es expresar que la población actual canaria no guarda ninguna relación con la anterior a la conquista, es decir, está en contraposición a la anterior.  José Farrujia además añade que “Aborigen es una palabra compuesta por ab, que equivale a “sin”, y origo (“el origen”), por lo que significa sin origen”.  “Por ello, al referirnos a los primitivos habitantes de Canarias debemos utilizar el término “indígena” (inde genito) que hace referencia a poblaciones engendradas en un lugar, que son originarias del país”.  Incluso, al contrario que se suele sugerir, resulta más correcto la denominación guanche, que aunque originaria de la isla picuda, se ha generalizado para todas las Islas como lo recoge el Diccionario de la Real Academia de la Lengua.  Sin embargo emplearé preferentemente denominaciones como antiguos canarios o indígenas que considero más adecuadas.

Orígenes

            Los primeros europeos en llegar al Archipiélago ya se preguntaban cuáles eran los orígenes de la población autóctona.  Siempre existieron diversidad de opiniones, aunque al parecer los mismos antiguos isleños tenían conciencia de sus orígenes.  Además desde el siglo XVI ya autores como Espinosa y Abreu Galindo lo tenían claro.

“Destas opiniones puede seguir el lector la que le pareciere y más le cuadrare; que la mía es que ellos son africanos y de allá traen su descendencia, así por la vecindad de las tierras, como por lo mucho que frisan en costumbres y lengua, tanto que el contar es el mismo de unos que de otros.  Allégase a esto también que los manjares son los mismos, como es el gofio, leche, manteca… etc. Sean los que se quisieren, desde que hay gentes en estas Islas hay memoria de más de mil y quinientos y tantos años”.

Espinosa.  Siglo  XVI

 

            Entre otras cosas, se suele suponer que los indígenas canarios desconocían su procedencia y hechos históricos, primando una imagen de una población “primitiva”, “salvaje” y muy mitificada.

“… y en corrido sabían de memoria la historia de sus antepasados, que entre ellos se quedaban; contaban consejas de los montes claros de Atlante en África”

Marín i Cubas

 

            Además el portugués Gaspar Fructuoso recoge en su obra “Saudades da terra” un testimonio directo de un propio indígena natural de Gran Canaria ya bautizado llamado Antón Delgado.  Este individuo, que ya conocía la vecina costa de Berbería, aseguraba que el origen  de los “naturales de aquellas Islas” era de “… esta Berbería que está allí tan cerca”.  En su testimonio aclara que llegaron a las Islas antes de “la secta de Mahoma, que ahora siguen los moros”.  Y por último señalaba los paralelismos culturales y lingüísticos entre los canarios y los bereberes o amazighes.

            Desde el pasado siglo XX, a la luz de las innumerables evidencias culturales, lingüísticas, antropológicas, arqueológicas, etc. Queda claro el origen africano y concretamente bereber –o amazigh- de los antiguos canarios.  Si bien aún está por concretar zonas de procedencia del África Septentrional.

“La más destacada característica de los aborígenes canarios es la proporción extraordinariamente alta del grupo sanguíneo O.  Proporciones tan altas no se conocen en poblaciones europeas vivas.  Sin embargo se acercan mucho a los primitivos canarios las tribus bereberes del Alto Atlas (Allison, 1952; Mourant, 1958), en los cuales el grupo sanguíneo O llega hasta 78 y en algunos casos hasta el 80%.  Las relaciones entre los primitivos canarios y los bereberes también quedan confirmadas en el aspecto serológico.

Schwidetzky.  1963

 

            Esta vinculación es tal que hasta el día de hoy constatan paralelismos culturales y antropológicos entre los canarios y Amazighes continentales que sorprendentemente han pervivido a cinco largos siglos de colonialismo español.

            Las contundentes pruebas científicas, estudios antropológicos, culturales, etc. entran continuamente en contradicción con el viejo discurso oficial y la creencia generalizada.  El obsoleto –aunque muy vigente aún- discurso españolista ha intentado justificar la negación de la identidad nacional de Canarias hasta desde puntos de vista racistas.  Sin embargo los estudios antropológicos, y genéticos en la actualidad, llevan revelando desde hace más de cincuenta años una pervivencia muy importante de sangre indígena en la población actual.

            Las pervivencias precoloniales poseen amplia variedad: Antropológicas, Psicológicas, Lingüísticas (toponimia, palabras y expresiones), Costumbres agroganaderas, Sincretismos religiosos y festivos, Folklore, Deportes, Gastronomía e incluso Hábitat…

24

Antropología

            Por un lado la lectura correcta de las crónicas nos adelantan las dificultades del establecimiento de colonos europeos y la importante pervivencia de los antiguos canarios, que progresivamente se les fue despojando de su cultura ancestral: la lengua, religión y modos de vida fueron sustituidos a la fuerza por las instituciones coloniales.

      “(…) después de sosegada la Isla –de Tenerife, la última en conquistar– los más de los soldados se volvieron a Castilla a sus casas”.

                                                 Abreu Galindo

“A los peones i pagados se les dieron asimismo tierras y aguas según su seuicio, i estos las vendieron i se fueron, el que tenía con que irse no se quedaba porque había guerras siuiles en Granada”.

Escudero

“Solos los pobres hidalgos aventureros stremeños, biscaínos, castellanos, que sirueron sin premio teniendo el maior riego i el cuerpo a el enemigo, les taparon la voca con unos riscos pelados, serca de la cumbre, en Telde, Agüimes, Tirajana, i Guía, y los más como no podían augmentar, los vendían por nada”

Escudero

            Estos testimonios nos describen aspectos claves sobre el destino de los conquistadores tras la conquista de las Islas.  Hemos de recordar que eran soldados pagados por la corona de Castilla y no conquistadores-colonizadores, que aunque muchos recibieron tierras acabaron vendiéndolas, volviéndose a Granada a luchar contra el último reducto musulmán de la Península Ibérica o aventurándose a la conquista de América mucho más rica.  Por otra parte un importante porcentaje de nativos recibieron tierras por su colaboración con los conquistadores europeos.

“Por cuanto Pedro Manynydra, canario de la Gran Canaria, por servir a sus Altezas en definición de nuestra santa fe católica (…)”.

“Juana Sánchez, también canaria (…) lo cual vos do porque trabajó vuestro marido en la conquista y vos quedastes viuda (…)”.

“Pedro Camacho (…) natural de Gran Canaria y conquistador que fuiste destas dos islas (…)”.

“Antonio Díaz, canario como a conquistador (…)”.

“Pedro Vizcaíno (…) canario (…) por los muchos servicios que habéis fecho a Sus Altezas en especial porque fuestes conquistador destas dos islas de Tenerife e San Miguel de La Palma.

            Sin duda la mejor calidad de aguas, ganados y tierras quedarán en manos de la oligarquía acumuladora mayoritariamente europea.  Pero es lógico que se les tuviera contento a los indígenas más notables con su parte del pastel, de esta manera se certificaba y se legitimaba institucionalmente el colonialismo económico, social y cultural del Archipiélago por parte de los Reyes Católicos.  Otra cuestión es quienes trabajarían esas tierras en su gran mayoría.  En 1455, ya en tiempos de Diego de Herrera, visitó las Islas Cadamosto, que declara:

“Y tanto en las islas de señorío como en las realengas, se conoce por los cronistas que se celebraron tratados de paz con los conquistadores, que los naturales nobles recibieron repartimientos y todos se equipararon a la Europa (…)

            Por otro lado cabe destacar que la gran mayoría de los indígenas vendidos como esclavos en los mercados de Sevilla y Valencia (conocidos como “lotes blancos”) acabaron regresando a su tierra natal con los años:

“Este retorno (de esclavos canarios desde España) más o menos consentido llegó a alarmar a los propios conquistadores, que elevaron sus quejas a los soberanos de Castilla, ante el infundado temor de un levantamiento general”.

Rumeu de Armas.  Siglo XX.

            Otra vez Gaspar Fructuoso nos brinda una interesante descripción de la rápida adaptación –obligada- de la mayoría indígena al modo de vida cristiano.

“Los que quedaron de ellos –antiguos canarios- y las mujeres cambiaron después su disposición, tanto que los hombres son ahora tan esforzados, valientes y ligeros, que ceden a los de las demás Islas; y las mujeres de fieras, bravas y guerreras se tornaron mansas ovejas, afables y conversadoras; son muy hermosas, blancas y discretas, cortesas y bien educadas, algunas están casadas con portugueses, otras con castellanos, aunque los mestizos son pocos.  Son de cuerpo gentil y en proporción, graciosas en el hablar, cantar y danzar según su costumbre (…) No tienen por amigo a quien no quiere comer y beber con ellos; cuando van a la ciudad van tan bien trajeados y limpios como los más pulidos castellanos.  Ellas son tan galantes y visten con tanto costo, que parecen tener grandes rentas, y lo sostienen todo con los quesos que hacen”.

            Incluso la característica denominación de cristiano al paisano en los campos canarios parecen tener sus antecedentes en las mismas crónicas:

“(…) Y así ellos –los indígenas- y sus descendientes son muy católicos y cristianos, desde que se convirtieron, sin haberse hallado en tropiezo; y es tal esta gente de Canaria, que no se tienen por cristianos nuevos, sino por muy católicos y de gran devoción como se dirá adelante”.

Sedeño  (s. XV)

            Tradicionalmente también se ha generalizado el tópico de los apellidos, pero resulta evidente que Canarias no es Euskadi o Cataluña, sino un territorio de ultramar que sufrió un proceso semejante de conquista y colonización al de Sudamérica.  Al cristianizarse un indígena recibía el nombre y apellidos de sus padrinos.  Tan solo existen unas contadas excepciones donde se permitieron apellidos en Amazighes, como el caso de los apellidos Oramas, Chinea, Mosegue, Bencomo, Guanche, Baute…

            A lo largo del siglo XX se han llevado a cabo los estudios más reveladores, científicos y en profundidad sobre la población canaria, los cuales siguen siendo avalados por los avances en los estudios antropológicos.  Veamos pequeños ejemplos de ello:

“Al cotejar los principales rasgos tipológicos de la población actual vinculados al esqueleto con los de la prehistórica, es de considerable interés por cuánto se ha afirmado repetidas veces de manera tendenciosa la desaparición, poco menos que completa, de la población aborigen.  Por lo demás esta persistencia de los elementos de la antigua población nada tiene de particular, si se considera el acusado aislamiento de los núcleos rurales que determinan la existencia en ellos de un elevado grado de endogamia, y había sido ya mencionada en los trabajos más antiguos de Verneau (1887), Fischer (1931) y Wölfel (1931) para todo el archipiélago, y en la más reciente de Schwidetzky en 1957 para la Isla de Tenerife.

            Una nota común a ambas poblaciones, prehistórica y actual, es la acusada hetereogeneidad en cuanto a su textura racial se refiere, ya advertida desde los primeros tiempos de la conquista y que aparece reflejada así mismo en anteriores trabajos sobre la antropología insular.  Entre los diversos elementos que la constituyen merece citarse, en primer lugar, el tipo cromañoide presente en todas las Islas, aunque con importantes diferencias en lo que se refiere a su frecuencia numérica.

            Por tanto, después de las observaciones de la mayor parte de los autores que han investigado en las Islas, ha podido establecerse la persistencia hasta nuestros días de los elementos que constituían el complejo racial de las poblaciones prehistóricas aborígenes.  Y esto no de forma esporádica, sino todo lo contrario, formando auténticos núcleos de población.

Fusté  de  Ara  (1958)

            Aunque los estudios genéticos aún no nos permiten ser muy categóricos con respecto al porcentaje de población indígena concretos, aparte de que existen grandes diferencias entre Islas y zonas, si nos revela una población mestiza pero que mantiene importantes porcentajes de pervivencia genética autóctona que en ocasiones resultan ser mayoritarios.  Las Islas de realengo –Gran Canaria, Tenerife y La Palma- tuvieron un mayor asentamiento europeo, por ejemplo, Lanzarote y Fuerteventura tuvieron un destacado poblamiento morisco.  Las zonas dentro de las Islas también tendrían diferencias; las zonas más costeras o cercanas a las ciudades tendrían en el siglo XVI mayor proporción de población foránea que las zonas del interior más abruptas, donde hasta no hace mucho la endogamia era una realidad.

Pervivencias  culturales

            Tras haber indagado en la cuestión antropológica nos resulta más fácil comprender como tras cinco siglos de aculturación haya podido llegar hasta nosotros al día de hoy, un amplio legado de origen indígena.  La magna obra de Manuel Alemán “Psicología del hombre canario”, fundamentalmente para comprender la idiosincrasia de la población canaria, propone como premisa básica de influencia en nuestra psicología colectiva la raza guanche y el acontecer de nuestro devenir histórico.  La infravaloración sobre sí mismo, sobre lo canario frente a lo de fuera –psicología del colonizado- son sólo algunos aspectos psicológicos heredados de una experiencia histórica traumática de conquista e imposiciones.  El prestigio de lo español frente a lo canario y del colono frente al colonizado, que son los patrones ideológicos de la sociedad colonial.  No solo el indígena era el isleño colonizado, sino otros grupos humanos africanos y europeos que poblaron nuestra tierra a partir del siglo XVI.

            El legado toponímico conserva más de 1.500 vocablos beréberes fosilizados por todos los rincones del Archipiélago.  Éstos difícilmente hubieran pervivido si no fuera por una población indígena que siguiera usando dichas denominaciones.  Lo mismo podemos decir de las cientos de palabras conservadas en nuestra habla actual, como por ejemplo: gofio, tenique, tajaraste, sirinoque, Tajinaste, gánigo, chola, jaira, beletén, guanil, teberite y un largo etcétera.  El folklore canario, uno de los más ricos del mundo debido a las diversas influencias, también conserva variedades de raíces prehispánicas sobre todo en el denominado “folklore del tambor”, destacando irremediablemente debido a su denominación amazigh el Tajaraste y Sirinoque palmero.  Costumbres agroganaderas como la marca en las orejas del ganado como distintivo identificador denominado teberite o chivirito dependiendo de la Isla.  La existencia de una cultura pastoril en Canarias de tradición indígena como expone Manuel J. Lorenzo Perera en su obra “Qué fue de los guanches alzados”.  Oficios como la loza tradicional canaria de claro origen amazigh insular.  Sincretismos como la peregrinación a Candelaria, la fiesta del Charco en La Aldea, deportes como la Lucha del Garrote, Juego del Palo y la Lucha Canaria.  También prácticas tradicionales como el Salto del Pastor, el Silbo –que no solo existe en La Gomera- e incluso cabe destacar que siglo tras siglo el gofio siga constituyendo la base tradicional de la dieta canaria.  Por si fuera poco aún pervive entre muchos canarios el poblamiento troglodita, donde es mayoría en algunos municipios de Canarias como Artenara.  También resulta interesante el hecho de que existan paralelismos en las regiones habitadas por los Amazighes menos arabizadas, como el teberite, el gofio y la lucha del garrote, entre otras.  El Doctor en filología española Ahmed Sabir en su genial obra “Las Canarias preeuropeas y el norte de África”, a pesar de ser eminentemente lingüística, comparando su dialecto del Souss marroquí – tacelhit- con las hablas Amazighes insulares, nos expone desde una visión diferente, paralelismos culturales que aún existen a ambas orillas del atlántico, en algunas zonas poco arabizadas de las montañas del Atlas y que apenas queda memoria en nuestro país, y otras que aún perviven en pueblos montañeses de Canarias y que ya se encuentran casi perdidas en el continente por la profunda arabización.

Necesidad  de  definir  el  mestizaje  isleño

            Efectivamente, como hemos visto el pueblo canario es mestizo, pero debemos definir este mestizaje y comprender lo que dicho fenómeno supuso –y supone- en nuestra tierra.  Los canarios aparte de un importante contingente demográfico europeo fundamentalmente ibérico –en buena medida portugués- recibimos destacables aportes moriscos (Amazighes más o menos arabizados de la costa vecina) e incluso subsaharianos.  Este hecho fue debido a la necesidad de mano de obra esclava en la explotación agrícola de la caña de azúcar, y a la dificultad de control de la población indígena:

“Trájose de Guinea negros para el servicio de los ingenios y viñas, que después sus dueños dejándoles libres por voluntad de sus Altezas tienen un pueblo donde habitan todos negros, en Tirajana (…)”.” Trájose de Guinea las patatas, el maíz, raíces de plátanos, ñames y otras semillas”.

Marín i Cubas

            Estas poblaciones se integraron más rápidamente con los indígenas debido a que pertenecían a una misma clase social, incluso llegando a unirse a los célebres alzados, es decir aquellos indígenas que siempre se negaron a aceptar el colonialismo y se replegaron a las zonas montañosas más aisladas:

“…muchos esclavos guanches e negros e moriscos de los vecinos e moradores de la dicha isla se an ausentado e huyen de cada día e se han andado e andan por las sierras e montañas un año e dos e cuatro e cinco e más tiempo…”

Escribanías  del  Cabildo  de  Tenerife

            Tampoco debemos olvidar que la población de las Islas antes de la conquista también presentaba un mestizaje.  Aunque los indígenas eran étnicamente Amazighes, debemos precisar que el amazigh no es una raza homogénea, sino unas poblaciones heterogéneas autóctonas del norte de África con una milenaria cultura y lengua comúnUn amazigh no es árabe, estos son originarios de la península arábiga.  Sin embargo hoy subsiste entre los Amazighes continentales un fenómeno también paralelo al canario, muchos se siguen considerando descendientes de árabes, debido a la alineación ideológica promovida por los estados arabistas del norte del continente africano, que han optado por lo árabe y musulmán como elemento de prestigio y de homogeneización de los habitantes de dichos países. Los Amazighes originariamente eran de raza mediterránea, aunque hoy el mestizaje predomina en amplias zonas, siendo hoy una etnia de gran diversidad antropológica.  En nuestra opinión, el poder establecido esgrime un discurso acorde al estatus actual de las Islas y sus intereses económicos.  Se reconoce un mestizaje muy particular donde, por supuesto, el aporte abrumador es el europeo, sobre todo el español –como no-.  Un mestizaje al ideal cosmopolita interesado e irreal (al menos a nivel histórico) de las Islas.  Opinamos que se busca con este discurso legitimar la ausencia de identidad nacional propia, e incluso de la existencia de un pueblo canario propiamente dicho.  La cuestión objetivamente es contradictoria, ya que el mestizaje que divulgan lleva implícito un carácter de despersonalización de la identidad isleña.  Somos mestizos.  Precisamente este mestizaje ha conformado la identidad nacional canaria y no al revés.  Por lo tanto entender esta sin su maltratada e ignorada raíz amazigh es simplemente proseguir negando lo que somos. Ser más o menos mestizos no va en detrimento de la existencia de pueblos y naciones, porque si así fuera ninguna existiría en la actualidad.

Conclusiones

            La conclusión, a la luz de las pruebas científicas, no puede ser otra que en la población canaria actual, a pesar de los aportes demográficos posteriores a la conquista, sigue siendo importantísimo el componente indígena.  Este hecho es clave para comprender como tras este dilatado periodo temporal desde la conquista hasta hoy, perviva –aunque en franco retroceso- un legado cultural tan importante.  Por un lado debemos felicitarnos por el aumento de investigaciones y la difusión –muy reducidas a nuestro juicio- creciente.  Pero por otro debemos lamentar que tras más de veinte años de autonomía y en pleno siglo XXI no sólo se prosiga denegando el derecho a una adecuada divulgación de la realidad histórica y cultural del Archipiélago, sino la exclusión y reducción de la identidad isleña a un carácter meramente folklórico y turístico.

BIBLIOGRAFÍA

  • ACOSTA ARMAS, Jonay.  “Tinganar; Las mentiras de la colonización” (inédito)
  • ALEMÁN, Manuel. 1980. “Psicología del hombre canario”
  • ÁLVAREZ RIXO, José Agustín. 1991. “Lenguaje de los antiguos isleños” CCPC.
  • AMASIK, Áfrico. 1985. “El árbol de la nación canaria” La Laguna. Tenerife. Edit. Benchomo.
  • CONCEPCIÓN, José Luis. “Los guanches que sobrevivieron y su descendencia” CCPC.
  • FARRUJIA DE LA ROSA, José.  2007. “Arqueología y franquismo en Canarias”. Política, poblamiento e identidad (1939 – 1969).
  • GARCÍA-TALAVERA, Francisco.  “Comunicación presentada en la Universidad de verano en Agadir “Historia de los Imazighes” VII – 2000”
  • HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, Pedro. 1997, “Natura y cultura de las Islas Canarias” La Laguna. Tenerife. Tafor publicaciones, S.L.
  • LORENZO PERERA, Manuel J. 1983 “¿Qué fue de los alzados guanches?” Madrid. Secretariado de publicaciones de la Universidad de La Laguna.
  • PÉREZ VOITURIEZ, Antonio. 1989.  “Los aborígenes canarios y los derechos humanos”. Gobierno de Canarias. CCPC.
  • REYES GARCÍA, Ignacio. 2003 “El habla prehispánica de La Palma. Estudio histórico-etimológico” Islas Canarias. Foro de investigaciones Sociales.
  • SABIR, Ahmed. 2001. “Las Canarias preeuropeas y el norte de África. El ejemplo de Marruecos. Paralelismos lingüísticos y culturales”.

Rumen  Sosa  Martín